La japonesa que triunfa con sus zapatos en España

Chie Mihara fabrica los 150 modelos de cada colección en Elda (Alicante), y factura 14 millones de euros al año

La diseñadora Chie Mihara.
La diseñadora Chie Mihara.

Todos sus zapatos son reconocibles. Tienen un aire vintage, con predominio del tacón medio, y una combinación de colores y texturas diferentes. Es el sello de Chie Mihara, una diseñadora de origen japonés, nacida en 1968 en Porto Alegre (Brasil) y formada en la escuela de diseño en Fukuoka (Japón). Tras graduarse, se trasladó a Tokio para trabajar en el taller de una de la diseñadora de vanguardia Junko Koshino. Allí aprendió que la creatividad es un ejercicio de identidad personal, que no necesita explorar universos ajenos. Sin embargo, la moda pronto empezó a defraudarla. Se marchó a Nueva York con la intención de adentrarse en la escultura. De nuevo, la moda volvió a llamar a su puerta, esta vez en forma de zapato. Se matriculó en el Fashion Institute of Technology de Nueva York, donde se especializó en complementos. El siguiente paso fue trabajar en una tienda de ortopedia, donde aprendió la importancia de cuidar y respetar el pie, una de las partes del cuerpo más castigadas y maltratadas por usar incómodos zapatos.

Trabajó dos años en el departamento de diseño de zapatos de Sam & Libby y empezó a colaborar con Charles Jourdan. De la mano de esta maison francesa se trasladó en 1994 a Elda (Alicante), donde trabajó dos años. Conoció a su marido, Francisco Sanchís, perteneciente a la tercera generación de un fabricante de calzado de esta localidad. Y allí se quedó. En 2001 decidió crear su propia marca, que hoy factura 14 millones de euros, y exporta el 90% de su producción made in Spain, a países de la Unión Europea, Australia, Japón y Estados Unidos. Asegura que la clave de su éxito se encuentra en un diseño único, desenfadado, cómodo y de calidad extrema. “Huyo de las tendencias. Si dicen que se lleva el rosa una temporada procuro huir de ese color, aunque hay gente que siempre busca seguir lo que está de moda”, explica, en conversación telefónica con este periódico. Cree que tener identidad propia es lo que hace a un diseñador único. “La originalidad es muy importante, y cuando pinto y diseño un zapato primero tiene que sorprenderme a mí”, añade Mihara, con 37 colecciones en su haber, dos al año, y 150 modelos en cada una de ellas, con un precio superior a 200 euros el par.

Diseño de la última colección de Chie Mihara.
Diseño de la última colección de Chie Mihara.

La comodidad es otra de sus obsesiones, sobre todo después de haber trabajado y adquirido conocimientos en una tienda de ortopedia. “Tan importante como un buen diseño es que tenga una buena plantilla anatómica para que no dañe el pie. He diseñado una horma que cubre todo el pie, no hay en espacio en el puente. Todos los zapatos los pruebo durante un día o dos, y compruebo que son confortables. Se pueden lucir unos zapatos bonitos y que sean cómodos”, agrega.

El caso de Chie Mihara es un ejemplo de sinergias encontradas: cuando la industria apuesta por el diseño y el diseño habla con la industria. De momento, solo vende calzado femenino, porque su lema es el siguiente: si no se puede mejorar lo que hacen otros, mejor no hacerlo. El próximo reto, asegura la directora de desarrollo de negocio, Carmen García, es apoyar al retail, “un sector complejo, que lo está pasando mal, debido a la irrupción del comercio online, y, aunque no se pueden poner barreras al campo, hay que ayudar”. El calzado de Chie Mihara se encuentra en 800 puntos de venta en todo el mundo.

Normas