Las grandes cotizadas españolas se juegan 15.100 millones en el Brexit: ¿cuáles son las más afectadas?

Una salida desordenada aceleraría la caída económica y la depreciación de la libra

Las firmas diseñan planes de contingencia para limitar el impacto del divorcio de Reino Unido de la UE

Las grandes cotizadas españolas se juegan 15.100 millones en el Brexit: ¿cuáles son las más afectadas? pulsa en la foto

Reino Unido es la quinta economía del mundo y centro financiero de Europa, razones suficientes para ser un polo de atracción a la inversión mundial. España no ha querido quedarse al margen de esta tendencia y según datos del Icex, las empresas españolas disponen de un stock de inversiones directas de 30.276 millones de euros en el país, lo que las hace estar en vilo ante el incierto desenlace del Brexit.

Dentro del Ibex 35, Santander, Sabadell, Telefónica, Iberdrola, Ferrovial, IAG y Aena son las cotizadas más expuestas. Estas siete firmas, junto a FCC, obtuvieron 15.110 millones de euros de ingresos en Reino Unido durante el primer semestre de 2018. Una muestra inequívoca de que la cumbre de la UE que debería ratificar este domingo el acuerdo de divorcio de Reino Unido y su posterior votación en el Parlamento británico son hitos determinantes para la evolución en Bolsa y del negocio de estas compañías. En definitiva, España se juega en el acuerdo mucho más que lo concerniente a las relaciones de Madrid y Londres en Gibraltar y, de hecho, las empresas españolas ya trabajan en planes de contingencia ante un Brexit duro. Telefónica anunció esta semana el traslado de su mercado principal de cotización de su deuda desde Londres a Dublín.

“Si el Brexit supone una desaceleración importante de la economía británica deberíamos ver una ralentización en la evolución del negocio en esa región o presión en márgenes en un contexto de competencia por menor demanda”, afirman en Renta 4. El Brexit ya ha provocado un impacto en la economía de Reino Unido y una fuerte depreciación de la libra, que podrían ir a más en caso de una ruptura con la UE sin acuerdo. Las dudas y los constantes tiras y aflojas entre Londres y Bruselas desde el referéndum han impedido a la libra recuperar los niveles previos a la consulta, depreciando los beneficios cosechados en Reino Unido por las empresas españolas. A cierre del viernes la libra se cambiaba a 1,13 euros frente a los 1,30 que marcaba en las jornadas previas a la consulta.

Tanto por volumen de ingresos como por su peso sobre el total, IAG es la compañía más expuesta. En los seis primeros meses de 2018 la aerolínea resultante de la fusión de Iberia y British Airways facturó 3.658 millones de euros en territorio británico, cifra que representa el 32,64% de los ingresos obtenidos por la compañía en ese periodo. Iván San Félix, analista de Renta 4, no se plantea que la salida de Reino Unido de la UE desemboque en una ruptura del tratado de cielos abiertos que rige el sector de las aerolíneas europeo, pues una fragmentación resultaría caótico para las aerolíneas, entre ellas IAG, que se verían obligadas a reestructurar todas sus rutas. “El mercado está descontando que no haya cambios significativos y que el estatus actual se prolongue más tiempo”, explica el experto. A principios de noviembre Moody’s rebajó la nota a Baa3, tomando como punto de partida un Brexit negociado. La agencia advirtió que en caso de que hubiera una salida desordenada la firma que enfrentaría a una nueva rebaja del rating. Es decir, pasaría a ser bono basura.

El segundo puesto del ranking por volumen es para Iberdrola con unos ingresos de 3.359 millones (el 19,1% del total) en el país que dirige Theresa May. A mediados de octubre la empresa que preside Ignacio Galán vendió el 100% de la filial Scottish Power Generation, pero este movimiento no debe interpretarse como un intento de salida de Reino Unido sino como un paso más en su proyecto renovable. Desde Banco Sabadell apuntan que el objetivo es que en 2022 el crecimiento continúe la senda de la diversificación con Reino Unido como segundo mercado de referencia. Los expertos destacan que a pesar de la incertidumbre que genera el Brexit, Iberdrola cuenta con la garantía de que gran parte de su negocio es regulado, por lo que el impacto en este ámbito es limitado. La parte que más podría sufrir las consecuencias es el negocio liberalizado más dependiente de la evolución del PIB o la inflación. No obstante, Ángel Pérez, analista de Renta 4, aclara que su peso es reducido.

Muy cerca de Iberdrola se sitúa Telefónica. A cierre del primer semestre la teleco obtuvo ingresos por 3.223 millones de euros en Reino Unido, una economía de la que ya intentó salir en 2015 con la venta de su filial O2 al grupo chino Hutchison Whampoa. La operación no llegó a buen puerto después del veto de Bruselas y los esfuerzos pasan ahora por sacarla a Bolsa o llevar a cabo una colocación privada como la acometida con la filial de infraestructuras Telxius. Aun así, el foco de actuación de la compañía está en América Latina y el negocio británico dista mucho del de otros países como Brasil, su segundo pilar en la cuenta de resultados.

O2 funciona en Reino Unido solo como un operador móvil. La principal fortaleza según los analistas de GVC Gaesco Beka es que se trata del operador con menor tasa de abandono de las grandes compañías de telecomunicaciones británicas. En los nueve primeros meses de 2018 las ventas orgánicas de O2 crecieron un 5,5% y el ebitda un 9,8% gracias al menor impacto del roaming.

La banca, en el punto de mira

Sabadell ha hecho en Reino Unido su gran apuesta para la diversificación internacional. En los seis primeros meses de 2018, la filial británica reportó 504,4 millones de euros al margen bruto, el 17,5% del total (2.884 millones), si bien el negocio británico le ha dado este año fuertes sinsabores.
La entidad que preside Josep Oliu desembarcó en territorio británico en 2015 con la compra de TSB. Lo que en un principio fue visto como un catalizador para el valor por parte de los inversores, se convirtió este año en un quebradero de cabeza por los graves problemas informáticos que sufrió su filial y que generaron fuertes pérdidas a la entidad. Nuria Álvarez, analista de Renta 4, recuerda que las menores ganancias obtenidas por el banco en 2018 obedecen no a cuestiones relacionadas con la salida de Reino Unido de la UE sino a los citados problemas intrínsecos de TSB.

La exposición a Reino Unido ha contribuido además a la débil nota obtenida por Sabadell en el reciente test de estrés a la banca. El 40% del consumo de capital (unos 180 puntos básicos) que sufría el banco en el escenario adverso de la Autoridad Bancaria Europea se debe a unas suposiciones macroeconómicas más débiles en Reino Unido por un Brexit duro.

Mayor que la exposición de Sabadell es la de Santander en la quinta economía del mundo. Reino Unido representa el tercer bastión de la cuenta de resultados del banco presidido por Ana Botín, por detrás de Brasil y España. A cierre de junio, la entidad logró 2.722 millones de margen bruto en Reino Unido, un 6,5% menos que en el mismo periodo del año anterior. “Se está comenzando a ver algo más de debilidad en la evolución del negocio británico en moneda local, lo que podría ser una señal de lo que puede suponer un Brexit duro”, explica Álvarez. La experta señala que pese a esta peor evolución, el comportamiento en Bolsa de la entidad ha estado más influido por las dudas sobre Brasil así como por el impacto que pueda tener la nueva ley hipotecaria y todo lo acontecido con las hipotecas.

En un tercer plano y ya fuera del sector bancario se situaría Ferrovial. La empresa que preside Rafael del Pino es consciente de los riesgos que implica el Brexit y para rebajar su impacto ha diseñado un plan de contingencia. Como parte de este proyecto la compañía anunció a finales de junio que trasladaba el entramado societario que controla la actividad del grupo fuera de España de Oxford a Ámsterdam. A pesar de esto, la compañía mantiene una apuesta fuerte por la economía británica con el aeropuerto de Heathrow como buque insignia. En el primer semestre del año cerca del 20% de la facturación de Ferrovial procedía de Reino Unido.

El principal foco de incertidumbre según se desprende de las cuentas de resultados es el negocio de servicios que ya ha empezado a resentirse por el recorte de los presupuestos. No obstante, desde Renta 4 sostienen que la compañía cuenta con una cartera muy fuerte que permite la sostenibilidad de los ingresos de la división en el medio plazo. “Las dudas vendrán con la finalización de los contratos y su reemplazo en la cartera, aunque se trata de negocios que prestan servicios básicos que deberían ser extendidos o remplazados”, explica Pérez. “Creemos que el riesgo está bastante limitado”, remarca.

La lista de grandes empresas españolas más expuestas la cierran Aena y FCC. El gestor aeroportuario renunció a principios de abril a hacerse con el control del 49% restante de London Luton Airport Holding, sociedad de la que ostenta el 51%. Los ingresos de Aena en Reino Unido alcanzaron los 106,3 millones a cierre de junio, una cantidad que representa tan solo el 5,49% del total. Por su parte, FCC obtuvo 375,8 millones.

Inditex, una de las grandes de la Bolsa española, dispone de una exposición reducida. En el ejercicio que concluyó el 31 de enero, el grupo textil obtuvo cerca de 952 millones de euros a través de sus diferentes filiales en Reino Unido. Es decir, su exposición a la economía británica es muy limitada y tan solo representa el 3,75% del total de la facturación registrada el pasado ejercicio.

Normas
Entra en El País para participar