La subida de cuotas de los autónomos se convierte en un vodevil

Valerio enfría el preacuerdo con estos trabajadores y les emplaza a otra reunión

Sordo muestra su "enfado" por "el anuncio de algo no cerrado" y por no haber contado con Uatae

La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio.
La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio.

Los autónmos siguen sin saber cuánto les va a subir la cuota que pagan mensualmente a la Seguridad Social. La ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, enfrió ayer las expectativas de las principales asociaciones de trabajadores autónomos ATA y UPTA, que el miércoles aseguraban que habían alcanzado un preacuerdo con el secretario de Estado de Seguridad, Octavio Granado para subir las bases mínimas de cotización de los autónomos un 1,25% e incrementar los tipos que se aplican sobre esa base del 29,80% al 30%. Esto supondría un aumento de 5 euros al mes de la cuota mínima que pagan ahora los autónomos (unos 60 euros al año) y, además taería aparejada una mejora de varias prestaciones (cese de actividad, incapacidad temporal o formación).

"Quiero aclarar que aún se está en fase de negociación; la reunión de ayer (entre Trabajo y ATA y UPTA) fue puntual, de las muchas que está habiendo con sus diversas organizaciones para llegar a un acuerdo y reformar el régimen especial de trabajadores autónomos en materia de cotización. Ayer hubo una reunión más pero todavía tiene que haber más reuniones con todas las asociaciones del sector", precisó ayer Valerio cuando se le requirió que precisara si había o no dicho pacto.

Y es que el mismo miércoles surgieron las primeras dudas sobre la existencia del citado preacuerdo. Apenas una hora después del término de la mencionada reunión, y una vez que ATA y UPTA habían anunciado públicamente los detalles del pacto surgieron las primeras matizaciones desde el Ministerio de Trabajo.

Esas matizaciones apuntaban a que sí había acuerdo para subir la base mínima de cotización un 1,25% hasta los 944 euros mensuales pero no sobre el incremento de los tipos de cotización necesarios para poder costear la mejora de las prestaciones. De hecho, desde Trabajo barajaban que esa subida de tipos podía llegar hasta el 31,4%, lo que implicaría que la cuota mínima de los autómos se incrementaría alrededor de 18 euros al mes (unos 260 euros al año).

Las principales asociaciones del colectivo ATA y UPTA insistieron ayer en que ese preacuerdo quedó cerrado con Granado. Pero Valerio aseguró que, no solo no está cerrado y debe haber más reuniones --ya estaría convocada una para finales de la próxima seman-- sino que, ademas, el acuerdo al que se llegue con las cuatro asociaciones que están sentadas a la mesa de negociación (ATA, UPTA, Uatae y Ceat) deberá ratificarse por patronal y sindicatos en el ámbito del diálogo social. "Por supuesto también tendrá que verse en la mesa de diálogo social que no quería que se me olvidase" ha insistido hoy hasta en dos ocasiones Valerio.

¿Qué pasó el miércoles desde que los máximos representantes de ATA y UPTA salieron de la reunión y anunciaron los detalles del preacuerdo y una hora después cuando el Ministerio de Trabajo y la Seguridad Social negaban una parte de este acuerdo? Distintas fuentes consultadas aseguran que se produjeron presiones desde Uatae. En concreto, desde la cúpula de CC OO, sindicato al que está vinculado esta última asociación.

Sin embargo, desde Uatae niegan estas presiones y aclaran que no están de acuerdo con la subida de tipos al 30% porque son conscientes de que con dicho incremento es imposible costear la mejora de prestaciones que se le ofrece al colectivo. Esta es también una de las razones argumentada hoy por fuentes de Trabajo: "si (ATA y UPTA) no se mueven de un tipo del 30% a lo mejor ha que rebajar la mejora de prestaciones", precisaban. Aunque, dicho esto, recelaban de esta posibilidad porque la mejora de la protección social de este colectivo "es una de las prioridades del Gobierno".

En todo este cruce de declaraciones, la tesis de las presiones de CC OO cobran fuerza con unas declaraciones realizadas ayer por el secretario general de este sindicato, Unai Sordo, quien mostró su "enfado" ante el "anuncio de algo que no está confirmado y que es un acuerdo con algunas asociaciones, no con todas porque no se ha contado con Uatae, para abordar de una forma fragmentada y parcial una de las grandes cuestiones de ingresos a la seguridad social y es cómo cotizan los autónomos".

Según Sordo "el problema no es ni la base ni el tipo de cotización, sino que no puede seguir existiendo la libre elección de la base al margen de los ingresos reales. Hay que ir a un sistema en el que, cruzando los datos con Hacienda, el autónomo cotice en función de los ingresos que recibe. Y en el que las contingencias por las que cotizan sean obligatorias y no voluntarias" ha explicado el líder sindical.

En esta línea, desde Uatae aseguraban ayer que su propuesta es que en 2019 solo aumente la base mínima de cotización de los autónomos --el 1,25% que supuestamente sí se ha acordado con todas las organizaciones-- y que se retrase la subida de los tipos y las mejoras de protección que esta llevaría aparejadas a cuando se implante el futuro sistema de cotización según ingresos reales del trabajador por cuenta propia. Algo que, en teoría, debería ponerse en funcionamiento a lo largo del próximo año.

En cualquier caso Valerio se mostró confiada en que en la reunión del miércoles se dieron "pasos en positivo". Dijo, además, tener "absoluto convencimiento de que va a haber acuerdo en esta materia, que va a ser bueno para 3,2 millones de autoempleados". Según explicó el pacto implicará que "con no mucha más cotización, que todavía está por definir la cuantía, habrá una mejora importante de la acción protectora".

En concreto, la ministra dijo que estos futuros beneficios sociales incluirán la cobertura de accidentes profesionales; apoyos para la maternidad; bonificaciones de la cotización desde el segundo mes de baja médica; y una nueva regulación del acceso a la prestación por cese de actividad. "Hay que cambiar el paro de autónomos, que ahora es muy dificil de cobrar, por su compleja tramitación; hay que simplificarla y hacer un seguimiento", ha concluido Valerio.

 

Normas