Credit Suisse puede soportar el mediocre resultado del ‘trading’

Si los mercados se recuperan y logra un aumento de ingresos de solo un 2% en 2019, una base de costes más baja significa que los retornos podrían crecer al entorno del 11%

Bandera suiza y logotipo de Credit Suisse en Zúrich (Suiza).
Bandera suiza y logotipo de Credit Suisse en Zúrich (Suiza).

Tidjane Thiam cree que los resultados del tercer trimestre demuestran la nueva “resiliencia” de Credit Suisse. Psé. El ROTE anualizado, del 4,5%, sigue siendo una vergüenza. Pero la caída de los costes ha supuesto un aumento de los beneficios antes de impuestos de dos tercios con respecto a 2017.

Hace unos años, los inversores se habrían asustado ante un resultado de trading en el que los ingresos apenas subieron en acciones y cayeron un quinto interanual en créditos, por debajo de sus pares de EE UU. Pero las actividades de mercado suponen un tercio de los activos ponderados por riesgo –y una proporción mucho menor de los beneficios– frente a más de la mitad hace tres años. Y el CEO, Thiam, sigue en buen camino para lograr su objetivo subyacente de costes operativos de este año, 17.000 millones.

La combinación de una banca de inversión más eficiente con una franquicia de gestión de patrimonio más grande y lucrativa reduce la dependencia de los caprichos del mercado para alcanzar un ROTE del 10% en 2019. Supongamos que los ingresos del año se estabilizan en 19.000 millones, como esperan los analistas, y que las pérdidas del banco malo caen de los 1.200 millones previstos a 440 millones. Si los costes siguen estables, el simple hecho de añadir esa diferencia a los ingresos le permitiría alcanzar sus objetivos de rentabilidad.

Después de una caída del 24% este año antes del jueves, que la cotización esté a poco menos de 0,9 veces el valor contable es lo que cabría esperar de un banco que prevé obtener solo un 8% de ROTE anual, asumiendo que su coste de capital está en el 10%. Pero si los mercados se recuperan y el banco logra un aumento de ingresos de solo un 2% en 2019, entonces una base de costes más baja significa que los retornos podrían crecer al entorno del 11%. Estaría justificado entonces que las acciones cotizaran más cerca de 1,1 veces su valor contable, lo que implicaría un posible aumento de un cuarto del precio. El discurso de Thiam sobre la resiliencia merecería entonces una base de fans más amplia.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas