Liberbank desconfía de las intenciones de Abanca y no prevé analizar su oferta

El consejo de la asturiana cree que la oferta carece de rigor

Oficina central de Liberbank en Oviedo.
Oficina central de Liberbank en Oviedo. EFE

Abanca va a tener serias dificultades para acceder antes del próximo viernes a la información confidencial de Liberbank que reclama como condición para hacer firme su oferta de compra. El consejo de administración de Liberbank, integrado por cuatro consejeros independientes, seis de los accionistas y uno ejecutivo, el consejero delegado Manuel Menéndez, no tiene intención, por el momento, de analizar la oferta de compra a 0,56 euros por acción avanzada por Abanca el pasado viernes. No consideran que el anuncio de la entidad que preside Juan Carlos Escotet sea siquiera una oferta, razón por la que seguirán las negociaciones en exclusiva para la fusión con con Unicaja.

 Fuentes cercanas a la entidad mantienen que la oferta realizada por Abanca no puede considerarse un anuncio oficial de opa, ya que concurre en varias irregularidades. Entre ellas, no explica cómo se podría financiar la posible opa, valorada en cerca de 1.700 millones de euros. También destacan las distinciones entre unos accionistas y otros al ofrecer a unos la posibilidad de elegir entre metálico o acciones en la operación (en el caso de las fundaciones, según se puede interpretar en el hecho relevante del viernes), o solo efectivo. En la entidad tampoco entienden cómo Abanca pretende pedir las cuentas de Liberbank sin ningún compromiso. Por estas razones es posible que el consejo de administración de Liberbank ni siquiera estudie la propuesta de la firma gallega, a menos que amplíe la información.

No obstante, fuentes financieras precisan que, pese a las reticencias de la cúpula, “la operación está acorde a la normativa, y hay accionistas que están dispuestos a vender”. La operación, de hecho, fue comunicada hace semanas al Banco de España.

Tras el primer hecho relevante remitido el viernes por Abanca a la CNMV, en el que confirmaba contactos con los principales accionistas de Liberbank, el banco señaló que no había recibido por parte de la entidad gallega “ninguna oferta concreta” y se remitía a recordar las negociaciones de fusión que mantiene con Unicaja y que anunció el pasado 12 de diciembre.

La balanza la decantarán los grandes accionistas de Liberbank, un núcleo duro que controla más de la mitad del capital. El primer inversor es el fondo Oceanwood, con el casi 17% del capital (el 9% a través de derivados), la familia Masaveu, con el 5,5%, el empresario mexicano Tinajero, que controla el 7,4% y las tres fundaciones de la excaja de ahorros (la de Santander y Cantabria, la de Extremadura y la de Asturias), que suman el 24,3%. Según fuentes cercanas a Liberbank, el principal accionista, la Fundación Cajastur, es contraria a los planes de Abanca, posición que se suma a la de la cúpula del banco.

La respuesta de la acción

Liberbank reaccionará hoy al segundo hecho relevante enviado por Abanca el viernes, al cierre de mercado, en el que hacía importantes puntualizaciones en su oferta de compra.

La entidad gallega avanzaba que, de no tener acceso a información confidencial de Liberbank antes del 1 de marzo, la oferta puede quedar sin efecto. Abanca afirma que le bastaría con tres semanas para analizarla.
Su plan pasa por excluir de cotización a Liberbank y sacar posteriormente al mercado la nueva entidad fusionada.

Liberbank subió en Bolsa el viernes el 19,9% pero quedó a un 19,1% del precio que ofrece Abanca.

Normas