Transporte urbano

Cabify desafía a Mytaxi: empieza a operar con taxis en Madrid y Valencia

Inicialmente suma una flota de unos 100 taxis en Madrid y en torno a 10 en Valencia

Un vehículo de cabify.
Un vehículo de cabify.

Cabify desafía a Free Now (antigua Mytaxi). La compañía española de movilidad, inicialmente centrada en el alquiler de vehículos con conductor (VTC) ha anunciado hoy que empieza a operar con taxis en Madrid y Valencia para ampliar las opciones de movilidad que le ofrece a sus usuarios. 

La oferta, que se estrena tras llevar a cabo la empresa un piloto en Santander y después de contar con una amplia experiencia en ofrecer VTC y taxis desde su aplicación en Latinoamérica, arranca con una oferta inicial que incluye 100 taxis en Madrid y aproximadamente 10 en valencia. La cifra no es muy abultada si se tiene en cuenta que en Madrid hay en este momento unas 15.000 licencias de taxi, pero fuentes de la empresa aseguran que esperan crecer e integrar a muchos más taxistas.

"Estamos abiertos a todos los taxistas autónomos y a las diferentes cooperativas del taxi y esperamos que rápidamente vean los beneficios que pueden obtener si se suman a nuestra plataforma", continúan las mismas fuentes. Entre las ventajas, resaltan que la facturación de los taxistas que se conectaron a su plataforma en el piloto de Santander ha crecido entre un 25 y un 30%, y la mejora continúa del servicio que pueden dar, gracias al sistema de evaluación que proporciona la tecnología de Cabify. 

La compañía también destaca la "total libertad" que tienen los taxistas, que pueden elegir cuando se conectan, sin exclusividad ni horarios para poderlo compaginar con su forma de operar actual. Y el soporte 24 horas que ofrecerán al colectivo de taxistas que se asocien a su plataforma. "Toda nuestra estructura estará puesta al servicio del taxi", dicen.

Para el usuario, la forma de pedir un taxi a través de Cabify será la misma que cuando solicita un VTC, y el precio será el que marque el taxímetro del taxi. La compañía aclara, no obstante, que ofrecerá al usuario una estimación del precio final, de manera que al contratar el servicio pueda conocer de forma aproximada el precio del trayecto. La previsión, señala la compañía, es que, cuando la regulación permita su implementación completa, se ofrezca también precio cerrado, algo que ya lanzó hace unas semanas Free Now. Una vez finalizado y pagado el servicio, el usuario recibirá por email la factura del trayecto que haya hecho.

Preguntados por qué no han lanzado el servicio del taxi en Barcelona, desde Cabify explican que su intención es operar con taxis en todas las ciudades españolas donde están presentes con sus VTC e incluso en localidades donde no están con este último servicio. "Hemos arrancado donde hemos visto más posibilidades y ganas de colaborar, pero la idea es ir generando ese atractivo para los taxistas. Tenemos una experiencia muy grande de trabajar con taxis en Latinoamérica y allí la respuesta de los usuarios y los conductores es muy buena, pero en España el conflicto entre VTC y taxis se ve amplificado por una posición minoritaria del taxi. Y no entendemos esta posición, porque lo que ofrecemos permite ampliar el negocio para todos".

Críticas desde el sector del taxi

Tras conocerse el movimiento de Cabify, Fedetaxi ha emitido una nota en la que califican de "negativa" la colaboración de taxistas con la plataforma de movilidad, "mientras esta continúe en la sistemática infracción de la regulación. No entendemos que haya taxistas operando con Cabify en estas condiciones", se ha lamentado el presidente de esta patronal y de la Asociación Gremial del Auto-Taxi de Madrid, Miguel Ángel Leal.

Respecto a si la entrada de Cabify en el taxi puede abrir una guerra de precios con Free Now, las fuentes consultadas creen que no. "El mercado de la movilidad va a crecer mucho los próximos años y creemos que hay mercado para todos. Nuestro objetivo es que este modelo de negocio de impulsamos, que busca acabar con el coche privado, sea no solo sostenible desde el punto de vista medioambiental y también económico. Desde el principio hemos buscado un negocio rentable".

Cabify no ha querido desvelar detalles sobre cuáles son sus condiciones comerciales con los taxistas que estén en su plataforma, pero las fuentes señalas sí resaltan que la comisión que  cobrarán a cada taxista será inferior al 12,5% que cobra en Free Now en la actualidad.

Los taxistas que estén en Cabify no tendrán que llevar ningún uniforme ni los taxis llevarán ningún distintivo especial, algo que podría ocasionarles problemas con otros profesionales de este sector contrarios a sellar la paz con la plataforma de movilidad.

La nueva oferta de Cabify en Madrid, Valencia y Santander (donde tras el piloto se mantiene el doble servicio de VTC-taxi, con tres o cuatro taxis adscritos) deja clara la intención de la compañía de convertirse en una "solución de transporte". Quieren ser una empresa de movilidad como servicio que integre múltiples opciones de movilidad en una misma app, el mismo objetivo que persigue la nueva Free Now y otros jugadores del sector del transporte como Renfe, que ya ha avanzado que quiere convertirse en un operador integral de movilidad para llevar a sus clientes de puerta a puerta.

La compañía valora positivamente el auto judicial del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, que suspende cautelarmente la norma municipal que obliga a precontratar con una hora de antelación los VTC. "Entienden, como nosotros, que no todo vale y que se trata de una regulación dudosa y muy lesiva para los intereses de nuestra industria". Los responsables de Cabify también insisten en que la forma en la que están operando en Barcelona "se ajusta a la ley" y asegura que las decenas de expedientes sancionadores que han recibido por parte de la Generalitat han sido recurridos. "Nos han requerido información y mantenemos con ellos un diálogo; debería existir la capacidad de solucionar todo esto fuera de los juzgados y somos optimistas con ello porque la movilidad es cosa de todos", argumentan.

Normas