Banca

Unicaja y Liberbank retrasan hasta abril la confirmación de su canje de fusión

Los bancos de inversión alargan el proceso de due diligence, mientras el BCE limitará los poderes de Azuaga como futuro presidente

Manuel Azuaga, presidente de Unicaja
Manuel Azuaga, presidente de Unicaja

Nuevo retraso en el calendario para la fusión de Unicaja con Liberbank. La realización y posterior revisión de las respectivas due diligences se ha vuelto a ralentizar, explican fuentes conocedoras de las negociaciones iniciadas por las dos instituciones financieras. “Este análisis es fundamental y estrictamente necesario antes de dar otros pasos destacados”, añaden estas mismas fuentes.
Estos informes podrían estar terminados no antes de finales de febrero (primero se esperaba que fuera a mediados de enero, luego en febrero, como ya informó CincoDías, y ahora a finales de este mes).

Tras ello, vendría el análisis de los mismos, y sería entonces, y de no haber elementos significativos derivados de este examen, cuando se confirmaría la ecuación de canje inicialmente previsto del 60% para Unicaja y del 40% para Liberbank. Las valoraciones están siendo realizadas por Mediobanca y Deutsche Bank. Aunque más importante aún es confirmar la viabilidad de la operación, señalan otras fuentes también conocedoras de los análisis que se están llevando a cabo de esta operación de fusión.

Estas mismas fuentes explican que no será ahora hasta abril cuando los bancos de inversión finalicen definitivamente la ecuación de canje. Y tras este análisis habría que realizar la opinión de un tercero, conocida como fairness opinion (una opinión independiente y experta, de un agente externo, sobre el precio adecuado de una transacción).

De esta forma, hasta que no finalicen estas due diligences y su verificación “no tiene sentido hablar ahora de calendario. Todo se ha retrasado”, explica una fuente financiera.

Liberbank y Unicaja, de hecho, tenían previsto hacer coincidir las juntas de accionistas en abril en las que se aprobasen sus resultados de 2018 y dividendo, para someter a aprobación también esta operación de fusión. Ahora, sin embargo, se retrasa todo varios meses, ya que no se esperan que los consejos de administración de ambas entidades aprueben esta operación corporativa hasta mayo como muy pronto (hace unas semanas se hablaba de marzo), aunque no hay fecha prevista en estos momentos.

A todos estos puntos que quedan todavía por concretar también está el asunto de la gobernanza. Parece que las dos partes están de acuerdo en que Manuel Azuaga, actual presidente de Unicaja, ocupe el mismo cargo en la entidad resultante, mientras que Manuel Menéndez, consejero delegado de Liberbank, tendría el mismo puesto en el futuro banco. Eso sí, Azuaga tendría sus funciones de presidente limitadas, conforme a las directrices del Banco Central Europeo.
La operación de integración, así, no se aprobaría hasta la segunda parte de este año, y comenzaría a ponerse en marcha hasta casi 2020, subrayan fuentes financieras.

Normas