Ariel Bezalel: “Es posible que el BCE tenga que volver a comprar activos. La próxima vez, acciones”

Cree que la zona euro va a un entorno de tipos bajos como Japón. Apuesta por Codere y recela de la deuda de los bancos españoles por su posición de capital

Ariel Bezalel, director de estrategia de renta fija de Jupiter AM
Ariel Bezalel, director de estrategia de renta fija de Jupiter AM

Su visión del momento económico actual es una de las que explica que el mercado no refleje en absoluto la posibilidad de un alza de tipos en la zona euro este año, y a duras penas el próximo. Con dos décadas de trayectoria en la gestión de fondos, Ariel Bezalel, director de estrategia de renta fija de la gestora británica Jupiter, cree que la eurozona se dirige a un horizonte a la japonesa, con un larguísimo periodo de tipos bajos y estímulos monetarios sin fin. Su diagnóstico es el que dominó en el ánimo del mercado a finales de 2018: la recesión económica es probable en 2020 y Estados Unidos y China están dando señales para ello. El fondo de renta fija que gestiona, el Jupiter Dynamic Bond, tiene un patrimonio que ronda los 6.000 millones de euros y gana en el año el 2,5% –tras perder el 2,9% el pasado–, una marca que Bezalel aspira a conservar a finales de un 2019 que prevé volátil.

¿Cómo interpreta que el BCE haya decidido ya retrasar el alza de tipos y dar más liquidez a la banca?

El recorte en las previsiones de crecimiento del BCE no nos ha sorprendido. Si miramos los datos económicos de la zona euro, están influenciados por un solo lugar, China. Es el motor de crecimiento global y clave para países como Alemania. Creo que el BCE es aún demasiado optimista sobre el crecimiento. Lo destacable es que está tomando medidas para ayudar a la economía, aunque tiene un gran problema ahora porque acaba de finalizar el programa de compras de deuda y retomarlo de forma inmediata sería muy embarazoso.

¿Cree que la economía se va a deteriorar hasta el punto de que sea necesario retomar las compras de deuda?

Hay mucha resistencia al QE, hay quien argumenta que parte de los populismos de la zona euro se deben a este programa, que ha animado los precios de los activos de riesgo, que están en manos de la parte más rica de la sociedad. Pero creo que el QE puede ser necesario, incluso este año. Es una posibilidad real, la de una nueva ronda de estímulos para impulsar el crecimiento. Aunque el BCE tiene la limitación del porcentaje de bonos de cada país que puede comprar. La próxima vez podría adquirir acciones, como ya hizo el Banco de Japón.

¿No hay opción alguna entonces para una subida de tipos?

Creo que vamos a ver un periodo extremadamente largo de tipos bajos en la zona euro, como en Japón. Estamos viendo una japonización en Europa, será muy difícil subir los tipos por la desaceleración en China, por el menor crecimiento global, por el riesgo político…

"La probabilidad de una recesión es mayor de lo que la gente cree. El mercado se va a ver sorprendido”

¿Y en EE UU? ¿Terminó ya el ciclo de alzas de tipos de interés?

En la segunda parte del año esperamos una rebaja de tipos en Estados Unidos, aunque en el corto plazo el dólar puede sorprender con nuevos ascensos. Pero los datos de inflación están siendo más débiles y los mejores días del mercado laboral de EE UU ya los hemos visto, ha habido anuncios de recortes de empleo, especialmente en el sector minorista. Creo que la economía de EE UU no es tan fuerte como muchos piensan. Y tiene el problema de una elevada deuda, no tanto pública sino corporativa.

¿Prevé una recesión en 2020?

La probabilidad de una recesión es mayor de lo que la gente cree. Será más probable ver las evidencias de ello en 2020. El mercado se va a ver sorprendido. China se está debilitando y tiene una burbuja de crédito. Hay un riesgo importante de una fuerte devaluación del yuan.

¿Cómo gestiona su fondo ante tal escenario? ¿Cuáles son sus posiciones clave?

La mitad de la cartera es deuda soberana de EE UU y australiana – tras la reunión del BCE también hemos comprado deuda italiana– y la otra mitad, una selección minuciosa de deuda corporativa desde investment grade a high yield, donde tomamos posiciones solo en compañías que nos dan confianza. Nos gusta mucho la española Codere, es uno de nuestros valores predilectos. Nos gusta su negocio, su diversificación geográfica, la reestructuración de deuda que hizo ha funcionado muy bien, el equipo gestor está haciendo un trabajo excelente. En emergentes también hay que ser muy cuidadosos. Hemos comprado bonos soberanos de Polonia y República Checa. Rusia es uno de los países que más nos gustan y donde estamos tomando exposición.

¿Qué le pareció la decisión de Santander de no amortizar sus cocos?

Santander dio indicaciones de que iba a amortizarlos y luego no lo hizo, lo que no estuvo bien. No ha tenido gran impacto en el mercado, aunque su decisión y la posibilidad de que otros bancos decidan lo mismo hace que haya que ser más cuidadoso de cara al futuro. No tenemos más del 2% del fondo en cocos, de bancos británicos y suizos muy bien capitalizados. Hay que ser prudentes. Las cotizaciones no han ido bien en la banca europea el último año y eso indica que los cocos pueden sufrir. En deuda de bancos españoles tenemos una pequeña exposición porque apreciamos que pueden no tener suficiente capital para afrontar el momento actual.

Normas