La tensión comercial dispara la expectativa de rebaja de tipos en EE UU a fin de año

Los futuros dan un 73% de probabilidades. El alza de tarifas también tendría un efecto inflacionista que el mercado desdeña

La tensión comercial dispara la expectativa de rebaja de tipos en EE UU a fin de año pulsa en la foto

La escalada de tensión comercial entre Estados Unidos y China que estalló la semana pasada se ha recrudecido y ha puesto patas arriba el mercado financiero. Junto a las intensas caídas bursátiles, las mayores desde la corrección de diciembre, los futuros están descontando con muchas más probabilidades que la Fed recortará tipos a finales de año para contrarrestar el impacto que pueda llegar a tener la escalada arancelaria.

El mercado asigna ahora un 73% de opciones a un recorte de tipos de un cuarto de punto en la reunión de diciembre, frente al 50% de probabilidades que contemplaba el 3 de mayo, con anterioridad a que Trump lanzara los primeros tuit en los que apuntaba a un alza de aranceles a China. La opción para un recorte de tipos en la reunión de enero del próximo año también se ha disparado desde el 55% previo a las amenazas de la Casa Blanca al 77% actual, muy lejos de la hoja de ruta dibujada por la Fed en la que apunta a una única subida del precio del dinero en 2020.

Los inversores aguardan por tanto una vez más a que el banco central estadounidense acabe plegándose al temor de los inversores a una desaceleración económica más profunda a causa de la escalada proteccionista. La Fed ya viró el rumbo de su política monetaria en marzo, al renunciar a nuevas subidas de tipos este año y limitar a una sola las del año próximo. No en vano, uno de los grandes temores de los inversores es que el derrumbe del precio de los activos sea de tal calibre que termine por impactar en la confianza de los ahorradores, con su dinero depositado en acciones y bonos, y en el consumo, un extremo que se contempló en diciembre y que influyó en el cambio de discurso de la Fed y del BCE.

Escenario negativo

En esta ocasión, el mercado de futuros sobre los tipos de interés vuelve a anticiparse a un escenario negativo, obviando incluso el efecto inflacionista que las subidas de aranceles también tendrían en los precios de bienes de consumo en Estados Unidos.

Citi reconoce que sería posible que la escalada proteccionista entre Estados Unidos y China provoque un recorte de tipos por parte de la Fed, aunque no considera que sea el escenario más probable. El banco estadounidense recuerda lo vivido a finales de 2018, cuando un rápido deterioro de las condiciones financieras desembocó en políticas monetarias más acomodaticias. “Pero para recortar tipos, sería necesario ver una ralentización en la actividad que simplemente, no se está materializando en los datos. Creemos que no es tan probable un recorte de 25 puntos básicos en los tipos a finales de 2019 como se está descontando”, añade el banco.

Pendientes de la Bolsa

La magnitud de las caídas bursátiles que puedan producirse es en todo caso un factor determinante y los gestores sí prevén actualmente que la Fed recorte tipos si el S&P retrocede a los 2.305 puntos, según revela la última encuesta de Bank of America Merrill Lynch publicada ayer. Es decir, si cae cerca del 20% desde los niveles actuales.

La magnitud de una corrección en Wall Street puede volver a influir en la política de la Fed, como sucedió tras la caída de diciembre

“Una escalada en la guerra comercial puede justificar el recorte de los tipos de interés que el mercado lleva apuntando”, señala Axa IM. La gestora francesa calcula que si el alza de tarifas llega a tener un impacto negativo en el PIB estadounidense, de entre el 0,25% y el 0,5% en dos años, será motivo suficiente para que Powell relaje su política. Aun así, su escenario actual es que no haya cambio de rumbo en la Fed este año y que la actividad económica en EE UU sea lo bastante fuerte para garantizar una subida de tipos el año próximo.

Goldman Sachs sigue confiando en que un acuerdo comercial entre Estados Unidos y China será posible a finales de este año, si bien reconoce que, a la vista de las renovadas tensiones, la probabilidad de que Washington termine por imponer aranceles a productos chinos por 300.000 millones de dólares –grabando así la totalidad de las importaciones– se ha elevado estos días al 30%.

Pero el banco advierte también de que ante una escalada arancelaria, la guerra comercial podría tener un impacto en el PIB estadounuidense de hasta el 0,4% y elevar la inflación por encima del 2% el año próximo, al trasladarse el alza de aranceles a un encarecimiento de los productos importados. En ese caso, la previsión no es de recorte sino de subida de tipos, tal y como la Fed ha avanzado para 2020.

En AFI puntualizan que, ante la declaración de una guerra comercial abierta y la llegada de una recesión, la Fed respondería con un recorte no ya de 25 puntos básicos sino de 200 y que la probabilidad actual que da el mercado a esa rebaja en la reunión de diciembre es la suma de posiciones, las de quienes no prevén apenas deterioro económico y las de quienes sí lo esperan, ahora con más intensidad.

Normas