Motor

Renault retrasa la votación sobre la fusión con Fiat ante las reticencias de Nissan y otros accionistas

Bruno Le Maire insiste en la operación pero apunta que no hay prisa

El presidente de Renault Jean-Dominique, a la izquierda, junto al CEO de Nissan Hiroto Saikawa, en una imagen de archivo.
El presidente de Renault Jean-Dominique, a la izquierda, junto al CEO de Nissan Hiroto Saikawa, en una imagen de archivo. AP

El consejo de administración de Renault pospuso ayer su decisión sobre la posible fusióncon Fiat, dejando un día más para las deliberaciones ante las resistencias de Nissan, socio y accionista de la francesa. El consejo está examinando el preacuerdo firmado con el grupo italiano, que contempla mantener el empleo en Francia tal y como exigió el Estado francés, accionista con el 15% de Renault.

No obstante, la japonesa Nissan, accionista también de Renault y contraparte en la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, no ve la operación con el mismo entusiasmo. Hiroto Saikawa, CEO de Nissan, apuntó el lunes que la empresa debería revisar el futuro de su alianza con Renault a la luz del acuerdo propuesto. Desde Tokio se considera que los términos del acuerdo con Renault no son equilibrados (Nissan no tiene derechos de voto en Renault, pero sí a la inversa), y Nissan puede aprovechar su tecnología de coches eléctricos. Nissan tiene dos consejeros  en Renault, por lo que no puede bloquear la operación, pero la cúpula de la francesa quiere que respalden la fusión.

El ministro francés de Finanzas, Bruno Le Maire, ha insistido esta mañana en que quiere que el acuerdo salga adelante, si bien ha apuntado también que las negociaciones no deben precipitarse: "Debemos asegurarnos de que las cosas se hacen bien", aseguró a la televisión BFM, insistiendo también en las condiciones fijadas por el Gobierno: mantenimiento del empleo en Francia, de la sede de la empresa y mejora del gobierno corporativo.

Existen algunas dudas también sobre los detalles de la operación. El fondo Ciam ha escrito a la cúpula de Renault argumentando que los términos de la fusión infravaloran Renault, y que los accionistas de la francesa deberían recibir un dividendo especial. La operación planteada inicialmente incluía ya un dividendo especial para los accionistas de Fiat, para compensar el mayor valor de la empresa en una operación planteada al 50%. .

Normas