El Gobierno sacará la homeopatía y otras pseudoterapias de los centros sanitarios

Presenta un plan que incluye el control de la publicidad engañosa de estos productos

Verificará los títulos oficiales para que no incluyan formación sin evidencias científicas

El ministro de Ciencia, Innovación y Universidades Pedro Duque y la Ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, durante la presentación del Plan para la Protección de la Salud frente a las pseudoterapias.
El ministro de Ciencia, Innovación y Universidades Pedro Duque y la Ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, durante la presentación del Plan para la Protección de la Salud frente a las pseudoterapias. EFE

El Gobierno se lanza de lleno contra el uso de las pseudoterapias por el peligro que supone su uso para la salud de los ciudadanos. Los Ministerios de Sanidad y de Ciencia presentaron este miércoles lo que han denominado el plan de protección de la salud frente a las pseudoterapias. 

"Ponemos en marcha medidas contra el intrusismo y para evitar que los actos médicos que se produzcan en los centros sanitarios no tengan el aval de la evidencia científica y que los profesionales que allí ejercen tengan una titulación oficialmente recogida", explicó Maria Luisa Carcedo, ministra de Sanidad.

Las distintas medidas del Ejecutivo se presentarán en un Real Decreto de Protección de la Salud frente a las Pseudoterapias. Se modificará el real decreto 1277/2003 sobre autorización de centros, servicios y establecimientos sanitarios. Sanidad llevará este jueves la propuesta a las comunidades autónomas en el Consejo Interterritorial, ya que las competencias de salud están transferidas a las regiones. Todos los centros públicos o privados sanitarios deberán cumplir esa garantía para poder funcionar.

"Cada centro sanitario tiene su responsable y la ciudadanía también es un mecanismo de control indirecto", apuntó la ministra sobre cómo garantizar que no haya médicos que receten o usen terapias falsas. 

"No podrán publicitar que curan el cáncer", señaló la ministra sobre algunos falsos gurús que hablan sobre falsas causas "emocionales" de los tumores, por ejemplo, y el reiki o la acupuntura "evidentemente no se podrán dar dentro de los servicios sanitarios", reconoció Carcedo, como ocurre en el caso de algunos casos para los enfermos oncológicos. 

Otro de las medidas cruciales será controlar la formación de profesionales sanitarios en la universidad, donde algunas de estas pseudoterapias se han colado. Por eso, el Ejecutivo verificará los títulos oficiales y los contenidos.

"No podemos permitir que nuestras universidades impartan formación no basada en un soporte científico", señaló Pedro Duque, ministro de Ciencia y Universidades. "Que una cosa le funcione al conocido de tu cuñado es anécdota no evidencia científica", añadió.

El plan también contempla modificaciones legales para evitar la publicidad engañosa, para evitar la promoción comercial de prácticas que no están amparadas por el conocimiento científico.

El 60% de los españoles creen que la acupuntura funciona y el 53% que los productos homeopáticos son efectivos, según datos de Fecyt. A lo largo de 2017, de hecho, más de un 6% de la población acudió a un profesional de acupuntura y el 10% visitó la consulta de un homeópata.

La prioridad del Ejecutivo es actuar de forma rápida por el peligro que supone utilizar estas "soluciones mágicas", según la ministra, y puedan abandonar tratamientos farmacológicos con evidencia científica.

El plan se pone en marcha "por el alcance que está tomando" el uso de estos falsos tratamientos, según la ministra, "que puede afectar a la salud de forma directa o indirecta por el abandono de otras terapias".

Actualmente Sanidad, en paralelo, está elaborando un registro de los productos homeopáticos que se venden en farmacias. Se han registrado 2.000 y solo 12 han indicado que tienen una supuesta capacidad terapéutica.

Normas