Citigroup está en buena posición para hacerlo mejor

El acuerdo con el fondo activista ValueAct para que examine información confidencial puede serle útil

Michael Corbat, CEO of Citigroup.
Michael Corbat, CEO of Citigroup.

El jefe de Citigroup, Mike Corbat, lo está haciendo lo suficientemente bien como para hacer que su banco de 138.000 millones de dólares sea más eficiente. Tiene un año para hacerlo mejor. La semana pasada acordó con el fondo activista ValueAct –sexto mayor accionista, con el 1,3% del capital– darle acceso a información confidencial durante un año (el fondo no aspira a estar en el consejo, puesto ya que está en el de Alliance Data Systems, rival de Citi). Esto aumentará la presión para ponerse a al altura de los rivales.

Las ganancias anunciadas ayer, de 1,64 dólares por acción –superiores a los 1,57 dólares previstos por los analistas–, muestran la lenta pero innegable mejora de Citi. Su rendimiento sobre el capital común tangible fue del 10,9%, superior al de hace un año. Corbat quiere aumentar esa cifra tan estrechamente observada hasta el 13,5% para finales de 2020, aumentando los ingresos hasta un 5% anual –en 2018 creció solo un 1%– y reduciendo los costes al 53% de los ingresos desde el 57% actual. Ya ha reducido al menos un tercio de los costes que tenía previstos para alcanzar ese objetivo.

Es posible que haya que recortar más, y conceder a los analistas de númerosde ValueAct acceso a información que no se ve desde fuera podría ayudar a identificarla. Los resultados de Citi sugieren dos áreas obvias en las que concentrarse.

Primero, la banca de consumo. Sus costes fueron de unos razonables 55 dólares por cada 100 dólares de ingresos en 2018. Tanto Bank of America como JPMorgan, sin embargo, llevan a cabo operaciones más efiecientes a pesar de tener una unidad de tarjetas de crédito mucho más pequeña –por lo general un negocio de mayor margen–. Si se deja de lado el plástico, la banca minorista de Citi devora 77 dólares de la línea superior.

De manera similar, la banca corporativa y de inversión de Citi depende más del –más barato– negocio de servicios de transacción que sus dos rivales, pero no es más eficiente.

Citi podría ahorrar 4.500 millones de dólares al año si reduce su ratio de eficiencia de banca minorista a, digamos, el 57% y reduce en 4 puntos porcentuales sus costes de banca de inversión para superar a Bank of America. Eso es el doble de lo que Citi pretende destruir en la actualidad. Aplicado a los resultados del año pasado, eso habría incrementado la rentabilidad preferente sobre fondos propios del banco hasta el 13,5%.

Por supuesto, los bancos necesitan invertir, y eso podría explicar algunos costes. Pero siempre es útil un conjunto adicional de ojos independientes y experimentados, y ValueAct tiene la oportunidad de examinar el proceso de toma de decisiones y la estrategia de Citi, así como los números. Esto hace que el fondo sea un poco como una consultora de gestión, pero sin los honorarios, y con el potencial de causar ruido si, dentro de un año, Corbat y su equipo no lo están haciendo mejor y más rápido.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas