Planificación financiera

Propósitos financieros para el nuevo año

Tener claros nuestros objetivos es básico para tener éxito con nuestro plan

Propósitos financieros para el nuevo año

Cenas, turrones, regalos… y los propósitos para el año nuevo, como, por ejemplo, llevar una vida más sana, adquirir una nueva habilidad o poner nuestras finanzas en orden y conseguir ahorrar. Con el inicio del curso -en algunos casos- o el comienzo del año, la mayoría solemos hacer balance de los últimos meses y nos planteamos qué queremos cambiar en los siguientes. Un hábito o costumbre que persiste pese a que, en la mayoría de los casos, no solemos cumplir estos propósitos de año nuevo.

De acuerdo con un estudio que realizó el profesor de psicología Richard Wiseman, de la Universidad de Hertfordshire, más de la mitad de las personas consideraban que serían capaces de cumplir sus propósitos anuales, pero al final del año, solo el 12% habían tenido éxito con esta tarea. La cuestión es que no basta con tener buenas intenciones, porque en el camino que debemos seguir para conseguir nuestras metas van a surgirnos, con toda probabilidad, obstáculos diversos.

Una de las claves para tener éxito con nuestros propósitos es tener clara cuál es la meta. Otra de las claves, el compromiso. Entre las recomendaciones que daba Wiseman en sus estudios, tal y como recoge Harvard Business Review, destacaba la de apuntar nuestra meta junto con las acciones que iremos llevando a cabo para conseguirlo y compartir este objetivo con otras personas, porque, de esta forma, nos comprometemos más con nuestro propósito.

Los resultados de Wiseman se sitúan en línea con las conclusiones de un estudio sobre el establecimiento de objetivos y el desempeño de tareas (Locke, E. A., Shaw, K. N., Saari, L. M., & Latham, G. P., 1981) publicado en el boletín de la Asociación estadounidense de psicología (APA, siglas en inglés). En dicho informe, se ponía de relieve que nueve de cada diez personas fracasan en la consecución de los objetivos del nuevo año porque los plantean de forma vaga, sin establecer un proceso y un plazo para alcanzarlos.

Y, ¿por qué nos planteamos estos objetivos personales, profesionales, financieros… para el arranque del año? Como explica la psicóloga Esmeralda Salinas en El País, “la perspectiva del comienzo de año hace más fácil plantearse los objetivos desde cero y conseguirlos, poco a poco a lo largo del curso”. En este mismo artículo, se insiste en la importancia del compromiso. Una idea sobre la que ya hemos escrito en este blog cuando hemos planteado cuáles son las claves para invertir bien nuestro dinero (plazo y compromiso).

Así pues, si nuestros propósitos de año nuevo son financieros, como ahorrar más, reducir nuestra deuda, mejorar nuestra cartera de inversión, etc. debemos plantearnos también que para tener éxito, lo más importante es trazar un plan de acción concreto en el que definamos nuestros objetivos y los cuantifiquemos correctamente, calculemos el esfuerzo de ahorro y la rentabilidad objetivo que vamos a necesitar para alcanzarlos y diseñemos la cartera más adecuada teniendo en cuenta nuestras circunstancias para lograr nuestras metas.

Una correcta planificación financiera será la herramienta que nos ayude con nuestros propósitos. Y dentro de 12 meses podremos evaluar si vamos por el buen camino para conseguirlos. ¡Feliz 2019!

Normas