Tecnología

La española GeoDB lanza un mercado para democratizar la compraventa de datos

Se apoya en el ‘blockchain’ para resolver varios problemas de este negocio y nace con una base de 12 millones de usuarios activos en 150 países

Sacha Gordillo y Luis Gelado, cofundadores de GEODB.
Sacha Gordillo y Luis Gelado, cofundadores de GEODB.

En la era digital, los datos se han convertido en un bien muy preciado. Según la consultora IDC, hoy se generan más de 2,5 trillones de datos cada día, aunque solo entre el 5% y el 10% se explotan, y los ingresos generados por el mercado del big data alcanzarán los 251,8 millones de euros en España este año y más de 50.000 millones en todo el mundo. En este contexto, la empresa española GeoDB ultima el lanzamiento de un marketplace para democratizar la compraventa de datos, donde pagará a las personas por el uso que las empresas hagan de sus datos. “Es uno de los proyectos más ambiciosos en España de blockchain y criptomonedas”, defiende su fundador y CEO, Luis Gelado, que en el negocio del big data que “hay una enorme ventana de crecimiento para los próximos 25 años”.

El objetivo de GeoDB es construir un protocolo descentralizado que funcionará como un mercado de datos, donde estarán presentes tanto los usuarios que generan la información como las empresas que la necesitan. “Estamos desarrollando una plataforma autosuficiente donde se comprarán y venderán los datos de forma más segura, justa y transparente gracias al uso de la tecnología blockchain”, señala Gelado.

La compañía, que busca “tender puentes” entre quienes generan los datos y quienes los explota, y que todas las partes salgan beneficiadas, ha cerrado una ronda de financiación de más de 1,2 millones de euros en apenas una semana, y ya prepara una segunda en la que espera recaudar entre unos y dos millones de euros más. Entre sus inversores se encuentran Next Chance Invest, Levo Capital y PadeInvest. El proyecto arrancó hace un año y medio y estará 100% operativo en el primer trimestre de 2020, pero en unos 30 días tendrá una red de pruebas.

Sacha Gordillo, fundador y responsable de operaciones de la compañía, defiende que el blockchain está cambiando ya el mundo “y nosotros hemos encontrado la forma de resolver ciertos problemas del mercado de big data”. El primero, los procesos de compraventa. “Los hemos acortado, porque hoy llegan a durar entre 6 y 9 meses; GeoDB permitirá a las empresas entrar en el marketplace y tener en 24 horas en su poder los dataset [conjuntos de datos] que necesiten para alimentar sus algoritmos. También permitiremos que cualquier empresa, con independencia de su tamaño pueda comprar datos, algo que ahora cuesta mucho a las pymes por su escaso poder de negociación”.

Los otros dos problemas que busca solucionar son la veracidad de los datos que se intercambian (“gracias al blockchain podemos ir a la fuente de generación de los datos”) y la arbitrariedad del precio. “En nuestro marketplace, el precio de los dataset estará vinculado a un token (una criptomoneda) que cotizará, y ese precio estará vinculado a un tamaño de data”. Según resalta Gordillo, “la rebaja de precio será del 80%-90% frente a lo que se está pagando hoy”.

GeoDB ya ha firmado acuerdos de colaboración con varias empresas digitales para integrar sus datos en el marketplace (como Wave), así que nacerá con una base de más de 12 millones de usuarios activos en 150 países. “En estos momentos estamos negociando con otras muchas compañías de sectores tan estratégicos como los de movilidad, sanidad, deporte, compraventa, etcétera, pero no hay muchos proyectos de blockchain que el primer día de lanzamiento tengan esa base de usuarios”, dice Gelado.

El directivo aclara que los únicos datos que formarán parte del protocolo de GeoDB (“y siempre con el consentimiento de la persona”) serán datos fijos de los terminales como la marca, el modelo o el almacenamiento del teléfono del usuario y datos sobre su localización. El protocolo ejercerá de agregador de múltiples fuentes de información y aportará valor mediante herramientas de analítica avanzada. Algo que aclaran ambos directivos, es que los datos que se suban a su marketplace no serán utilizados para impactar después en el usuario “No permitimos la trazabilidad, así que el que compra los datos no sabrá el origen de los mismos. Podrá sacar estadísticas y hacer analítica avanzada, eso sí”.

Para beneficiarse del pago por el uso de sus datos, las personas solo tendrán que darse de alta en el marketplace a través de cualquiera de las apps de las empresas que se integren en el protocolo o a través de GeoCash, una app que lanzará próximamente la compañía. GeoDB destinará el 70% del número total de tokens del protocolo (más de 700 millones) al sistema de incentivos y retribuciones. “Es una cifra poco usual”, resaltan.

Tras el registro y solo por formar parte del protocolo, las personas recibirán automáticamente un pago en forma de tokens del protocolo (el GEO token), que podrán utilizar para canjearlos por otros (bitcoin, Ethereum, dólares, etc) o para pagar directamente con ellos los propios servicios móviles que utilizan en su día a día. El precio de emisión del token será de 15 céntimos de euro.

La compañía, que cuenta con otros dos fundadores (Francisco Gordillo y Manuel de la Esperanza), anima a los desarrolladores de aplicaciones a engancharse a su marketplace, “pues será para ellos una vía más de monetización y un incentivo para sus usuarios”. La propia GeoDB logrará sus ingresos a través de aplicaciones de subida de datos que van a desarrollar y, sobre todo, a través de las herramientas de analítica de datos que ofrecerán a las empresas que utilicen su mercado.

Las empresas que compren datos en GeoDB también pagarán con su token, “lo que garantizará su circulación y la generación valor en torno al mismo”, según Gordillo. La propia compañía, que planea hacer en poco tiempo una tercera ronda de financiación y abrir su capital a través de una plataforma de crowdfunding en el Reino Unido, buscará más adelante financiarse a través de la venta privada de tokens y no de una venta pública (ICO).

 

Normas