Mujeres que brillan fuera de España

Regresan a casa por Navidad y relatan cómo han tenido que abandonar su país en busca de un futuro laboral y aseguran que lo principal es el respeto a otras culturas

Participantes en la jornada 'Mujeres que brillan'
Participantes en la jornada 'Mujeres que brillan'

Una ingeniera que lidera el parque eólico marino Wikinger en Alemania, una investigadora médica en Harvard, una coordinadora de proyectos de ONG en África, una directiva de start up en Estados Unidos, una diseñadora de muebles en Bali y una patinadora olímpica en Moscú... todas son una muestra del talento femenino español que hay repartido por el mundo. Porque cada vez son más las españolas que un día decidieron dejarlo todo para empezar una nueva aventura profesional en otro país. A base de tesón, trabajo y de adaptación a una nueva cultura han ido consolidando sus trayectorias, aunque a lo único que no renuncian es a soñar con regresar algún día. De momento, han vuelto a España por Navidad, y ayer participaron en la jornada Mujeres que brillan por el mundo y vuelven a casa por Navidad, organizada por Iberdrola en la escuela de negocios digital ISDI, donde debatieron sobre la experiencia de desarrollar una carrera internacional. Como una gran oportunidad lo entiende Patricia Salamanca, una ingeniera que lidera en Alemania el proyecto Wikinger, el primer parque eólico marino construido por Iberdrola en Alemania. “Cuando estás fuera hay que hacer mucho trabajo personal para entender tus momentos, aunque yo siempre estoy muy alineada con lo que hago, a mí ser ingeniero me aporta mucho, me llena estar trabajando en un área como el cambio climático”, explicó

La falta de oportunidades y de inversión en investigación fue lo que llevó a Itziar Lamiquiz, especialista en biología molecular en Harvard, a hacer las maletas y marcharse fuera para poder cumplir su sueño. Actualmente, se encuentra trabajando en un proyecto relacionado con la investigación de los factores genéticos y ambientales en sujetos para predecir la modificación de peso. Ganas e ilusión son dos factores claves para ella, “esto te permite dar lo mejor de una misma”. “Ahora que he acabado la tesis, pido una oportunidad en España y devolver a la ciencia española el esfuerzo que he hecho. Me gustaría poder aplicar aquí todo lo que he aprendido con la ayuda de las becas que he recibido”, señaló.
Hasta Bali (Indonesia) se trasladó la interiorista y diseñadora de muebles barcelonesa Marta Jurado, cofundadora de la empresa de mobiliario a medida Heaps & Woods, quien no dudó en instalarse en este país cuando descubrió el potencial que había para desarrollar su proyecto. Después de cuatro años sigue encontrando dificultades para adaptarse a una cultura y forma de trabajar tan diferente como la española. “Cada día me encuentro con problemas, pero tienes que saber que no puedes llegar y cambiarlo todo. El respeto es clave cuando trabajas con gente tan distinta”, señaló Jurado.

Una situación similar la vive Virginia Morcillo, coordinadora de proyectos de desarrollo en Zambia y Kenia de la ONG Más por Ellos, quien recalcó la importancia de conocer el contexto y los ritmos locales cuando se trabaja fuera de España. “Por ejemplo, allí todo es poco a poco, y nosotros somos mucho del hacer y ellos tienen otro ritmo. En las reuniones se hace el silencio, hay que tener cuidado, por ejemplo, si eres joven y te quejas de que te duele la espalda delante de alguien mayor que tú que está trabajando sin quejarse”, explicó Morcillo, quien destacó además la importancia de vivir una experiencia internacional. “Debemos expandirnos y abrir el foco para conocer nuevos caminos”. Detrás de un sueño voló hasta Moscú, hace tres años, la patinadora madrileña y medalla de plata en Rostelecom Cup de Moscú, Sara Hurtado. El camino ha sido arduo, pero tenía claro que necesitaba una mejora en sus entrenamientos y en su carrera deportiva. Y hasta Rusia viajó, a un país en el que “las chicas de patinaje sobre hielo son las que ganan las audiencias a los partidos de fútbol”. La barrera del idioma, aseguró, no ha de ser un inconveniente para alguien que desee intentar probar suerte en otro país. “Hay que eliminar todos los prejuicios que se puedan tener, porque las emociones es el lenguaje universal, es lo que nos une, además de comprometerte al máximo por lo que quieres”, señaló.

Por último, Rosa Jiménez Cano, periodista especializada en tecnología y jefe de relaciones con los ecosistemas en Venture City en Miami, alabó su experiencia internacional e invitó a otros profesionales a abandonar complejos y miedos y salir al extranjero. “Debemos ser más flexibles y sobre todo aprender de otros”. En este sentido, destacó la facilidad que tienen los estadounidenses para entablar redes de contactos profesionales y trabajar en organizaciones poco horizontales.

Normas