La británica Grosvenor redobla su apuesta por las viviendas de lujo en Madrid

Prevé invertir otros 200 millones en 18 meses para adquirir nuevos inmuebles

James Raynor, consejero delegado de Grosvenor Europe
James Raynor, consejero delegado de Grosvenor Europe

Madrid sigue siendo un destino muy atractivo para las constructoras extranjeras, especialmente las ligadas a la promoción de edificios de lujo. Pese a la escalada de precios experimentado por el suelo y la vivienda en los últimos años, las tarifas de Madrid están muy por debajo de la de otras ciudades europeas como Londres o París. “Los precios en Londres o París se han duplicado desde que estalló la crisis en 2008. En Madrid, todavía no han llegado a los niveles previos a la crisis y esa es la razón por la que hemos redoblado la apuesta por el mercado español”, asegura James Raynor, consejero delegado de Grosvenor en Europa, en una entrevista con Cinco Días.

Pese a que la compañía lleva trabajando 20 años en Madrid no fue hasta 2015 cuando arrancó la actividad en la que ahora mismo se ha volcado: la promoción de viviendas de lujo. Desde esa fecha ha invertido 200 millones de euros en la compra de terreno, la construcción y la reforma de los edificios y el objetivo para los próximos dieciocho meses es incluso duplicar ese gasto. “Espero que lleguemos a 300 o 400 millones en los próximos 18 meses. Queremos comprar tres o cuatro edificios. Nuestro objetivo es estabilizar el negocio en España desarrollando nuevos proyectos”, recalca Raynor.

El precio medio de las viviendas se sitúa entre 8.000 y 10.000 euros por metro cuadrado

Esta inversión está siendo canalizada a través de la joint venture que han constituido específicamente para el mercado español con la malaya Amprop, tal y como han hecho en otras localizaciones como Londres o Tokio. “Somos una compañía muy conservadora, no estamos dispuestos a asumir muchos riesgos, pero queremos crear un portfolio. Por eso nos hemos alíado con Amprop en una relación estrictamente financiera: aportan capital a nuestro capital”.

El grupo constructor ya promueve cuatro edificios residenciales en la capital

La promotora británica cuenta en la actualidad con una cartera de cuatro proyectos en Madrid. El más antiguo es un solar en la calle Jorge Juan, en el barrio de Salamanca, en el que se está levantando un edificio con seis apartamentos de lujo y un jardín de 650 metros cuadrados en pleno centro de Madrid, muy cerca del parque de El Retiro. El consejero delegado en Europa destaca que la mitad de los compradores son españoles y la otra mitad son latinoamericanos, aunque todos ellos responden a un mismo perfil. “Son profesionales que han comprado la casa para pasar temporadas y combinarla con otro lugar de residencia”, explica. Los otros tres proyectos están situados en el barrio de Chamberí con distintas particularidades. “El edificio adquirido en la calle General Arrando cuenta con protección y se va a mantener íntegra la fachada, mientras que se va a proceder a la reforma integral de interior. El inmueble de la calle Modesto Lafuente era un edificio de oficinas de 3.000 metros cuadrados, muy desaprovechado, sobre el que se harán 13 apartamentos, mientras que el solar de la calle García de Paredes acogerá otro edificio”.

El impacto de la crisis en Cataluña


Trasvase. El consejero delegado de Grosvenor recalca que el traslado de inversiones del sector inmobiliario desde Castaluña a Madrid o Valencia puede acelerarse si la crisis abierta desde octubre de 2017 no se reconduce. “Hay una posibilidad de que esto provoque un mayor traslado de la inversión inmobiliaria a Madrid y otras autonomías”, recalca.

Precio. Si las estadísticas oficiales de Fomento fijan el precio medio del metro cuadrado en Madrid en torno a los 2.500 euros, el de las promociones de Grosvenor multiplica por cuatro esa cifra en el caso del edificio de Jorge Juan (en torno a 10.000 euros por metro cuadrado) y por tres en el de los inmuebles de Chamberí (en torno a 8.000 euros por metro cuadrado).

Normas