Cabify advierte que el decreto catalán les "expulsará" de Barcelona y Uber confirma su salida si se aprueba la norma

Cabify abre su plataforma en España a los taxistas

cabify y uber
Juan de Antonio, fundador de Cabify, a la derecha, junto con Vicente Pascual, director General de la compañía, hoy en una rueda de prensa en Madrid.

El fundador de Cabify, Juan de Antonio, ha señalado hoy en rueda de prensa en Madrid que la aprobación del decreto ley que regulará los VTC en Cataluña supondría "expulsarles de ese territorio". No obstante, precisó que la plataforma no ha tomado aún una decisión sobre su continuidad en Barcelona. "No hay que precipitarse dijo (..) Creemos en este país, estamos para quedarnos y aún tenemos mucho camino por delante", resumió el directivo.

Uber, por contra, sí ha confirmado que dejará de prestar servicio en Barcelona en el caso de que finalmente se apruebe la regulación que prepara el Govern por la que obligaría a contratar los servicios de vehículos de alquiler con conductor (VTC) con una antelación de hasta una hora. "Si finalmente se aprueban las restricciones a la VTC anunciadas ayer por la Generalitat, no podremos seguir prestando nuestro servicio de UberX en Barcelona", afirmó un portavoz de la plataforma en un comunicado. No obstante, la firma ratificó su voluntad de seguir dialogando. "Seguimos a disposición del Govern para trabajar en una regulación justa para todos, que tenga en cuenta a los miles de conductores y usuarios de la VTC en Cataluña", indicó en su nota.

De Antonio ha insistido en que establecer un periodo de precontratación a 15 minutos acabaría con el negocio de Cabify, pues el 96% de los trayectos contratados por sus clientes en Cataluña son para que les recojan "lo antes posible". Solo el 4% opta por contratar con antelación. En este sentido, añadió que cualquier restricción a la libre prestación de un servicio "es ilegal". Lo que pretende hacer el gobierno catalán "va contra las normativas españolas y europeas", subrayó. 

Sobre si la compañía se plantea emprender acciones legales si el decreto sigue adelante, el directivo ha asegurado que todos los propietarios de licencias VTC irán a los tribunales. "Y también Cabify defenderá sus intereses", ha dicho. "Pero me resisto a creer que el objetivo de la Generalitat sea suprimir una opción de transporte como los VTC. Nosotros contamos con un millón de usuarios registrados en Cataluña y más de 2.000 trabajadores, una plantilla que prevemos elevar hasta 5.000. Me extraña que la Generalitat quiera aniquilar esto", insitió una y otra vez. 

Para el fundador de Cabify, la competencia de los VTC no es el taxi, sino el vehículo particular, con lo que llamó a ese colectivo a trabajar juntos. "Esta opción ya es una realidad que tenemos en Latinoamérica, tras la integración de Easy, una de las aplicaciones pioneras de taxi-hailing en América Latina, y queremos traerla a España este año. Ya tenemos un equipo dedicado a plantear un primer piloto aquí a lo largo del primer semestre del año".  

"El taxi es un actor relevante en la batalla contra el vehículo particular, ha luchado contra él durante años y no ha logrado ganarle la batalla solo, por lo que juntos se puede lograr o al menos ofrecer una opción viable de movilidad sostenible", añadió. El directivo explicó que están creando un equipo para montar un piloto durante el primer semestre del año. De Antonio resaltó que el propósito de Cabify es seguir aumentando su oferta de movilidad y generar un ecosistema de movilidad como servicio líder en España y Latinoamérica. 

La integración de Cabify e Easy se inició a finales de 2018 y ya está activa en 20 ciudades de Brasil, Chile, Colombia, México, Perú y Ecuador", señaló Vicente Pascual, director general de Cabify. "La valoración inicial es muy positiva. Más del 50% de los usuarios de Cabify en la región están interesados en viajar también en taxi a través de la app". De Antonio insistió en que se trata de sumar (taxi+VTC) no de imponer restricciones. "Esta no es la solución ni para el corto plazo ni para el futuro". 

El fundador de Cabify manifestó sus dudas sobre la habilitación de competencias para regular las VTC que el Gobierno central traspasó a las comunidades autónomas y aseguró que "el Estado debería replantearse esa transferencia de competencias por el bien de todos y de los ciudadanos". El directivo "tendió la mano al diálogo" y a buscar alternativas "contando con todos y mirando hacia delante".

Entre las medidas para acabar con la crisis que enfrenta al sector del taxi y los VTC, el fundador de Cabify, Juan de Antonio, ha revelado este miércoles que su compañía y todo el sector de los VTC plantearon al Ministerio de Fomento que estaban dispuestos a contribuir con pequeñas aportaciones a la creación de un fondo de compensación para que los taxistas no se vean afectados por una posible pérdida de valor de sus licencias.

El ejecutivo entiende que el gran problema que preocupa a los taxistas y sus familias es el valor de las licencias, por las que en muchos casos han pagado grandes sumas de dinero. Por eso abogó por dar ayudas económicas a los propietarios de las mismas. De Antonio se queja de que Fomento no atendió su propuesta. "Decidieron ir por otros caminos que llevan a la prohibición y no solucionan ningún problema". 

A este respecto, Cabify estima que la recompra de todas las licencias, en una ciudad como Madrid, podría suponer una cuantía total de unos 2.400 millones y que, gracias a aportaciones de cinco céntimos por kilómetro, se podrían obtener entre 400 y 1.000 millones anuales. Con todo, De Antonio se mostró convencido de que finalmente no sería necesario utilizar esos fondos, ya que sostiene que las licencias de taxis no perderán valor en el futuro.

De Antonio apuntó también que se resiste a creer que "el taxi no quiera aliados en su batalla contra
el vehículo particular" y advirtió a los taxistas de que "no están haciendo el mejor uso de sus argumentos". Preguntado por las actitudes violentas de estos días, el fundador de Cabify aseguró que rechaza cualquier acto violento "lo haga quien lo haga, porque no benefician a nadie". El directivo se lamentó que sea un pequeño grupo de radicales los que tienen "secuestrado a los ciudadanos y a la gran mayoría de los taxistas de este país que no se sienten representados". 

Prueba de ello, aseguró, son las tensiones y las divisiones que se están produciendo dentro del taxi catalán. Según informa Efe, esta mañana la asamblea de taxistas arrancó una hora y media más tarde de lo previsto, marcada por la tensión y la división entre este colectivo, que ha sido patente con la dimisión de los miembros de Élite Barcelona y de su líder Alberto 'Tito' Álvarez, del comité de huelga.

Normas