RIU paga 77 millones a Hacienda por la actividad de una filial en Irlanda

El fisco le requirió al abono de impuesto de Sociedades en España por el período comprendido entre 2011 y 2014

Vista aérea del Hotel Riu Paraiso Lanzarote Resort.
Vista aérea del Hotel Riu Paraiso Lanzarote Resort.

Irlanda ha logrado atraer a miles de compañías extranjeras con su impuesto de sociedades rebajado, con un tipo general del 12,5% sobre los beneficios, muy por debajo de algunos países como España, con un tipo del 25%. Desde la Comisión Europea siempre se han mostrado muy críticos con esa política de competencia fiscal, que ha provocado que un gran número de multinacionales hayan optado por tributar en Irlanda para beneficiarse de esa baja tributación.

Es el caso de la hotelera balear RIU. En las últimas cuentas depositadas en el Registro Mercantil, correspondientes al ejercicio 2017, reconoce que ha realizado una provisión de 76,9 millones de euros para hacer frente a un requerimiento de la Agencia Tributaria, que consideraba incorrecta la tributación del impuesto de sociedades por parte de la filial Stiva General Partnership en Irlanda entre los ejercicios 2011 y 2014.

La labor inspectora, que arrancó en 2016, consideró que las actividades que más valor aportaban a la citada filial, dedicada a la comercialización de estancias en hoteles del Caribe y África, las realizaba la sociedad dominante, por lo que la mayoría de beneficios obtenidos deberían haber tributado en España, con independencia del hecho de que ya lo hubieran hecho en Irlanda.En las cuentas, la hotelera reconoce la firma de un acta de conformidad para regularizar esos importes, que se dividen en un principal de 67,8 millones de euros y unos intereses de demora de 9,1 millones.

Ese es solo el principio de la batalla fiscal que tiene abierta la compañía. A 31 de diciembre de 2017, la matriz tenía pendientes de inspección por las autoridades fiscales los ejercicios 2015 y 2016 para el impuesto de sociedades, el IVA, el IRPF, las retenciones del capital inmobiliario, las retenciones para los no residentes y los ejercicios no prescritos para el resto de impuestos que le son aplicables. “Como consecuencia de las diferentes posibles interpretaciones de la legislación fiscal vigente, podrían surgir pasivos adicionales como consecuencia de una inspección. En todo caso, los administradores consideran que dichos pasivos, caso de producirse, no afectarán significativamente a las cuentas anuales”, apuntan en las cuentas.

Fuentes de la hotelera recalcan que ante las diferencias surgidas entre la compañía y el fisco se ha procedido al pago de los 76,9 millones correspondientes al impuesto de sociedades entre 2011 y 2014 en España y al mismo tiempo, la filial Stiva General Partnership ha abonado 9,6 millones por el mismo concepto y el mismo período en Irlanda. En paralelo, la compañía ha abierto un procedimiento, al amparo del convenio europeo relativo a la supresión de la doble imposición en caso de corrección de los beneficios de empresas asociadas, conocido como Mutual Agreement Procedure (MAP), con el objetivo de recuperar el exceso de impuestos abonado.

Se trata de un mecanismo de solución de conflictos entre dos administraciones tributarias cuando se produce una doble imposición, como ha sucedido en este caso. La compañía reconoce que el proceso servirá para dilucidar cuál es la jurisdicción fiscal en la que tiene que tributar el impuesto de sociedades y cuánto dinero se le debe devolver. Un proceso que se prolongará entre 24 y 30 meses. Pese a ello, el grupo se ha reconocido los 9,6 millones pagados en Irlanda como activo por impuesto diferido en las cuentas de 2017, “ya que los administradores consideran que existe un derecho de cobro a favor del grupo”.

Cuando obtenga una respuesta sobre dónde debe abonar el impuesto de Sociedades, la hotelera procederá también a la regularización de los pagos por ese tributo realizados entre 2015 y 2016 con el fin de evitar la doble imposición.

La cuarta hotelera en España

Tamaño. Es la cuarta hotelera más importante de España por tamaño (ocupa el puesto 35 en el ranking mundial), solo por detrás de Meliá, NH y Barceló. Al cierre de 2018 contaba con 93 hoteles, 44.570 habitaciones y una plantilla de 30.000 empleados. Cerró el pasado ejercicio con unos ingresos de 2.114 millones al año

Hoteles. Tiene 93 inmuebles, de los que 41 están en América, 38 en Europa, 13 en África y 4 en Asia. Más de la mitad de los hoteles de RIU son de cinco estrellas, el 73% está en régimen de todo incluido y el 94% está ubicado en destinos vacacionales.

Capital. El turoperador alemán TUI es un socio estratégico para la hotelera balear y uno de sus principales clientes. RIU tiene un 3,4% de las acciones de TUI Group y ambas compañías participan en el capital de dos sociedades mixtas.

 

Normas