Deutsche Bank cree que una coalición PP, Ciudadanos y Vox sería “bienvenida” por el mercado a corto plazo

Los expertos creen que la inestabilidad política en España tendrá un impacto limitado en la Bolsa por los múltiples frentes abiertos a escala global

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. EFE

Parece que España está abocada a unas elecciones generales anticipadas tras el bloqueo de los Presupuestos Generales del Estado para 2019 de Pedro Sánchez. Está previsto que el presidente del Gobierno anuncie este viernes la fecha de los comicios, que probablemente serán el próximo 28 de abril, el primer domingo tras las vacaciones de Semana Santa, aunque también se barajan el 14 de abril o el 26 de mayo, coincidiendo con las elecciones municipales, autonómicas y europeas. De momento, el fracaso de las cuentas públicas y el posible cambio de rumbo político en España apenas ha afectado a la Bolsa española.

Los expertos señalan que, aunque las incertidumbres siempre traen consigo tensión, los mercados están ahora más pendientes que nunca de múltiples factores a escala global, como la guerra comercial, la desaceleración económica y el Brexit, y los temas domésticos quedan cada vez más en un segundo plano, de manera que el impacto de un adelanto electoral en España será limitado. Además, tras varios años de agitación política por Cataluña y de un Congreso fragmentado, los inversores están más acostumbrados a estos escenarios y han aprendido a reaccionar de manera más comedida.

Un informe de Deutsche Bank señala que las encuestas más recientes muestran que el PSOE de Sanchez sería el primer partido político en intención de voto, pero quedaría muy por debajo de conseguir una mayoría para formar Gobierno. Tampoco lograrían mayorías el resto de partidos, de manera que España volvería a vivir el desafío de tener que tejer alianzas para tener un Ejecutivo. Las encuestas apuntan a que Ciudadanos, PP y Vox sumarían escaños suficientes para alcanzar una mayoría de asientos en la Cámara Baja, una coalición de centro-derecha que, según la entidad, "probablemente sería bienvenida por el mercado a corto plazo". Pero, a medio plazo, sería la capacidad del partido reformista de Albert Rivera de marcar agenda y de integrar a los partidos históricos para lograr consensos la que influiría en la evolución de la Bolsa, dice el informe.

Deutsche Bank advierte de que las tensiones políticas en torno a Cataluña podrían intensificarse en los próximos meses pero, de ser así, la respuesta de las autoridades más probable sería una muy similar a la aplicada en el otoño de 2017, cuando se activó el artículo 155, lo que "limitaría mucho el impacto de la incertidumbre política en la economía y en los mercados". En todo caso, la firma cree que España parece resistente a la ralentización económica de otros países de su entorno y también a la propia inestabilidad política. 

Ismael de la Cruz, analista de Investing.com, asegura que un adelanto electoral "antaño sí hubiese tenido un mayor impacto en el mercado español, pero la madurez de los inversores hace que ya no se reaccione con la misma virulencia que antes y ahora se intenta poner en contexto cada asunto y darle la valoración medianamente objetiva que tiene".

Añade que el nuevo Gobierno que salga de las urnas va a tener que seguir haciendo frente a dos cuestiones muy complicadas, como son el independentismo catalán y las alianzas para formar Gobierno, pero que no son novedosas para los inversores. "Es cierto que toda incertidumbre influye en los mercados, pero no es algo nuevo y estos dos problemas ya los tenía el actual Gobierno, por lo que no debería de coger por sorpresa a nadie llegado el momento".

Aitor Méndez, analista de IG, sí cree que la inestabilidad política es algo que nada gusta a los inversores, "que se temen que las elecciones dejen un resultado a la italiana con muchas dificultades para formar Gobierno". Así, a su juicio, la convocatoria de comicios "inquieta" a los sectores más regulados de la Bolsa española. "Estas situaciones sientan especialmente mal a los sectores más expuestos a los cambios regulatorios que acometan los gobernantes entrantes, como puedan ser el de las utilities o el sector financiero".

Por su parte, la agencia de calificación de riesgo Moody's sostiene que, ante el posible adelanto de las elecciones, lo mejor para España sería un gobierno con mayoría estable, sólido e "idealmente con una plataforma de reformas". No obstante, recuerda que la falta de un gobierno de mayoría no ha dañado la economía española en los últimos años y, a corto plazo, la incertidumbre "no debería afectar".

Normas