Revolución digital

España acogerá en 2020 una cumbre mundial sobre gobernanza tecnológica

El foro, que cuenta con la colaboración de múltiples organismos internacionales y multinacionales, está apoyado por el Gobierno español y la Mobile World Capital Barcelona

La ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, apoya desde su ministerio la celebración de este foro internacional.
La ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, apoya desde su ministerio la celebración de este foro internacional.

La ministra de Economía y Empresa en funciones, Nadia Calviño, ha anunciado esta tarde la celebración en 2020 en España de una cumbre mundial sobre gobernanza tecnológica. Un foro que está organizado por Digital Future Society, una iniciativa impulsada por el Gobierno español y la Mobile World Capital Barcelona, la fundación de gestión público-privada que acoge el Mobile World Congress de Barcelona y que fundó 4 Years From Now, la plataforma de negocios para la comunidad de startups presente en todos los eventos de MWC en todo el mundo.

La cumbre, que buscará evaluar el impacto de la revolución tecnológica en la sociedad y la economía, se celebrará en Barcelona hacia la segunda mitad del año. “El objetivo es que sea un encuentro regular, como ocurre, por ejemplo, con la Cumbre del Clima. Queremos que sirva para analizar los grandes retos alrededor de la transformación tecnológica, elaborar recomendaciones y buscar el compromiso público y privado para avanzar en una mejor gobernanza del futuro digital y construir así una sociedad más inclusiva, equitativa y sostenible”, ha explicado Esteban Redolfi, director de Digital Future Society.

El foro, que persigue situar a España (que ya acoge el mayor congreso de tecnología móvil del mundo) a la cabeza de dicho debate, tratará más concretamente cómo abordar una regulación para garantizar los derechos y obligaciones del ciudadano en el ámbito de la privacidad y gestión de datos; cómo combatir las múltiples vertientes de la brecha digital y el futuro del trabajo (con el impacto de las plataformas tecnológicas y la llamada gig economy); la conflictividad asociada a la ética en el ámbito tecnológico (toma de decisiones por parte de inteligencias artificiales, por ejemplo, o uso de la tecnología de reconocimiento facial para seguridad) o el papel de los gobiernos en el desarrollo tecnológico (si solo deben regular o deben hacer mucho más).

La iniciativa ya cuenta con la colaboración de organismos internacionales como Naciones Unidas y el Foro Económico Mundial, empresas como Facebook y Consensys, e instituciones como la London Schools of Economics, entre otras. “Pensamos que la tecnología por sí misma nos iba a traer una sociedad mejor, pero lo que estamos viendo es que si la usamos bien tiene un potencial enorme, pero si la dejamos avanzar sin ningún tipo de concierto social es casi imposible que no tenga impactos negativos”, añadió Redolfi, que insistió en la necesidad de que este foro sea internacional.

“Esta cuestión no puede resolverse solo en una conversación local, sino global. Es evidente que una gobernanza tecnológica no podía ser hecha desde Barcelona o desde España, ni siquiera desde Europa”. Por ello, durante el año que lleva en marcha la Digital Future Society (se creó en 2018) han formado un comité de expertos internacionales del que forman ya parte personalidades como Mariana Mazzucato, experta en tecnología y crecimiento inclusivo, Jeff Merritt, director de Internet de las Cosas y Robótica del Foro Económico Mundial, Andrew Axelrod, director de Estrategia de la Fundación Naciones Unidas, John Hoffman, CEO de GSMA, empresa responsable del Mobile World Congress, o Renata Ávila, abogada y activista guatemalteca, especializada en tecnología y propiedad intelectual y abogada en el caso Wikileaks.

Igualmente, en la iniciativa participan representantes de grandes corporaciones tecnológicas como Facebook, Microsoft, Mozilla o Consensys, o de gobiernos, como la ministra digital de Taiwán, Audrey Tang, que era una de las hackers más reconocidas del mundo por su contribución a la cultura del software libre. E instituciones que llevan tiempo trabajando en estas cuestiones como el Banco Interamericano de Desarrollo, la Comisión Europea, o el Centro de Internet y Sociedad de India. En total, 40 entidades tanto públicas como privadas. “Todas preocupadas por estos temas”, dijo Redolfi.

En el acto de presentación de esta cumbre en Madrid también han estado presentes el secretario de Estado para el Avance Digital en funciones, Francisco Polo, y el director general de Red.es, David Cierco. Durante la sesión participaron igualmente la experta en inteligencia artificial Joanna Bryson y la directora de Algorithm Watch, Lorena Jaume-Palasí. Todos ellos tendrán un papel destacado en el encuentro.

El director de Digital Future Society aseguró que el proyecto es “independiente de los tiempos políticos”, así que no ve temor a que la iniciativa no siga adelante si hay cambio de Gobierno. “Tenemos garantía de blindaje. De hecho, las conversaciones las iniciamos con el Gobierno de Rajoy y ya apoyaron la iniciativa. Es una estrategia de país”, insistió.

Calviño incidió en un acto ante 170 personas que para asegurar que el proceso de digitalización resulta en "un mundo mejor" son necesarias cuatro características que deben guiar el proceso y  estar en la mente de los responsables públicos: un enfoque multidisplinar, la colaboración público privada, la búsqueda de soluciones a problemas concretos y un trabajo global.

Redolfi no se atrevió a hacer un cálculo sobre el impacto económico que la celebración de esta cumbre puede tener en Cataluña y en España. Sí precisó que no será un evento multitudinario como el MWC, que congrega a unas 100.000 personas. “Aquí los números son más acotados, pero la idea es implicar a las personas clave. No es un evento de cantidad sino de calidad”, señaló. El foro será cerrado para expertos, y calculan que participarán unas 1.000 personas durante dos días, aunque también habrá actividades para el ciudadano, “que debe entrar en esta conversación, en un momento donde uno de los problemas importantes es la descofianza que se está generando en torno a algunos avances tecnológicos”.

Según Redolfi, la cumbre puede tener un fuerte impacto, “pues se trata del único proyecto, al menos que conozcamos, que es transnacional y específico sobre este tema”.

En paralelo a la preparación de este foro, Digital Future Society trabaja para elaborar contenidos que promuevan la reflexión mediante diversos grupos de trabajo que abordan temas como la innovación pública, el crecimiento equitativo, la seguridad y la confianza digital, así como la inclusión social y el empoderamiento ciudadano. “Iremos publicando informes y los resultados de los pilotos y prototipos que estamos llevando a cabo en España en nuestro laboratorio, en colaboración con múltiples entidades. Por ejemplo, hemos desarrollado una certificación para que las empresas certifiquen el origen de los datos de sus algoritmos o una plataforma de formación de habilidades digitales de la mano de varios ayuntamientos. Celebraremos en los próximos meses talleres abiertos en 19 ciudades de España para compartir todos estos trabajos”, apuntó Redolfi.

 

Normas
Entra en El País para participar