Skoda ofrece su visión de futuro: una bicicleta eléctrica sin pedales ni frenos

Skoda ofrece su visión de futuro: una bicicleta eléctrica sin pedales ni frenos

Se llama Klement y se encuentra en fase de concepto.

La carrera por conseguir un hueco en el futuro de la movilidad sostenible está llevando a las marcas a arriesgar como nunca, lo que obligatoriamente beneficiará a la innovación y los productos que recibimos en el mercado. Y una buena prueba de eso es esta Klement, un concepto de la marca de coches Skoda que quiere convencernos de que no hacen falta pedales ni manetas de freno para seguir siendo una bicicleta.

Klement, la e-bike de Skoda.
Klement, la e-bike de Skoda.

Este próximo fin de semana (del 4 al 7 de septiembre) tendrá lugar, en Friedrichshafen, Alemania, una nueva edición de la Eurobike y los checos de Skoda van a aparecer por allí con este concepto que tira por la borda algunos de esos elementos fijos que todos pensamos que forman parte de una bicicleta de toda la vida: las manetas de frenos y los pedales que antes os comentábamos, pero también los amortiguadores. ¿A dónde han ido?

Eléctrica y con muchas innovaciones

Klement es, ante todo, una bicicleta eléctrica que pesa 25kg. y cuya rueda trasera es impulsada por un motor de 4,5 kW que le confiere una potencia de 5,4CV. Eso le permite alcanzar unas velocidades de 45Km/h. con una autonomía de 62 kilómetros, aproximadamente. Para llegar a esta marca, se vale de dos baterías (extraíbles) que suman un total de 1,25 kWh de capacidad.

Klement, la e-bike de Skoda.
Klement, la e-bike de Skoda.

Bien pero, ¿y cómo nos impulsamos con esta Klement? Pues muy sencillo, la clave está en los reposapiés: si los inclinamos hacia delante la bicicleta acelera, si lo hacemos hacia atrás disminuye la velocidad gracias a sus frenos regenerativos. Además, viene equipada con un disco hidráulico en la rueda delantera, con tecnología ABS, que nos permite un frenado de emergencia inclinando los reposapiés hacia atrás del todo.

Otro de los elementos distintivos de este concepto de e-bike es que no hay rastro de amortiguadores en las ruedas por lo que es evidente que toda la responsabilidad a la hora de absorber los baches y golpes pasará a las ruedas. Para ello Skoda ha pensado que es una buena solución el montar dos neumáticos de grasa de carbono capaces de aguantar toda la guerra que le demos a esta bicicleta.

Eso sí, viendo que en realidad no vamos a dar un solo pedaleo, ¿podemos decir que es una bicicleta cuando no tenemos opción de llevar a cabo ningún ejercicio físico? Seguramente se trata de una cuestión casi filosófica, pero para eso os dejamos que vosotros mismos decidáis.

Normas