Distribución

La acción de Dia sube un 63% y cierra tres céntimos por encima de la oferta de Letterone

Los analistas de Bankinter recomiendan acudir mientras que los de Self Bank aconsejan aprovechar la fuerte subida para vender en mercado

Dia pulsa en la foto

Las acciones de Dia se dispararon ayer un 63,1%, hasta los 0,7002 euros, debido a la opa lanzada por su principal accionista Letterone para hacerse con el 71% que no posee de la compañía, al precio de 0,67 euros. La subida coloca los títulos de Dia por encima del precio de la opa y en su nivel más alto desde noviembre. La necesidad de que dueños del 35,5% del capital de Dia acepten la oferta eleva las expectativas de que Fridman suba la oferta.

Además, el valor registró mucho volumen de contratación. Fueron más de 30 millones de euros negociados, y estando fuera del Ibex, fue el cuarto valor más negociado en el parqué. Por su parte, los bonos de la cadena española de supermercados estuvieron disparados a niveles de diciembre. Los bonos de Dia con vencimiento en abril de 2021 llegaron hasta el 74% del nominal frente al 61,5% anterior. En tan solo un año, la acción de Dia ha pasado de valer 4 euros a medio euro. En los últimos meses, la cotización de Dia ha sido una auténtica montaña rusa. Y no es para menos teniendo en cuenta la situación financiera de la compañía, en la que ha habido desde malos resultados, reformulación de cuentas de 2017, salidas de varios puestos directivos, entre ellos el consejero delegado, Ricardo Currás que dejó el puesto en julio, profit warning, eliminación del pago de dividendo y un proceso de refinanciación de la deuda.

Victoria Torre, jefa de análisis y producto de Self Bank, destacó que en Dia se han unido un cúmulo de circunstancias, pero la raíz del problema está en "su negocio en España, que supone dos tercios de la facturación. Se ha visto sobrepasada por el auge de Mercadona y otros competidores. Firmas como Lidl o Aldi le han arrebatado su histórica consideración como el supermercado de descuentos por excelencia. Ante esto, Dia no ha sabido llevar a cabo una política de precios adecuadas".

La marcha de sus negocios en el extranjero también pasó factura a la compañía, afectado más por situaciones macroeconómicas que del propio negocio. "Salió de China por la puerta de atrás y se ha visto muy afectada por la hiperinflación en Argentina y la devaluación del real brasileño", recuerda Torre, que añade que "la cancelación de dividendo, aunque necesaria, provocó la huida de muchos inversores con carteras orientadas a lograr una rentabilidad por dividendo atractiva".

Opciones

Se presentan distintas opciones a los accionistas. Los analistas apuntan que aunque la prima del 56% pueda sonar elevada las acciones llegaron a valer más de 7 euros en 2015 y que hace tan solo 12 meses superaban los 4 euros por acción.

El departamento de análisis de Bankinter lo tiene claro y cree que hay que acudir a la opa. Si la oferta tiene éxito, Dia será, con toda probabilidad, excluida de cotización. "No hay visibilidad en torno al nuevo modelo de negocio de Dia, una vez que el anterior ha resultado insuficiente para capear el entorno competitivo actual y ha llevado al grupo a una pérdida de cuota de mercado, erosión de márgenes y, estimamos, que pérdidas", explican los expertos de Bankinter.

Otros expertos creen que es mejor esperar y ver cómo discurren los acontecimientos. Este es el consejo de Juan José Fernández Figares, director de análisis de Link Securities. "Para tomar esa decisión queda tiempo ya que la CNMV tiene que admitirla y aprobarla".

Y es que, aunque parece improbable, los analistas creen que no se puede descartar que haya una opa competidora. Según Victoria Torre, de Self Bank, el hecho de que la acción de Dia esté cotizando por encima del precio de la opa puede significar que parte del mercado está descontando la posibilidad de una opa competidora.

La situación por la que atraviesa la compañía llevaría a quien se haga con la misma a tener que "recapitalizarla, además de reorientar de forma drástica su estrategia. No es algo sencillo y creo que reduce la probabilidad de una mejora de la oferta", añade Fernández Figares.

Aun así, Torre, de Self Bank, considera que "lo más sensato para los actuales accionistas no sería aceptar la opa, sino vender en el mercado en estos momentos en que su cotización supera el precio de opa. Si la oferta tiene éxito la compañía acabaría siendo excluida de cotización, lo que dificultaría la venta de las acciones a los accionistas que decidan no acudir." Por su parte, Ismael de la Cruz, analista de Investing.com, también considera que "no hay que tener prisa en el valor". El experto cree que "Fridman es la baza para sanear el balance de manera definitiva, pero a cambio quiere quedarse con el control".

 

Normas