Brexit

Tres diputadas conservadoras dejan a May y se van al Grupo Independiente

Se unirán a los siete laboristas disidentes que dejaron el partido ayer

Sarah Wollaston, una de las tres diputadas que ha dejado el partido conservador.
Sarah Wollaston, una de las tres diputadas que ha dejado el partido conservador. AFP

Las diputadas conservadoras Heidi Allen, Anna Soubry (ex ministra) y Sarah Wollaston, presentaron este miércoles su dimisión del partido liderado por la primera ministra del Reino Unido, Theresa May, y anunciaron que se unen al nuevo Grupo Independiente de la Cámara de los Comunes.

Las parlamentarias siguieron así los pasos de los ocho laboristas Luciana Berger, Chuka Umunna, Mike Gapes, Ann Coffey, Angela Smith, Chris Leslie, Gavin Shuker y Joan Ryan que abandonaron esta semana también su formación política y formaron este nuevo grupo.

Las conservadoras justificaron su decisión en la "desastrosa" gestión del Brexit que esta haciendo el Gobierno conservador, a quien acusan de no ser capaz de plantar cara a los unionistas norirlandeses y al Grupo de Estudios Europeos, la facción de euroescépticos liderada por Jacob Rees-Mogg que ha liderado la oposición al acuerdo firmado por May.

La primera ministra ha afirmado poco después que su labor es llevar a buen puerto al Brexit, si bien ha admitido que el proceso es muy complejo y ha provocado desacuerdos en el partido. May se ha declarado "entristecida" por la decisión.

La salida de tres diputados estrecha aún más el control de May sobre la Cámara de los Comunes. El partido conservador tiene ahora 313 diputados en una cámara de 650, a los que se suman los 10 del partido unionista DUP. Dado que algunos portavoces no vota, los analistas calculan una estrecha mayoría de siete diputados para May. No obstante, las diputadas salientes han votado contra el Gobierno en las sesiones sobre el Brexit.

La decisión puede debilitar la capacidad de negociación de May, que insiste en arrancar alguna concesión de Bruselas con el convencimiento de que así podría sacar adelante el acuerdo en el Parlamento. Bruselas, por su parte, rechaza cualquier renegociación, y hoy el portavoz Margaritis Schinas ha insistido en que la UE está preparada para cualquier escenario, incluyendo un Brexit sin acuerdo.

Comparecencia en los comunes

Horas después, May, en su comparecencia semanal en la Cámara de los Comunes, expuso sus prioridades cara a la reunión que tendrá esta tarde en Bruselas con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. A preguntas del líder de la oposición, Jeremy Corbyn, May explicó que quiere obtener cambios en la salvaguarda, destinada a evitar una frontera en la isla de Irlanda tras el "brexit", que satisfagan "a la gente de Irlanda e Irlanda del Norte, y aborden las inquietudes del Parlamento" de Londres.

"Lo que interesa son cambios legalmente vinculantes", para que su acuerdo pueda ser aprobado por los Comunes y el país salga del bloque en la fecha prevista, señaló. May dijo que Londres y Bruselas exploran tres posibilidades: sustituir la salvaguarda por "arreglos alternativos" como pidió el Parlamento, poner fecha de caducidad a la polémica cláusula o introducir un mecanismo que permita al Reino Unido rescindirla de manera unilateral.

Pese a la insistencia de Corbyn, la primera ministra rehusó descartar la posibilidad de salir de la UE sin pacto. Subrayó que hay solo dos vías para evitar ese desenlace, la de aprobar su acuerdo -rechazado por el Parlamento el 15 de enero- o la de retrasar la fecha de salida lo que, advirtió, significa "permanecer en la UE".

 

 

Normas