La libra sube entre expectativas de que May saldrá reforzada de la moción de confianza

La premier tendría el apoyo de al menos 185 conservadores

Theresa May makes se dirige a la prensa tras conocer que se enfrenta a una moción de confianza de su partido
Theresa May makes se dirige a la prensa tras conocer que se enfrenta a una moción de confianza de su partido AP

Theresa May se enfrenta esta tarde a una moción de confianza presentada por 48 diputados de su partido, una nueva vuelta de tuerca en la caótica gestión del Brexit.  El llamado Comité 1992, órgano de gobierno del Partido Conservador británico en el Parlamento, ha recibido las cartas suficientes de los diputados tories para lanzar la cuestión de confianza contra May que, de prosperar, la derrocaría como líder conservadora y, por tanto, primera ministra de Reino Unido.

Sin embargo, las apuestas del mercado apuntan a que no será así. La libra avanza un 1,23% y se sitúa en 1,2641 dólares, ante la perspectiva de que May recabará los apoyos suficientes y que pueda salir reforzada para seguir adelante con su plan de un Brexit ordenado y pactado con Bruselas. Al menos 185 diputados del partido conservador han expresado ya su apoyo a la primera ministra y votarán a favor de mantener  su liderazgo, según los datos recabados por Reuters y Bloomberg de declaraciones públicas y las redes sociales. May necesita asegurarse una mayoría simple -158 de 315 miembros- para continuar como líder. Pero la votación será secreta y se llevará a cabo entre las 18:00 y las 20:00 GMT (entre las 19:00 y las 21:00 hora española).

La noticia, que había sido adelantada por la BBC, ha sido confirmada poco después por Graham Brady, presidente del citado Comité 1992. Para activar la cuestión de confianza se precisaba 48 cartas de diputados afirmando que no tienen fe en la líder del partido. La votación arrancará a las 18 horas (19 hora española). Para echar a May, los opositores, que rechazan el acuerdo alcanzado por Londres con la UE, necesitan 158 votos.

En una breve declaración, May ha afirmado que combatirá la cuestión de confianza, agregando que su expulsión acercaría a los laboristas y al Gobierno, en un intento de ganarse a los euroescépticos moderados. Ha cancelado, además, su viaje previsto a Dublín y se dirigirá a los parlamentarios conservadores antes de la votación.

La rebelión de los euroescépticos, que quieren una ruptura más clara con la Unión Europea, lleva larvándose meses, pero no han lanzado el órdago hasta que esta semana May ha retrasado la votación sobre el acuerdo del Brexit, votación que estaba abocada a perder. Tras ello, ha buscado renegociar el acuerdo con la UE, que solo se ha mostrado dispuesta a cambios cosméticos.

Así, ahora May debe pelear por su puesto. Varios ministros con peso en el Ejecutivo, como Amber Rudd, Jeremy Hunt o Michael Gove, han anunciado su apoyo. Por el contrario, el extremadamente antieuropeo European Research Group, liderado por Jacob Rees-Mogg, lidera la oposición y ha pedido la expulsión de la primera ministra: "Se debe ir por interés nacional", aseguró Rees-Mogg.

La ventaja para May es que no puede recibir dos mociones de confianza. La libra, que había arrancado la jornada con leves alzas respecto al dólar, cotiza la noticia con alzas, muy tímidas: ha pasado de subir un 0,2% contra el dólar a un 0,3%.

La mandataria británica ha pedido las autoridades comunitarias garantías de que la solución de emergencia para evitar una frontera 'dura' entre Irlanda del Norte e Irlanda será solo algo "temporal". La situación de esta frontera, y la posibilidad de que este acuerdo temporal (que deja  Irlanda del Norte bajo la normativa comercial europea) sea permanente es el elemento que más ha enervado a los euroescépticos.

Por su parte, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha advertido de "en absoluto" hay margen de maniobra para renegociar los términos del divorcio entre la Unión Europea y Reino Unido, aunque ha abierto la puerta a contemplar "aclaraciones".

Normas
Entra en El País para participar