El Matarraña se convierte en una galería de arte

El parque natural de Los Puertos de Beceite acogerá 15 casas, un hotel y una exposición escultórica

Solo Houses Ver fotogalería

Las 100 hectáreas que conforman el parque natural de Los Puertos de Beceite en la comarca del Matarraña (Teruel) se ha transformado en una galería de arte para acoger la primera exposición arquitectónica de Europa. El proyecto, conocido como Solo Houses, está promovido por la galería Solo, que dirigen Christian Bourdais y Eva Albarrán, y tiene como objetivo unir armónicamente dos áreas que parecen antagónicas: naturaleza y arquitectura.

Actualmente solo están construidas dos de las 15 casas y un hotel que darán forma a la colección terminada. Los responsables de la iniciativa han invitado a estudios de arquitectura internacionales a desarrollar sus diseños con carta blanca en un entorno proyectado por el paisajista Bas Smets. Go Hasegawa, TNA y Johnston Marklee son algunas de las firmas que han participado.

“También trabajamos sobre qué significa una casa hoy en día, si tiene que tener dueño o no, ahora que tratamos tanto el concepto del sharing (compartir). Creemos que estas construcciones son una experiencia, por eso las alquilamos una vez estén terminadas”, comenta Bourdais. Las edificaciones de los estudios Pezo Von Ellriscshausen y Office KGDVS han sido las primeras en estar operativas y su precio oscila entre los 450 euros y los 800 euros por noche, en función de la temporada y el modelo elegido. El resto se empezarán a construir en 2020, pero algunos de los proyectos ya se pueden descubrir en la página web de la iniciativa [http://solo-houses.com].

El objetivo no es solo promocionar a los creadores, sino también impulsar el desarrollo de la región. “Hay gente que viene de todas las partes del mundo a alojarse aquí porque las casas se han convertido en un destino en sí mismo”, continúa el responsable, que se inspiró en un proyecto japonés. El arquitecto Tadao Ando logró convertir la olvidada isla de Naoshima en un lugar de peregrinación para los amantes de la arquitectura gracias a un hotel en plena naturaleza. Un efecto que Bourdais y Albarrán pretenden replicar en el Matarraña. “Nos gusta la idea de participar de alguna manera en el crecimiento local, tanto en la construcción de las obras como en la gestión y el impacto económico de las mismas. Queremos poner este territorio tan agrícola en el mapa turístico”, explica el galerista.

La zona también funciona como un espacio donde exponer obras de arte de gran formato. Un concepto de galería más cercano al punto de encuentro dedicado a la experimentación que al tradicional lugar cerrado que funciona como mero contenedor de obras. “Este mundo tiene que reinventarse, se habla mucho de que el modelo de las galerías está un poco muerto y la gente va cada vez menos. En ese sentido, nosotros tenemos un discurso nuevo porque ponemos el arte en la calle”, justificó Bourdais. En el recinto se encuentran diseminadas las piezas de la exposición Summer Group Show, cuya primera edición se inauguró este viernes. Se trata de una muestra al aire libre que propone un diálogo con la naturaleza y el paisaje. Algunas de las piezas han sido especialmente creadas para la ocasión, se renovarán anualmente y están a la venta para quienes recorran este itinerario de una hora de duración.

Entre las composiciones destacan Cimaise (2010), de Olivier Mosset, constituida por bloques de hormigón dispuestos en forma de esculturas monumentales; Truth Always Appears as Something Veiled (2017), de Héc­tor Zamora, que toma como referencia un dibujo de un laberinto descubierto en Cnido (Turquía), y Animitas (2014), de Christian Boltanski, compuesta por 500 campanas japonesas colocadas según la configuración de las estrellas la noche que nació el artista.

Normas