El Mini Cooper SE eléctrico ya tiene precio, y es menor de lo que imaginas

El Mini Cooper SE eléctrico ya tiene precio, y es menor de lo que imaginas

La empresa ha anunciado hoy el precio de partida de la gama eléctrica.

Es un goteo que no ha hecho más que empezar porque es evidente que la transición a los motores eléctricos es ya una realidad. ¿O acaso no estáis pensando ya que el próximo coche que os vais a comprar, dentro de uno, cuatro, seis o diez años, no va a ser ni gasolina ni diésel?

Hace unos días os contábamos que Mini ya tenía su primer modelo 100% eléctrico listo para reservarse, incluso antes de anunciarse el precio definitivo. Porque aunque se conocía la horquilla en la que se iba a mover, siempre existía el miedo de que a última hora los números subieran más de lo deseado. El caso es que si estás pensando en comprar uno de estos Cooper SE apuntad: 33.950. ¿Os parece caro o son cifras que empiezan a ser competitivas?

Precio de partida de la gama

Como suele ocurrir en estos casos, esos 33.950 euros son el punto de partida para la gama y a partir de ahí contaremos con variantes que lo pueden encarecer sensiblemente. Ya sabéis, extras de tapicerías, acabados, etc. Aun así, ese precio es sensiblemente menor que el de, por ejemplo, otro vehículo eléctrico de la casa, como es el BMW I3 (39.900 euros).

Mini Cooper SE 100% eléctrico.
Mini Cooper SE 100% eléctrico.

En este caso, el Mini Cooper SE viene con un motor eléctrico que cuenta con 184CV de potencia y una autonomía de entre 235 y 270 kilómetros. No parece demasiada aunque está por ver si habrá otras configuraciones más ambiciosas. Eso sí, se mantiene el mismo acabado que el resto de gamas de motorización gasolina o diésel: luces LED en el interior, llantas, climatizador o sistema de navegación de la casa.

En las últimas fechas han sido más marcas las que ya han anunciado sus nuevas gamas 100% eléctricas. Es el caso de Volkswagern y sus ID.3, o el Honda E, que buscan posicionarse en un mercado que en los próximos años va a crecer, con una lucha encarnizada entre los viejos fabricantes y los nuevos que se suben al carro amparados por la teórica facilidad que supone construir motores eléctricos.

Normas