Incongruencias que impiden al autónomo cogerse vacaciones

CIAE alerta de las dificultades que tiene un autónomo para cogerse vacaciones. En muchas ocasiones, estas dificultades vienen impuestas por una normativa ineficaz.

autónomo vacaciones

Si no hay vacaciones durante el año, la salud y la conciliación familiar se debilitan. Esto es precisamente lo que constatan desde la Confederación Intersectorial de Autónomos del Estado Español (CIAE). Según apuntan, este verano, la mayoría de los autónomos disfrutará de “pocas o nulas” vacaciones.

El problema es aún más indignante para el colectivo cuando se observa que muchas de las limitaciones para irse de vacaciones vienen derivadas de las propias normas legales que regulan este tipo de trabajo. Para certificarlo, desde CIAE ponen varios ejemplos, en un comunicado recientemente emitido por la organización.

Limitaciones desde la propia normativa

Por ejemplo, la pérdida de ingresos por inactividad. Si el autónomo se marcha de vacaciones, no genera ingresos. Pero sí debe acumular una serie de gastos, a pesar de que no está trabajando. El más conocido, el de la cuota mensual a la Seguridad Social. A pesar de la disminución del volumen de trabajo, muchos optan por seguir cotizando. ¿Por qué? Porque darse de baja tiene inconvenientes, como tener que duplicar trámites burocráticos, perder las bonificaciones o las ayudas que se perciben por maternidad, paternidad o cese de actividad.

Desde CIAE comparan la situación con la de los trabajadores por cuenta ajena. Según afirman, los autónomos no se van de vacaciones como el resto de trabajadores para no perder clientes y poder hacer frente a los pagos mensuales de 283,32 euros de la Seguridad Social, cuando se cotiza por el mínimo.

Otra situación que limita al autónomo, en este caso a los TRADE, viene marcado en la propia Ley que regula esta figura. Sí disponen de 18 días de vacaciones anuales aunque no reciben contraprestación alguna por acogerse a este derecho. Es decir, si no trabaja, no cobra.

Por último, advierten de que si el trabajador no se toma vacaciones, la salud y la conciliación familiar “se debilitan”, aunque añaden que muchos no se las toman porque de no haber ingresos muchos autónomos “no pueden costearse el derecho a vacaciones”.

Normas