Entrevista al gestor de Columbia Threadneedle

Amit Kumar: “Apostamos por compañías que duplican ganancias en cinco años, como Amazon y Google”

En el sector financiero elige a Berkshire Hathaway, JP Morgan y Bank of America

Amit Kumar, gestor de Bolsa estadounidense de Columbia Threadneedle
Amit Kumar, gestor de Bolsa estadounidense de Columbia Threadneedle

Con el sector tecnológico en el punto mira después de la corrección sufrida en 2018, Amit Kumar, gestor especializado en Bolsa estadounidense de Columbia Threadneedle, cree que siguen existiendo oportunidades interesantes. Eso sí, advierte de que no todo vale. Después de la volatilidad vivida en 2018 y los fuertes ascensos del mercado estadounidense en los últimos años, la selección se hace cada día más oportuna. Solo en el primer mes del año, la gestión de sus dos fondos está siendo muy fructífera. En el fondo de perfil más conservador (American Absolute Alpha) lleva acumuladas unas ganancias del 3% frente al 13% que registra el American Extended Alpha.

A la hora de seleccionar compañías en las que invertir, ¿en qué se fija?

Nos decantamos por componentes de calidad, entendidos estos como compañías con la capacidad de duplicar sus ganancias en cinco años. Es decir, según nuestra tesis elegimos empresas que tienen la capacidad de elevar en más de un 15% sus ganancias cada año. Este incremento puede venir de adquisiciones, desarrollo de nuevos productos o simplemente de la capacidad de elevar la capacidad de producción. Las empresas calificadas como componentes de calidad han sido responsables de más del 60% de los rendimientos del fondo en los últimos cuatro años. Nuestro enfoque de inversión nos permite ser agnósticos con respecto al crecimiento tradicional o al valor múltiple.

¿Sigue habiendo valor en la Bolsa estadounidense?

Sí, sigue habiendo valor en el mercado bursátil de EE UU, el problema es que no es un valor generalizado, sino que se concentra en determinados sectores, como el energético, tecnológico, de salud, financiero y de consumo discrecional.

Después del rally vivido por las tecnológicas en los últimos años, ¿hay opciones interesantes? ¿Cuáles son las principales posiciones de su cartera?

Las correcciones sufridas el último trimestre de 2018 han dejado opciones de inversión interesantes, pero hay que analizar compañía a compañía. No vale todo. Nuestras principales posiciones dentro del sector tecnológico a largo plazo están concentradas en Facebook, Apple, Amazon, Netflix, Google, pues consideramos que son buenos representantes de lo que calificamos como componentes de calidad. Facebook, por ejemplo, en el último trimestre aumentó sus ingresos un 30%. No obstante, no vemos estas compañías como un grupo, sino que las analizamos por separado.

Tras el profit warning lanzado por Apple hace apenas dos meses, ¿le siguen viendo recorrido a la acción?

Vendimos nuestra posición en Apple el año pasado, pero tras revisar a la baja las estimaciones decidimos entrar en la compañía, aprovechando las caídas. Apple cuenta con un flujo de caja, una rentabilidad por dividendo atractiva y 300.000 millones de dólares en balance. Con estos fundamentales creemos que cotiza a unos múltiplos atractivos.

¿Y qué valores le gustan fuera del sector tecnológico?

Dentro de las representantes del sector salud nos gusta Celgene, una empresa centrada en los tratamientos contra el cáncer, aunque nuestra mayor posición dentro del fondo está en Berkshire Hathaway. La lista la completan firmas de corte financiero como JP Morgan, Bank of America y BNC Financial Group.

El año pasado fue un ejercicio complicado para la inversión. Sin embargo lograron obtener rentabilidades positivas en su fondo conservador American Absolute Alpha (0,11%) frente a las pérdidas del 2,79% del otro vehículo. ¿Cómo los gestionaron?

Tanto en el fondo conservador como el destinado para los inversores más arriesgados (American Extended Alpha) invertimos en las mismas compañías de calidad así como en aquellas que consideramos que están baratas. La diferencia reside en la gestión. En el primero nos marcamos como objetivo primordial preservar capital y para ello una de las estrategias que mejor nos ha funcionado hasta el momento son las posiciones cortas, especialmente en los momentos de mayor inestabilidad como el año pasado. La volatilidad de este producto es muy baja frente al otro vehículo, que se mueve en función del mercado.

¿Cómo ven las negociaciones entre China y EE UU? ¿Son optimistas?

Es complicado, pero nos mostramos positivos con el acercamiento. Creemos que se han dado señales positivas en asuntos tan importantes como la propiedad intelectual. Nuestro escenario base contempla un enfriamiento de las tensiones que servirá de impulso al mercado.

¿Cuáles son los principales riesgos para este año?

En los últimos meses se está hablando mucho de recesión e incluso en 2018 se aludió a los países emergentes como un foco de inestabilidad para los próximos meses. Sin embargo, creemos que el principal riesgo sistémico para los mercados reside en el elevado endeudamiento de los países. Descartamos una recesión para este ejercicio.

Normas