Brexit

El Parlamento británico votará el día 29 un 'plan B' de May, que intenta sumar apoyos

Crecen las voces que piden un segundo referéndum, que sería aceptado por Corbyn

Theresa May sale de la residencia oficial de Downing Street.
Theresa May sale de la residencia oficial de Downing Street. AFP

La primera ministra británica, Theresa May, prosigue hoy las conversaciones con diputados de distintos partidos a fin de desbloquear la crisis del Brexit con un plan B, después de que el Parlamento rechazase su acuerdo negociado con Bruselas. Un plan que se votará el día 29, según ha anunciado hoy la líder conservadora en la Cámara de los Comunes, Andrea Leadsom, a pesar de la extrema dificultad de May para sumar apoyos.

Entretanto, crecen los llamamientos a un segundo referéndum, opción preferida por los empresarios, sindicatos, buena parte del partido laborista y partidos minoritarios como el SNP escocés, los nacionalistas galeses y los liberal demócratas. Jeremy Corbyn, el líder laborista que aboga por unas elecciones generales, ha sugerido hoy por primera vez que apoyaría esta opción.

Pero, de momento, la iniciativa está en manos del Gobierno. May busca un plan que pueda tener la luz verde del Parlamento, si bien las posiciones de los partidos siguen estando marcadas por las líneas rojas, incompatibles en muchos casos, y el tiempo apremia: quedan apenas 10 semanas para que se cumpla el plazo fijado para la ruptura y, si no hay cambios de aquí al 29 de marzo, será sin acuerdo. Vista la incapacidad de convencer al ala más euroescéptica del partido conservador (118 diputados votaron contra el acuerdo) y a los unionistas norirlandeses, la premier busca compromiso en los partidos opuestos al Brexit.

Analistas y observadores prevén una prórroga para dar paso a nuevas conversaciones, pero desde Bruselas se ha pedido a Londres que el Gobierno aclare sus opciones. De hecho, según publica El País, la Comisión supedita la prórroga a un acuerdo de May y Corbyn. El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, confía en que la primera ministra británica, Theresa May, "tenga buenas ideas" de aquí al lunes, cuando debe proponer una salida a la situación creada por el rechazo del Parlamento al acuerdo

Ayer 71 diputados y trece eurodiputados laboristas del Reino Unido pidieron a Corbyn que apoye una segunda "consulta popular" tras el rechazo del acuerdo propuesto por el Gobierno. En esta misma línea se han manifestado 130 grandes empresarios, que pidieron hoy a la primera ministra británica, Theresa May, y al líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, que apoyen la convocatoria de un segundo referéndum en una carta en The Times. No obstante, Corbyn rechaza cualquier negociación mientras esté sobre la mesa el Brexit sin acuerdo.

A medida que May baraja opciones digeribles para los laboristas y Bruselas, se le complica el consenso en su partido. El presidente del partido tory, Brandon Lewis, ha descartado esta mañana la posibilidad de pactar una unión aduanera con la UE, una opción intermedia entre el Brexit y la ruptura preferida por muchos diputados europeístas.

May ya se reunió anoche con los líderes parlamentarios de los partidos Liberal Demócrata,  Nacionalista Escocés (SNP) y Plaid Cymru (galés) con el objetivo de buscar un consenso sobre los términos de la retirada británica de la UE de cara al próximo 29 de marzo, la fecha establecida para la salida del Reino Unido del bloque europeo. Los tres piden también un segundo referéndum, al igual que ha hecho el ex primer ministro laborista Tony Blair.

La líder de Plaid Cymru en el Parlamento, Liz Saville Roberts, afirmó a los medios que su formación está "comprometida a encontrar una solución real" a la actual crisis, pero que eso implica "sacar de la mesa (la posibilidad) de un Brexit sin acuerdo y que haya un voto del pueblo [un segundo referéndum]".

Por su parte, el líder del Partido Liberal Demócrata, Vince Cable, expresó su satisfacción porque la primera ministra haya mostrado la "voluntad de conversar sobre estos asuntos en detalle", aunque recalcó que su opción preferida es un segundo plebiscito.El líder del SNP en los Comunes, Ian Blackord, también se mostró a favor de que en las conversaciones con la jefa del Gobierno se considere un retraso del Brexit y la opción de convocar un segundo referéndum europeo.

Normas