El miedo a las multas de Europa acelera la electrificación de las marcas de coches

Los fabricantes muestran prisa por reducir sus emisiones

Luca de Meo junto al modelo Cupra Tavascan en el Salón del Automóvil de Fráncfort
Luca de Meo junto al modelo Cupra Tavascan en el Salón del Automóvil de Fráncfort Europa Press

“Volkswagen va a cumplir con las exigencias de emisiones de Europa, no hacerlo no es una opción”. Así de categórico se ha mostrado Jürgen Stackmann, miembro del comité ejecutivo de VW como responsable de ventas y marketing, ante un grupo reducido de periodistas españoles en el Salón del Automóvil de Frankfurt (ha tenido varias ausencias destacadas como Citroën, Peugeot, Nissan o el grupo FCA) que ha abierto sus puertas a la prensa este martes.

Las declaraciones de Stackmann resumen muy bien la tónica del Salón de este año, ya que todas las firmas están apurando los lanzamientos de sus vehículos electrificados para llegar al objetivo de 95 gramos por kilómetro, que ha marcado la Unión Europea para 2021.

El otro gigante alemán, Daimler, que ha presentado su berlina eléctrica Mercedes Benz Vision EQS (es un prototipo, todavía no está aprobado para ser llevado a producción), se ha puesto como objetivo que sus fábricas en Europa no emitan CO2 para el año 2022. Ola Källenius, el consejero delegado de Daimler, ha asegurado que toda la flota de vehículos nuevos de la empresa estará libre de CO2 para 2039, con un objetivo intermedio para 2030, cuando más de la mitad de los coches que venda Daimler serán modelos eléctricos. “Lo mejor está por venir”, ha dicho Källenius en referencia a todos los avances en los que está trabajando la compañía.

Ford, por su parte, ha señalado que en 2022 planea que más de la mitad de sus coches estén electrificados (esto incluye versiones híbridas). “El hecho de que la electrificación se generalice rápidamente, hace que incrementemos sustancialmente el número de modelos y opciones de motor electrificados para que nuestros clientes puedan elegir cuál es la que mejor se adapta a sus necesidades”, ha indicado Stuart Rowley, presidente de Ford Europa.

Otro que ha hecho anuncios relacionados con la electromovilidad ha sido Seat, que ha mostrado al mundo el Cupra Tavascan (se habían filtrado imágenes en los días previos) que será 100% eléctrico y el Seat Tarraco en su versión híbrida enchufable. Así, la firma española propiedad de Volkswagen, ha anunciado ya cinco modelos electrificados que se suman a El-Born (el primer vehículo de la marca Seat que se hará en la plataforma para vehículos eléctricos del grupo Volkswagen), el Mii Electric y el híbrido enchufable Cupra Formentor. Todavía falta por desvelar un modelo electrificado más de los seis que había prometido Seat.

Cambio de imagen de VW

“El diésel gate es parte de nuestra historia. Aprovecharemos la experiencia de ese caso para cambiar radicalmente nuestra cultura empresarial. Hemos de asumir lo que ha pasado y hacernos cargo”, ha respondido Stackmann a la pregunta de si el cambio de logo anunciado el lunes era una manera de dejar atrás el escándalo de 2015 por las emisiones de sus coches diésel. El directivo ha señalado que de todas las emisiones de CO2 a la atmósfera que son culpa del hombre, el 1% pertenecen al grupo alemán y a sus clientes.

Además, Luca de Meo, presidente de Seat, ha asegurado que desde la empresa esperan que la fábrica de Martorell en Barcelona funcione a plena capacidad durante los próximos años con una producción de unas 500.000 unidades anuales.

Por su parte, Renault también ha presentado el nuevo Captur, que se fabricará en la planta de Valladolid (se exportará a 70 países) y contará con una versión híbrida enchufable. José Vicente de los Mozos, vicepresidente ejecutivo mundial de fabricación y logística del grupo, ha asegurado que la empresa planea “conseguir los mismos éxitos” que con el anterior Captur y que esperan estar en línea con la producción del año pasado, que rondó las 230.000 unidades.

Plan de achatarramiento

José Vicente de los Mozos, presidente de Anfac, la Asociación Nacional de Fabricantes de Coches, ha asegurado durante el Salón del Automóvil de Frankfurt, que España necesita “ya un plan de achatarramiento”. El directivo ha señalado, que a pesar de que el Gobierno esté en funciones, tiene potestad para poner en marcha uno y así incentivar la venta de vehículos nuevos, que lleva una caída acumulada en el año del 9,2%, con 883.649 vehículos matriculados.

Además, De los Mozos ha indicado que es importante “definir que tipo de movilidad” quiere el país y criticó la acción de algunos Ayuntamientos, como el de la Ciudad Condal, que a su parecer no incentivan la llegada de carsharings a la ciudad. “¿Cuál es el plan de movilidad de Barcelona? La gente pide movilidad compartida y allí todavía no hay carsharings. Somos un país al que nos cuesta trabajar juntos”, se ha lamentado el directivo.

De los Mozos, a su vez, ha resaltado la rectificación del Ejecutivo en funciones cuando, a las pocas horas de hacer públicas sus propuestas para gobernar, la redacción de una de sus medidas que señalaba que se prohibiría la venta de vehículos de combustión en 2040. “Hay que reconocer al Gobierno que haya rectificado. Yo no sé qué tecnología tendrá un vehículo en 2040, menos lo va a saber un político”, ha dicho el presidente de la patronal de fabricantes.

PSA descarta fusionarse

El director ejecutivo del grupo PSA, Carlos Tavares, ha asegurado en un encuentro reducido con periodistas, que la compañía no planea ninguna fusión con otra empresa como intentaron los grupos FCA y Renault durante este año, intento que al final quedó en nada. “Tenemos la rentabilidad, la tecnología y una buena gestión para nuestros planes. Tenemos que mantener el foco en nuestro negocio, no necesitamos una alianza”, ha dicho Tavares.

A su vez, el directivo ha criticado el criterio actual que hay sobre las emisiones de CO2 de los coches y ha propuesto que se tenga en cuenta todo el proceso productivo del vehículo.

“Alguien llegó y dijo los coches eléctricos arreglarán todo. Pero, ¿Se preguntó si teníamos la infraestructura de puntos de recarga necesaria? ¿Cuál es la huella de carbono de las baterías? ¿Se cuestionó si la energía eléctrica era limpia?”, ha comentado el director ejecutivo de PSA. El grupo francés, según ha explicado Tavares, necesitará que el 7% de sus ventas en 2020 sean coches electrificados para no incumplir los objetivos de Europa de 95 gramos de CO2 por kilómetro.

Tavares ha resaltado, que además de vehículos eléctricos, la marca también venderá coches que funcionen con pila de hidrógeno a partir de 2021, “pero serán caros”.

Normas