IAG confía la presidencia de Level a Luis Gallego en plena crisis del ‘low cost’

El ejecutivo simultaneará el nuevo cargo con la dirección de Iberia y su reto es mejorar los resultados en la base de París

Willie Walsh (IAG), Luis Gallego (Iberia) y Javier Sánchez Prieto (Vueling), con la indumentaria de Level en el acto del lanzamiento de la aerolínea en 2017.
Willie Walsh (IAG), Luis Gallego (Iberia) y Javier Sánchez Prieto (Vueling), con la indumentaria de Level en el acto del lanzamiento de la aerolínea en 2017.

El consejo de IAG, encabezado por Antonio Vázquez y Willie Walsh, ha puesto buena parte de las expectativas de crecimiento del holding en manos de uno de sus ejecutivos españoles, Luis Gallego. Además de gestionar Iberia, como presidente y consejero delegado, Gallego toma la presidencia de la low cost Level en un momento de máxima tensión en el sector y, concretamente, en el segmento de los vuelos baratos. El nombramiento ha sido comunicado ya, puertas adentro, en IAG.

Al negocio del bajo coste, que ha sido capaz de revolucionar el transporte aéreo, le están saltando las costuras por la presión de la factura del combustible, que fue al alza en 2018; la batalla del precio de los billetes, y la sobrecapacidad en el mercado. El primer reto ahora es sobrevivir; el segundo, hacer dinero sin abusar del cliente y respetando a las plantillas. Level cerró en 2018 su segundo ejercicio con unas pérdidas de 8 millones.

El desarrollo de Level es estratégico para IAG una vez que ha descartado la compra de la nórdica Norwegian

Gallego ha sido el hombre de consenso para liderar Level en una coyuntura que está dejando aerolíneas en la cuneta (Flybmi, Azur, Cobalt, Small Planet, Primera, Wow, Air Berlin, etcétera), ha tensionado las finanzas de Norwegian, que impulsó la revolución del bajo coste en operaciones de larga distancia, y ha forzado importantes cambios de rumbo en las estrategia de dos gigantes: Lufthansa y Ryanair.

El presidente de Iberia y nuevo primer ejecutivo de Level, es considerado un directivo de probada experiencia en librar batallas en el low cost: formó parte de Air Nostrum, Clickair, Vueling, Iberia Express, y ha sido el artífice del cambio de tendencia de Iberia a partir de planes de eficiencia y modernización. Los equipos de esta última están detrás de las operaciones de la propia Level en la base de Barcelona.

Pese a que la joven aerolínea de bajo coste ha sido declarada como compañía autónoma dentro de la estructura de IAG, contando con Vincent Hodder como consejero delegado, la decisión del holding es que el CEO reporte a Gallego. De hecho, en el comité ejecutivo de IAG, en el que se sientan los líderes de cada una de sus aerolíneas, está previsto que Gallego haga doblete y represente tanto a Iberia como a Level. Otro matiz clave es que ambas empresas seguirán siendo independientes entre sí.

Punto débil

El mensaje de Willie Walsh cuando se refiere a Level es de satisfacción con los resultados de la base de Barcelona, donde opera con factores de ocupación superiores al 90% desde sus inicios, pero el despegue de las operaciones en París Orly, bajo la tutela de la filial francesa Open Skies, no está siendo tan lucido. Y es ahí donde se ha reclamado que Gallego ponga el foco.

IAG 7,54 14,83%

“Barcelona está evolucionando muy bien, mientras que París afrontó algunas complicaciones iniciales, pero la marca está siendo cada vez más reconocida en el mercado”, señaló el consejero delegado del holding en la junta de accionistas celebrada el pasado día 20.

Level, que nació en 2017 para frenar el fuerte avance de la citada Norwegian en el largo radio, también se ha lanzado a operar vuelos de corta y media distancia desde las bases de Viena (Austria), estrenada en julio del año pasado con 14 destinos (entre ellos Londres, Barcelona y París), y desde y Amsterdam (Holanda). Allí opera a imagen y semejanza de Ryanair, Easyjet o Vueling. Se trata de elevar el perfil de Level en Europa Central y seguir apostando por un fenómeno que parece haber llegado para quedarse, el del low cost-long haul, especialmente cuando IAG ha renunciado a la toma de Norwegian.

IAG confía la presidencia de Level a Luis Gallego en plena crisis del ‘low cost’

De forma paralela a la apertura de bases y la entrada en nuevos segmentos, Level también está incorporando flota y sigue abierta a la entrada en nuevos países. Italia ha estado, desde el primer despegue, en el radar de la compañía.

Al cierre del ejercicio 2018, la expansión de Level “tuvo un efecto dilutivo en los ingresos unitarios de pasaje del grupo”, reconoció IAG en su informe anual. Luis Gallego tiene el mandato de evitar que se convierta en un lastre lo que nació como un proyecto defensivo y después de crecimiento, complementario con el resto de aerolíneas del holding.

La alarma encendida por Lufthansa, con dos profit warning en lo que va de año, y un profundo cambio en la estrategia de su low cost Eurowings, sin duda ha puesto en guardia a todo el sector.

Una carrera cimentada en el bajo coste

Luis Gallego, presidente de Iberia.
Luis Gallego, presidente de Iberia.

En vía rápida. Corría marzo de 2013 cuando Luis Gallego asumió el puesto de CEO de Iberia. Procedente de Iberia Express, se convertía en una pieza clave en el proyecto IAG, donde las sinergias entre aerolíneas deben traducirse en ahorros y eficiencias. Apenas nueve meses después, en enero de 2014, Luis Gallego ascendía a la presidencia ejecutiva de Iberia.

Cambio cultural. Buena parte del éxito de Luis Gallego reside en aplicar a un gigante anquilosado una cultura de mayor flexibilidad, quizás más propia de las low cost. Modernizó la gestión, el producto e imagen, y se enfocó en normalizar las relaciones con la plantilla.

Trayectoria. La carrera del ejecutivo de Iberia, que ahora lleva también el gorro de presidente de Level, comienza en 1997 en Air Nostrum. Tras desempeñar distintos cargos, salió de la regional en 2006 para fundar Clickair junto a un grupo de jóvenes profesionales. El sector puso la lupa sobre esa compañía por ser la de mayor crecimiento en Europa hasta su fusión con Vueling, en 2009. Gallego fue director de operaciones de la catalana. Ya en enero 2012 se le encargó abrir Express.

Normas