Los planes de pensiones registran 500 millones de salidas netas desde 2018

El dinero ahorrado en pensiones privadas lleva meses estancado en 111.000 millones

Fondos de pensiones pulsa en la foto

El dinero ahorrado en España en planes de pensiones privados está menguando. Desde comienzos de 2018 hasta el cierre del primer trimestre de 2019, este tipo de instrumentos registró salidas netas de fondos por un importe de 499 millones de euros. Los que se jubilan sacan más dinero del que aportan los que aún están trabajando.

A finales de marzo de 2019, los planes de pensiones individuales acumulaban un patrimonio de 75.000 millones de euros. Sumando los planes de pensiones de empresas y los de los sistemas asociados (promovidos en el marco de un convenio colectivo), la cifra del ahorro privado para la jubilación asciende a 111.000 millones de euros. Exactamente la misma cifra que había a finales de 2017.

Las causas del declive

  • Sueldos. El estancamiento salarial en España hace cada vez más difícil ahorrar, más aún pensando en la jubilación.
  • Disponibilidad. El dinero que se destina a un plan de pensiones no se puede retirar, al menos, hasta transcurridos 10 años.
  • Rentabilidad. Los rendimientos logrados por estos productos en los últimos años han sido pobres. En parte, porque el inversor español ha comprado mayoritariamente planes de pensiones ultraconservadores. Y también por un nivel de comisiones muy alto.

El dinero acumulado en esta partida evoluciona por dos factores: las nuevas aportaciones y retiradas de dinero, y la revalorización (o devaluación) de los activos financieros en que invierten estos vehículos. Hasta 2017, siempre hubo aportaciones netas al sistema, así que entraba más dinero del que salía. Pero desde varios trimestres se ha cruzado la frontera y el sistema pierde recursos. Si algún mes sube algo el patrimonio total, es únicamente porque las inversiones en acciones o bonos han ido bien.

Donde más dinero salió el año pasado fue en los planes de pensiones de empresas. Grandes corporaciones y Administraciones Públicas los crearon hace veinte años pero, con la crisis, se congelaron las aportaciones. A medida que los trabajadores se van jubilando, el sistema se va reduciendo. En el primer trimestre de 2019 también han entrado en terreno negativo las aportaciones a planes de individuales.

“A no ser que el Gobierno decida cambiar el régimen fiscal de los planes de pensiones, para hacerlo más favorable, estos productos están abocados a desaparecer”, apunta Fernando Luque, responsable en España de la firma de análisis financiero Morningstar.

Los planes de pensiones son un producto finalista, pensado para acumular un patrimonio que permita completar la pensión de jubilación. El dinero que se aporta no se puede retirar hasta que pasan por lo menos 10 años (salvo casos de enfermedad grave o paro).

“España es uno de los países con menor tasa de ahorro. Además, se ahorra mucho en ladrillo. La penetración de los productos enfocados a la jubilación es de las más bajas de la OCDE”, explica Ángel Martínez-Aldama, presidente de Inverco, la asociación de las gestoras de fondos de inversión y planes de pensiones.

Otro de los factores que explica el poco tirón de los planes de pensiones son su baja rentabilidad y sus comisiones. El rendimiento medio anual de estos productos en los últimos veinte años ha sido del 2,05% (descontados los gastos), según datos de la propia Inverco. En los planes de pensiones individuales que invierten en Bolsa, el rendimiento medio anual en este periodo ha sido del 0,73%.

“Cuando analizamos los costes asociados a estos productos sí que percibimos que son casi un 30% superiores a sus equivalentes en fondos de inversión”, apunta Luque, de Morningstar. De hecho, ha tenido que ser el Gobierno, a través de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP) quien, por dos ocasiones, se ha visto obligado a reducir en dos ocasiones los máximos legales de comisiones aplicadas por las gestoras de planes de pensiones.

“Si hay poco tirón en los planes de pensiones en España es porque las pensiones públicas son muy generosas. Pero la evolución demográfica indica que no se van a poder mantener los actuales niveles y que tendrán que reducirse”, comenta Eduardo Martínez de Aragón, director de inversiones de VidaCaixa, la mayor gestora de pensiones del país.

Normas