¿Y si subcontratamos el Gobierno con Portugal?

Los políticos potugueses nos han dado una lección sobre los pactos y la gestión de la crisis

Quim Torra, presidente de la Generalitat de Cataluña
Quim Torra, presidente de la Generalitat de Cataluña

Un país con estructuras sólidas, unas instituciones en las cuales confiar, soporta mejor las crisis. Pero en España por razones de puro oportunismo político, llevamos muchos años demoliendo todas aquellas estructuras respetables. Eso nos deja indefensos. Hay que cargárselo todo, la Guardia Civil, la Monarquía, la educación, la economía, los bancos, Amancio Ortega... Todo debe ser machacado. (…) Para mí el problema más grave es el desprestigio al que estamos sometiendo a la judicatura, a la monarquía, a todas las instituciones que son una especie de hilo metálico que une las piezas de un lugar tan difícil, tan complejo, tan históricamente diverso como es España”.

Este es el dibujo que Arturo Pérez-Reverte hizo de la situación de nuestro país en el último programa de La Sexta Noche para presentar su libro Una Historia de España. Pérez-Reverte suele sonar a gruñón, pero a medida que ha ido avanzando la semana casi resulta angelical. El nivel medio del debate político es deplorable, la mentira y la media verdad se utilizan con total impunidad para manipular a la población y como no pasa nada, nos vamos inmunizando. La verdad, el rigor, son analógicos, no funcionan. Solo unos ejemplos, hay excedente de material en todos los partidos políticos, aunque indudablemente no todo es de la misma dimensión. El caso más flagrante es el del llamado procés, donde la autoridad ha perdido la auctoritas.

Quim Torra. Los medios de comunicación van contando con naturalidad el número de miembros que la Policía y la Guardia Civil están enviando a Cataluña con el fin de estar atentos para sofocar las posibles revueltas que se organicen, convocadas por la propia Generalitat de Cataluña, cuando se haga pública la sentencia del Tribunal Supremo que ha juzgado el comportamiento de varios ex consellers de la Generalitat y miembros de organizaciones civiles independentistas. Un poder del Estado (el Ejecutivo) está incitando a la población contra otro poder (el Judicial). Mientras, Ciudadanos hace el ridículo en el legislativo, con una moción de censura que divide a los constitucionalistas y revitaliza a los independentistas.

Quim Torra ha llegado a amenazar al Supremo con apoyar/convocar a la desobediencia civil, que según él es un derecho, si la sentencia no es de su gusto. Sabe que la desobediencia civil es una violación de la ley, no un derecho, pero le da lo mismo.

Monjes del Valle de los Caídos. El Tribunal Supremo ha rechazado las alegaciones que la familia de Franco había presentado contra el traslado de los restos del dictador junto a los de su esposa. Al prior del Valle de los Caídos le da igual lo que diga el Supremo y ha enviado una carta al Gobierno diciendo que no va a permitir que saquen los restos de Franco. Por si no se entendía bien la carta, Joaquín Montull, fraile benedictino que actúa como portavoz oficioso de los monjes que custodian los restos de Franco, hizo unas declaraciones a la SER que lo aclaran todo. “Cuando llegue el escrito del Supremo habrá que estudiar los fundamentos de derecho, porque fundamentos de derecho no puede ser una ley propia de una república bananera”. Y sigue, “la Iglesia no es el Vaticano, son los miles de españoles y de extranjeros que nos apoyan y quieren que las cosas estén como están, como quiso Franco en un principio”.

Montull, que lleva desde 1962 en el Monasterio de El Escorial, tiene su propia idea de ley e iglesia. Igual que Torra, quien el pasado sábado acudió junto a Jordi Pujol, a una vigilia en favor de los políticos catalanes presos en la Abadía de Monserrat, también benedictinos.

Santiago Abascal. Es el líder de esa especia de partido fake y su discurso es un intento incalificable de reescribir la realidad. Fíjense en los adjetivos: Franco (“un general”); la manada encarcelada por violación (“la manada de españoles”); PSOE (“criminal”); dice que Pablo Iglesias, su fundador, amenazó de muerte a la oposición. Hasta se metió con los padres ¿? de Greta Thunberg para negar el cambio climático.

Isabel Díaz Ayuso. Su verborrea sería irrelevante de no ser porque preside la Comunidad de Madrid, 6,6 millones de habitantes y 20.000 millones de euros de presupuesto. No viene aquí por su miedo a que se vuelvan a quemar iglesias, que ya era suficiente, si no por su anuncio de rebaja fiscal a los madrileños. Titular: “Díaz Ayuso anuncia que las primeras bajadas de impuestos empezarán el 1 de enero”. En la primera línea no puede evitar decir que sus rompedoras medidas afectan a 30.000 madrileños. Por favor, mándeles una carta, que son muy pocos.

Noelia Posse. La alcaldesa de Móstoles es otra referencia para sus administrados. No le ha hecho falta hablar de Franco para venir aquí. ¿Qué vio en ella el PSOE para encumbrarla? Alguien que piensa que es normal colocar a su hermana, su tío, su ex y sus amigos, da muchas pistas en su vida. Contaba Manuel Viejo, en El País del 7 de octubre, que Posse obtuvo plaza fija de albañil, en el Ayuntamiento de Móstoles el 13 de agosto de 2001. Iván García Yustos, presidente del tribunal que le dio el puesto con 9,5 de nota, es hoy subdirector de Asuntos Institucionales en el gabinete de Pedro Sánchez y patrono de la Fundación Pablo Iglesias, donde está con todos los popes del PSOE.

Menos mal que nos queda Portugal (y los bares, decía Pérez-Reverte). Los políticos portugueses nos han dado una enorme lección de capacidad de pactos y de gestión de una crisis que era mayor que la de España. Igual no era mala idea subcontratar el Gobierno de España a Lisboa, siempre con la inestimable supervisión de Fráncfort y Bruselas.

Aurelio Medel es Doctor en Ciencias de la Información y Profesor de la Universidad Complutense