Cursar un máster no es garantía para que las mujeres ganen más

Un estudio revela que cinco años después de la graduación ellas ganan un 28% menos que los varones

Cursar un máster no es garantía para que las mujeres ganen más

Estudiar un máster ayuda a mejorar la carrera profesional de las mujeres, pero garantiza una mayor promoción a los hombres. A pesar de que cursar este posgrado, el rango de cualificación más elevado que existe, supone una oportunidad para ambos sexos, la brecha salarial y de trayectoria perjudica a las féminas frente a los varones.

Así lo revela un estudio global sobre la compensación realizado a 900 antiguos alumnos de escuelas de negocios, graduados entre 2005 y 2017, realizado por la Fundación Forte y dirigido por la decana en funciones de la escuela de negocios de la Universidad de St Catherine en Minnesota (Estados Unidos), Michelle Wieser, quien destaca en la investigación que los hombres ganan un 24% más que las mujeres una vez finalizado el máster. Es más, cinco años después de su graduación la diferencia era del 28%, más de 58.994 dólares (51.739 euros) en compensación anual.

Lo que sí es cierto es que una vez finalizado el posgrado, los graduados mejoraron, independientemente del género, su retribución. De media, el salario, cinco años después de su graduación, aumentó un 63% en el caso de las mujeres, hasta alcanzar los 152.806 dólares (134.014 euros), mientras que en el caso de los varones se incrementó un 76% durante el mismo periodo, llegando a cobrar una media de 211.800 dólares (185.753 euros).

“Es alentador ver que un MBA proporciona una mayor movilidad económica para las mujeres en su primer empleo después del MBA”, explica Elissa Sangster, directora de la Fundación Forte, “pero la enorme diferencia salarial de género y la disparidad de ingresos para las mujeres debe ser abordada inmediatamente”. En este sentido, apunta que “aunque la disparidad salarial puede explicarse por las funciones laborales que eligen las mujeres, es probable que exista un sesgo inconsciente y otros factores en juego”, agregó Sangster.

“Cuando se preguntó a las mujeres con un MBA cómo pensaban abordar esta brecha salarial de género, lo más común es que abandonen la empresa en lugar de hablar de ello con su gerente, con los departamentos de recursos humanos o con el personal directivo de la empresa”, añade, a la vez que hace una llamada de atención a las organizaciones para que “adopten medidas proactivas para reducir la diferencia de retribución, o corren el riesgo de perder empleadas altamente cualificadas”.

Pero no solo hay diferencias retributivas, también las hay de carrera y de oportunidad profesional. El citado estudio examina otras medidas relacionadas con la progresión profesional, y el resultado revela que los hombres recibieron de media 2,3 ascensos desde que completaron su programa de MBA, mientras que las mujeres solo tuvieron 1,8. En cuanto al nivel de responsabilidad, también existen desigualdades: los varones tienen un promedio de 3,3 personas que les reportan en el trabajo, mientras que las mujeres cuentan con un equipo de 1,8 profesionales.

Los mayores ascensos también son masculinos. Mientras que ellos llegan con más facilidad al equivalente del nivel de director dentro de una organización, ellas van a la zaga, siempre un peldaño o varios por detrás en la escala profesional, llegando en el mismo periodo a un nivel medio de gerente sénior.

En cuanto a los puestos o funciones de trabajo que más contribuyen a que exista esta brecha, el informe apunta al área de finanzas (con un 60% de diferencia) y operaciones (con una desigualdad del 48%). En cambio, hay un área en la que las mujeres ganan más, tan solo un 2% de diferencia, que los hombres, y es el departamento de marketing. Precisamente, es en esta función donde ellas superan en número a los hombres, además de recursos humanos, mientras que los hombres superan a las mujeres en finanzas, dirección general, consultoría e informática.

Minorías

  • Tener un MBA ayuda a los grupos minoritarios. La brecha salarial entre los estudiantes blancos y los negros, hispanos o latinoamericanos se redujo del 24% de antes de cursar el posgrado al 12% correspondiente a las funciones actuales.
  • Siguen ganando menos. A las minorías se les sigue pagando menos que a sus pares no minoritarios en todas las coyunturas, desde antes del MBA hasta su trabajo actual. La diferencia de remuneración más notable es la existente entre los hombres no pertenecientes a minorías y las mujeres pertenecientes a minorías en su posición actual, una diferencia del 52%, o 76.589 dólares (67.170 euros).
Normas