Juul, el "iPhone de los vapeadores", llegará a España a finales de este año

Líder en EE UU con un 70% de cuota, ya está en cinco países europeos. La firma está captando perfiles del sector salud y gran consumo

James Monsees y Adam Bowen, fundadores de Juul Labs.
James Monsees y Adam Bowen, fundadores de Juul Labs.

Juul, la compañía estadounidense que ha revolucionado el mercado de los cigarrillos electrónicos, ya trabaja en el desembarco de sus productos en España. La firma, nacida en 2017, trabaja en un ambicioso plan de expansión internacional que le ha llevado ya a algunos de los principales mercados europeos. Desde julio pasado ya está en Reino Unido, en diciembre llegó a Suiza, Francia y Alemania, y pronto lo hará en Italia.

En diciembre, la matriz de Philip Morris en EE UU, Altria, compró el 35% de la firma por 12.800 millones de dólares, unos 11.200 millones de euros, valorándola en más de 33.000 millones. Está fundada por Adam Bowen y James Monsees, que dieron forma al proyecto mientras estudiaban en la Universidad de Stanford. Fondos como Tiger Global o Fidelity también son accionistas.

La llegada a España será a finales de este 2019, según confirma una portavoz oficial de Juul en el mercado europeo a este periódico, aunque aún está por definir una fecha concreta. “Estamos construyendo las capacidades para un futuro lanzamiento. Vemos potencial en España para llevar a cabo nuestra misión, que es mejorar la vida de los fumadores adultos, que en este caso superan los 10 millones de personas”, afirman desde la compañía, especificando que ese aterrizaje será antes de que acabe el año.

Juul, el "iPhone de los vapeadores", llegará a España a finales de este año
REUTERS

Juul se dio de alta en el Registro Mercantil español en febrero del año pasado, bajo el nombre Ubinas Investments 2018, denominación que cambió el 27 de diciembre a Juul Labs Spain SL, como figura en el Boletín Oficial del Registro Mercantil. Su objeto social se modificó, para pasar a ser el de “venta y comercialización de cigarrillos electrónicos”. Juul Spain es dependiente a su vez de la filial británica, desde donde se coordina la expansión por el continente europeo. Sus asuntos en España los maneja la firma especializada en servicios corporativos Vistra. Además, han comenzado a captar personal de empresas del sector salud y gran consumo, incluidas tabaqueras, según confirman fuentes de estas áreas de actividad.

Polémica

Aunque para el consumidor español Juul es aún casi desconocida, esta empresa ha revolucionado el mercado de los cigarrillos electrónicos en EE UU. Allí se le conoce como el iPhone de los vapeadores, ya que, como el popular smartphone, ha cambiado los cánones establecidos en su mercado. En apenas tres años ha alcanzado más del 70% de la cuota de mercado en este negocio, y se calcula que sus ingresos en 2018 ya habrán alcanzado los 1.000 millones de dólares, cinco veces más que un año antes. En su país de origen se ha acuñado el término Juuling para definir el momento en el que se utilizan sus dispositivos, que se parecen más a un dispositivo USB que a un cigarrillo.

Esto, y una diversa gama de sabores, le han hecho muy popular entre la población adolescente. Tanto que la autoridad tabaquera estadounidense le ha obligado a reforzar sus controles de compra online para evitar que sus cigarrillos acaben en manos de menores de edad.

Tanto en EE UU como en los países europeos donde ya opera, Juul combina venta online y física. Por ejemplo, en Reino Unido sus vapeadores están disponibles en la cadena de supermercados Sainsbury’s. El hecho de no contener tabaco hace que, en España, su venta no dependa de los estancos. “En los nuevos mercados no solo cumplimos con la legislación local, sino que, si es necesario, vamos más allá para asegurar una práctica responsable”, detallan desde la firma. “Esto incluye medidas estrictas para prevenir la venta a menores, como una doble autenticación online, advertencias de presencia de nicotina en las cajetillas, o una limitada gama de sabores”, especificando que “también hemos sido restrictivos en la estrategia de distribución, y somos precavidos al elegir socios”.

En Europa, Juul está obligada a no sobrepasar el 1,7% de nicotina en su composición, mientras que en EE UU el límite está en el 5%.

Problemas con el registro de la marca

Recurso. Para completar su llegada a España, Juul deberá resolver un problema ligado a su marca. En octubre, una empresa de Girona llamada Eliquids Innovation, dedicada a los vapeadores, intentó registrar la marca Juul ante la Oficina Española de Patentes y Marcas, un proceso que la empresa estadounidense ha recurrido, ya que tiene registrada la marca ante la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea. El expediente, a fecha de ayer, todavía estaba sin resolver.

Normas