El regreso de la tensión comercial y los malos resultados castigan al Ibex

Las negociaciones entre Estados Unidos y China, nuevamente estancadas

ibex 35 hoy
El principal indicador de la Bolsa española, el IBEX 35 EFE

La Bolsa ha prolongado un día más las caídas. Por un lado, ha regresado con fuerza el temor por que las negociaciones entre China y EE UU no vayan por buen camino y por el otro están influyendo algunos resultados empresariales que no han cumplido previsiones. El Banco Central Europeo también ha acaparado la atención de los inversores. Según Bloomberg, la máxima autoridad monetaria europea se plantea cambiar su objetivo de mantener la inflación cercana al 2% por otro en el que el BCE permitiría que la inflación superase esa cifra. El objetivo de ese cambio de paradigma: poder mantener los estímulos en el mercado a pesar de una hipotética alza de la inflación. El Ibex 35 ha cerrado con una caída del 0,63% que lo ha dejado en los 9.225,7 puntos. 

IBEX 35 9.179,00 0,47%
Petroleo Brent 64,770 0,575%
EUR x USD 1,1015 -0,226%

Las caídas están en línea de otros mercados europeos: el Dax alemán se perfila como la Bolsa más castigada del Viejo Continente dejándose un 0,92%. Detrás su debacle, se encuentran unos malos resultados de SAP que han lastrado ha todo el sector tecnológico europeo y a la cotización de la compañía (-5,73%). El fabricante de software ha visto como sus beneficios en el primer semestre han disminuido un 68% debido a una dura reestructuración. 

ACS ha sido el peor valor del Ibex, con un descenso del 4,17%, arrastrada por la división australiana Cimic, que ha caído este jueves un 19% en la Bolsa de Sydney como reacción a los resultados presentados ayer al cierre del mercado australiano. La alemana Hochtief baja en torno al 10%. Indra y Mediaset completan la parte más baja del Ibex con sendas caídas del 4% y el 3,07%. En el lado opuesto, MásMóvil, Inditex y Grifols han terminado liderando al selectivo con subidas del 1,45%, el 1,33% y el 1,19% respectivamente.

El diario The Wall Street Journal ha publicado que la negociación para un acuerdo comercial entre Estados Unidos y China se ha estancado, mientras que la administración de Trump determina cómo abordar las demandas de Pekín de aliviar las restricciones sobre Huawei. El diario asegura que aún no se ha celebrado ni se ha programado ninguna reunión entre los negociadores desde que Donald Trump y el presidente Xi Jinping de China se reunieran el mes pasado en Japón y acordaran reanudar las conversaciones. Entonces, Trump dijo que EE UU permitiría que algunas empresas estadounidenses vendan productos a Huawei, pero hasta ahora no se ha llegado a un consenso sobre qué chips y otros productos como semiconductores se pueden proporcionar.

Además, los resultados de algunas tecnológicas han dejado mal sabor de boca. Netflix conocidos ayer tampoco traen buenas perspectivas. La plataforma de televisión en streaming anunció anoche tras el cierre de Wall Street que ha perdido clientes en EE UU por primera vez en ocho años y que no alcanzó los objetivos de nuevos suscriptores en el extranjero. La acción baja más de un 11%. 

En deuda, el Tesoro ha colocado este jueves 3.964,13 millones en una subasta de bonos y obligaciones  y y lo ha hecho cobrando más a los inversores a tres y cinco  años y rebajando la rentabilidad en la obligación a 15 años, según los datos publicados por el Banco de España.

La rentabilidad del bono español a 10 años cae al 0,405% desde el 0,451% anterior. La prima de riesgo se sitúa en 74 puntos básicos, desde los 74,5 de la víspera. En el mercado de divisas, la moneda europea avanza un 0,14% hasta 1,1238 dólares.

En las materias primas: movimiento de calado en el petróleo. El precio del barril de Brent, el de referencia en el Viejo Continente, retrocede un 2,89% hasta mínimos de un mes. El pesimismo sobre el desarrollo de la guerra comercial y su impacto en la economía se deja notar en el precio del oro negro. Además, la producción de Rusia se ha vuelto a elevar a los niveles que había pactado con la OPEP+ después de solucionar los problemas en los oleoductos de Transneft y Rosneft.

Normas