Un sistema de 126 años

Corros, la exestrella de la Bolsa, a un paso de la extinción

Representa el 0,0017% del efectivo negociado en el mercado bursátil y Solo son 13 las empresas que cotizan en él

Interior de la Bolsa de Madrid.
Interior de la Bolsa de Madrid. EFE

El liberal Práxedes Mateo Sagasta ganaba las elecciones generales en España en el contexto de la restauración borbónica, Rudolf Diesel patentaba el motor diésel en Alemania y Mao Tse Tung nacía en China. Era el año 1893. En España también se daba otro nacimiento, aunque muy poco relacionado con el del líder comunista chino. La reina consorte, María Cristina de Habsburgo, inauguraba el 7 de mayo la Bolsa española en la Plaza de la Lealtad y al día siguiente se celebraba la primera sesión bursátil que, en ese momento, solo era posible a través del mercado de corros.

Los corros consistían en la compra y venta de acciones de empresas a viva voz. Durante un período acotado se fijaba el precio de los títulos y, posteriormente, se intercambiaban al grito de "tomo" o "doy".

126 años después el sistema sigue vigente, pero los avances tecnológicos hicieron que cambie su nombre por el de "corro electrónico" y, con ello, el espíritu del corro. Hasta 1989 todas las empresas cotizadas en Bolsa estaban en el mercado de corros, pero a partir de la puesta en marcha del sistema de interconexión bursátil electrónico, la inmensa mayoría de las compañías sustituyó la compra y venta de títulos a viva voz. 20 años después, en 2009, el mercado de corros, como se conocía hasta entonces, dejó de existir al ser reemplazado por el corro electrónico.

Esta nueva modalidad tomó como referencia el sistema de interconexión bursátil para la negociación de determinados valores en la modalidad de negociación de fijación de precios únicos o fixing, que también es utilizada por empresas que no forman parte del mercado de corros.

El fixing cuenta con dos períodos de subasta. El primero es entre las 8.30 y las 12.00 horas. A esa misma hora, las 12.00, se fija por primera vez el precio. El segundo período está comprendido entre las 12.00 y las 16.00, hora en la que se produce la segunda fijación de subasta. Al comienzo de cada sesión se toma como valor de referencia el precio de cierre de la sesión anterior.

Bolsas y Mercados Españoles (BME), el gestor de los mercados oficiales españoles, destaca, a su vez, que con el nuevo sistema se amplió el período de negociación y también se pasó a un único libro de órdenes para la contratación de esos valores.

La resistencia

13 compañías forman parte del mercado de corros. En el mercado de corros de Madrid cotizan el grupo inmobiliario AYCO, la cartera industrial REA, la textil Liwe y la ingeniera Urbar. En el mercado de corros de Bilbao hacen lo propio la química Minersa y AYCO. En Valencia hay dos empresas: Finanzas y Libertas 7. Barcelona es el mercado que más compañías reúne: la sociedad tenedora de valores Uncavasa, TRH Hoteles, Mobiliaria Monesa, la entidad inversora Ecolumber, la constructora Desa, AYCO, REA y la cementera Cementos Molins.

Esta última, con una particularidad. No solo Cementos Molins es la empresa de mayor capitalización del mercado de corros en España, con 1.024 millones de euros, sino que además vale más en Bolsa que algunas compañías del Ibex, como Ence, que capitaliza 875 millones.

Cementos Molins nació en Cataluña hace 91 años y a partir de la década de los ochenta comenzó a expandirse fuera de España. Hoy está presente en América Latina, de donde el año pasado obtuvo el 53,2% de sus ingresos, y en Asia (Bangladesh) y África (Túnez).

La cementera cotiza en la Bolsa de Barcelona desde 1942 y nunca ha cotizado en otro mercado que no fuera el de corros de la Ciudad Condal. "En junio del año pasado la junta de accionistas aprobó delegar al consejo de administración que pueda solicitar la cotización en una segunda Bolsa, así como la inclusión al mercado continuo, si lo estiman oportuno en un período de cinco años", reconoce la compañía dirigida por Juan Molins Amat.

La cotización de la empresa se mueve poco y nada. En agosto el precio de sus títulos se movió solo un día y en julio, cinco jornadas. En la mayoría de las sesiones, no hay ni compra ni venta de títulos. La acción de Cementos Molins cae un 6,6% en lo que va de año, desde los 16,6 euros hasta los 15,5 euros. Pero en los últimos 14 años el valor de los títulos de la empresa en Bolsa se ha disparado, al pasar de los cinco euros a los 15,5 actuales.

En su caso, el capital flotante, es decir, el que cotiza en Bolsa, es muy reducido: solo el 6,4% de sus títulos. Una situación similar a la de las otras compañías en el mercado de corros, como la constructora Desa, que capitaliza 14,1 millones, y cuenta con un free float del 20%. El mercado de corros fue el más grande y, por décadas, el único en la Bolsa española, pero hoy el peso que tiene entre los mercados oficiales es ínfimo: en lo que va del año, según BME, el 0,0017% del efectivo negociado en Bolsa fue en el mercado de corros.

Otros mercados del BME

Mercado Alternativo. Bolsas y Mercados Españoles (BME) cuenta con otros mercados que son minoritarios, a diferencia del Ibex 35 y del mercado continuo. Uno de ellos es el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), donde cotizan 41 empresas en el segmento denominado en expansión, y otras 74 socimis. Como en el mercado de corros, la mayoría de las compañías casi no intercambian títulos a diario. Pero, de la misma manera que en el mercado de corros, hay excepciones como MásMóvil, que en 2017 dio el salto al continuo y en junio de este año pasó al Ibex.

Latibex. Se trata de un mercado bursátil para valores latinoamericanos que opera desde 1999 en BME y que cuenta con 24 empresas. Si bien están presentes algunas de las compañías más destacadas de América Latina, no llega a representar por día ni el 0,1% del efectivo negociado en toda la Bolsa española. Al igual que en el mercado de corros, la mayoría de los valores no tienen ninguna variación durante el día, ya que no se compran ni venden acciones de gran parte de estas cotizadas.

Normas