Banca

Bruselas multa con mil millones a Barclays, RBS, Citigroup y JPMorgan por cártel en el mercado de divisas

Operadores de las entidades compartían información y estrategias en foros de mensajería 'online'

Operadores de divisas
Operadores de divisas

La Comisión Europea ha impuesto multas por importe de 1.068 millones de euros a cinco bancos de inversión a los que acusa de pactar sus operaciones en el mercado de divisas, formando de este modo dos cárteles de precios. La sanción más elevada recayó sobre Citigroup (310,8 millones). A él se sumaron RBS (249,2 millones), JP Morgan (228,8 millones), Barclays (210,3 millones) y el japonés Mitsubishi UFJ Financial Group (69,7 millones). Las entidades vieron rebajada su sanción a cambio de comprometerse a no rechazar las acusaciones.

UBS también participó en los pactos, pero evitó la multa de 285 millones por revelar a las autoridades europeas la existencia de los dos cárteles, según informó la institución en un comunicado.

Los operadores de divisas de las firmas citadas intercambiaban información sobre las operaciones de sus clientes que tenían pensado realizar, como el importe y las divisas a cambiar, el diferencial aplicable a determinadas transacciones, sus posiciones de riesgo y otros detalles sensibles sobre las actividades de negociación. Una vez en conocimiento de dicha información privilegiada, tomaban decisiones sobre sus próximos movimientos en el mercado de divisas o, por el contrario, se abstenían temporalmente de establecer órdenes de compra o venta para evitar interferir con las operaciones anunciadas por otro banco. La CE explica que la mayor parte de los traders se conocían personalmente y tenía sus propios foros de mensajería.

La investigación de Brusela revela la existencia de dos infracciones separadas en relación con el comercio al contado de divisas. La primera de ellas, conocida con el nombre de Three Way Banana Split (Banana Split para tres), incluyó a agentes de Bolsa de Barclays, RBS, Citi y JP Morgan entre el 18 de diciembre de 2007 y el 31 de enero de 2013, y se saldó con multas por un importe conjunto de 811,197 millones. El segundo cártel, bautizado como Essex Express, castiga las prácticas anticompetitivas cometidas entre el 14 de diciembre de 2009 y el 31 de julio de 2012 e impone multas por valor de 257,682 millones de dólares a Barclays, RBS y MUFG. En los dos cárteles se condicionaban las operaciones sobre once divisas: el euro, la libra esterlina británica, el yen japonés, el franco suizo, los dólares estadounidense, canadiense, neozelandés y australiano, y las coronas danesas, suecas y noruegas.

“Estas decisiones mandan la señal clara de que la Comisión no tolerará comportamientos colusivos en ningún sector de los mercados financieros. El comportamiento de estos bancos dañó la integridad del sector a expensas de la economía europea y los consumidores”, subrayó la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager. La multa es una de las mayores impuestas por Bruselas, pero está por debajo de los 1.300 millones con los que se multó a varios bancos por manipular el euríbor, o de los 3.800 millones aplicados sobre un cártel de fabricantes de camiones.

Las manipulaciones del mercado de divisas están siendo investigadas por distintas autoridades desde al menos 2013. Según Bloomberg más de una docena de entidades han sido sancionadas con 10.500 millones de euros, más otros 2.000 millones de indemnizaciones. La ex fiscal general de Estados Unidos calificó de "descarada" la forma con la que estas entidades mostraban los indicios de colusión.

La información compartida en los foros por parte de los bancos sancionados se refería a órdenes de clientes, posiciones abiertas, horquillas de precio entre compra y venta o planes de futuras operaciones. En ocasiones los traders acordaban detener una operativa en concreto para evitar interferencias con otro implicado.

JP Morgan ha asegurado estar agradecida de poder cerrar este caso que, asegura, "se relaciona con la conducta de un individuo". "Desde entonces hemos hecho notables mejoras en el control", añade. MUFG apuntó, en esta misma línea, que "estamos comprometidos con asegurar la integridad y el cumplimiento de las normativas, y hemos tomado medidas para que esto no ocurra de nuevo". Citi, Barclays y RBS no hicieron declaraciones, según Bloomberg.

Normas