El abogado general del TJUE sienta hoy criterio sobre la validez del IRPH hipotecario

Evalúa el índice que avaló el Supremo y contra el que carga Bruselas. Su conclusión, no vinculante, orienta un fallo con el que la banca se juega 44.000 millones

Sede del TJUE, en Bruselas.
Sede del TJUE, en Bruselas.

La banca española vuelve a asistir hoy en vilo a un pronunciamiento del Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) que podría costarle miles de millones de euros. Tras los varapalos recibidos en la Corte de Luxemburgo por las cláusulas suelo o las de desahucios, las entidades contienen el aliento hoy ante el dictamen del abogado general del TJUE, una suerte de fiscal, sobre la validez del índice hipotecario IRPH. Una alternativa al euríbor, avalada por el Tribunal Supremo pero contra la que ha cargado la Comisión Europea, cuya anulación podría llegar a costarles 44.000 millones de euros, según estima el gigante de la banca de inversión Goldman Sachs.

El dictamen del abogado general Maciej Szpunar no es vinculante para el tribunal pero en la mayoría de los casos este suele apoyarse en su criterio para dictar sentencia, lo que en este caso se espera para finales de año o comienzos de 2020.

El asunto sobre el que se pronunciará es una cuestión prejudicial elevada por el Juzgado de Primera Instancia de Barcelona a raíz del caso de un consumidor que denunció a Bankia por venderle (en 2001, cuando era Caja Madrid) una hipoteca de 132.222,66 euros a un tipo de interés de IRPH más 0,25 puntos que le habría acabado costando entre 18.000 y 21.000 euros más que una referenciada al euríbor. En el caso, extrapolable al resto del sector, está en juego si el crédito se comercializó con la debida transparencia.

A partir de ahí, el juez español ha pedido al TJUE que se pronuncie sobre cinco cuestiones concretas, que incluyen evaluar la validez del índice (calculado sobre el interés medio de los nuevos préstamos concedidos por el sector); si resulta aplicable la normativa comunitaria de protección del consumidor; qué información debía ofrecer la entidad al cliente para que la transacción fuera válida; si omitir información clave pudo ser una práctica desleal de la entidad; o, si en el caso de anular la cláusula, debe recalcularse el préstamo ligándolo al euríbor o dejar de aplicar interés alguno dejando solo como deuda el principal.

Las entidades que más se juegan con este fallo son CaixaBank (6.700 millones), Santander (4.300 millones), BBVA (3.100 millones), Bankia (1.600 millones) o Sabadell (831 millones), si bien Kutxabank (que ayer reconoció 727 millones de riesgo) sería la peor parada dado su menor tamaño. El sector defiende la validez del índice, reconocido por el Banco de España y el Supremo.

A su vez, la asociación de consumidores Asufin pide la nulidad del IRPH por la opacidad con la que se comercializó, según apoya Bruselas. La asociación estima que hay cerca de un millón de clientes afectados, que podrían recuperar unos 25.000 euros de media. El dictamen del abogado general de hoy es el paso previo a que la justicia europea determine cuál de las dos partes tiene razón.

Normas