Fridman espera lograr más del 50% de Dia y conseguir el sí de la banca esta semana

El acuerdo de financiación está listo a falta de la luz verde de Santander

Dia opa
Mijail Fridman, fundador de Letterone, primer accionista de Dia con el 29% del capital.

El culebrón de Dia está a punto de terminar con una victoria del inversor ruso Fridman. Y, pese a que ha retirado la aceptación mínima, fuentes financieras confirman que el porcentaje con el que contará una vez concluida su opa a 0,67 euros por acción superará el 50% frente al 29% actual. La banca espera firmar la refinanciación esta semana.

La anulación del umbral de aceptación de la opa aprobado el lunes por la CNMV da la oportunidad a los minoritarios de permanecer en Dia sin que su falta de concurrencia provoque que la empresa quiebre. Bien es verdad que quienes confíen en los planes de Fridman tendrán que acudir a la ampliación de capital que propone el inversor ruso con unos 0,8 euros por título para no diluirse. Si no contribuyen al rescate, su peso se hundirá  en torno a un 90% con la emisión de más de 5.200 millones de acciones nuevas, frente a los 622 millones actuales, debido a que el precio de la ampliación de 500 millones comprometida por el inversor ruso será, previsiblemente, a 0,1 euros por título. Fuentes conocedoras de las intenciones de Letterone aseguran que una eventual opa de exclusión no está encima del tapete.

DIA 0,47 -0,74%

Queda el visto bueno de los acreedores bancarios, entre los que destaca Santander: todavía falta su bendición al acuerdo. Las fuentes financieras consultadas confían en que, pese a todas las dificultadades, la refinanciación logre cerrarse esta misma semana.

Fridman confía en controlar el grupo de supermercados con total suficiencia el 13 de mayo, cuando termina el plazo de aceptación. Y está dispuesto a anticipar capital a través de un crédito participativo para solventar los fondos propios negativos, con el objetivo de resolver este tema antes de la fecha límite, fijada en principio para el día 20, dos meses después de la junta. Los acreedores financieros tenían previsto reunirse ayer, pero la cumbre fue finalmente aplazada. "Estamos en la recta final de la negociación que se ha ido alargando al compás de la opa, solo queda que se pronuncie Santander", explica una persona conocedora de las negociaciones.

En el comité negociador de las 11 entidades que permanecen en el sindicato están el banco que preside Ana Botín, BBVA, Société Générale y Barclays. Commerzbank ha dado entrada a hedge funds, que le han comprado deuda por unos 70 millones de valor nominal con un descuento en el entorno del 50%. El bajo precio al que han entrado estos inversores oportunistas posibilitará que no haya fricciones con ellos en la firma del acuerdo.

Las fuentes consultadas son optimistas y prevén que el acuerdo se rubrique esta misma semana. Las peticiones iniciales de Fridman han sido aceptadas, ante el deseo de que Letterone asegure la inmediata inyección de 500 millones de euros de capital en Dia, que le darán la oportunidad de revertirsu situación de insolvencia y de falta de liquidez. Ese dinero en forma de fondos propios supone además un escudo para los acreedores en caso de que la evolución del grupo de supermercados finalmente se tuerza.

El acuerdo incluye que los créditos sindicados por 912 millones de euros se aplazarán hasta marzo de 2023 y que Dia no tendrá que amortizar de manera anticipada ni un solo euro de los préstamos. El dinero que obtendrá con las ventas de Clarel y de Max Descuento, por alrededor de 100 millones de euros según las estimaciones más optimistas, se utilizará para poner en marcha su plan de negocio, que prevé flujo de caja negativo durante los dos primeros años. Fridman prevé consumir entre 200 y 250 millones de euros solo en inversiones.

El caballo de batalla está en la liquidez adicional. Cuando Letterone anunció la oferta, Stephan DuCharme, el hombre de Fridman encargado de llevar a buen puerto la compra de Dia, solicitó que los bancos restituyeran 170 millones de financiación a proveedores que le habían retirado al grupo a finales del año pasado, tras presentar una advertencia sobre beneficios (profit warning) el 15 de octubre.

El pasado 17 abril elevó su apuesta al pedir 380 millones debido "al grave deterioro de los resultados y de las consiguientes dificultades de liquidez". El esquema diseñado por Letterone y aprobado por la mayor parte de las entidades es que los acreedores que aporten el dinero nuevo gocen de garantías adicionales.

Otra de las urgencias es el vencimiento de bonos por 305,7 millones el 22 de julio. Subieron ayer hasta el 90% del nominal desde el 88% del lunes. Fridman sopesa refinanciar esa deuda. Las acciones se dispararon un 5,35%, hasta 0,669 euros.

Normas