No se aflija por el clima económico global

Aunque el ciclo se aproxima a su fin, este es el segundo ciclo de subida más largo de la economía estadounidense

No se aflija por el clima económico global
GETTY IMAGES

Los mercados de renta variable acaban de sufrir una brusca corrección generalizada. No hay un solo motivo, se trata de una conjunción de varios factores. La continuación de la guerra comercial iniciada por Trump, la inestabilidad política y económica en los mercados emergentes, la disputa presupuestaria entre el Gobierno italiano y la Comisión Europea o el encarecimiento del petróleo se han sumado a la subida de los tipos a largo plazo estadounidenses.

Resulta paradójico señalar como único responsable a la reciente subida de 20 pb en USA. Las causan serían más bien el discurso y la política de Jerome Powell, presidente de la Fed designado por Donald Trump. En general, las subidas de los tipos a largo plazo se deben bien a la preocupación por la vuelta de una inflación descontrolada e incontrolable («Fed is behind the curve») a la toma de conciencia de la mejora de la economía. Los últimos datos publicados (PIB del segundo trimestre, 4,1%; inflación, 2,3%; subida de los salarios, 2,8%) hacen pensar que se trata de la segunda opción. En ese caso, aunque persista, la subida de los tipos podría ser limitada. Es el mercado el que estaba «behind the FED» y que de repente se ha dado cuenta de la determinación y la credibilidad del banco central estadounidense.

¿Ha empeorado la situación macroeconómica global? En realidad, no. Aunque el FMI acaba de revisar el crecimiento mundial al 3,7% para 2018 y 2019, frente a su estimación anterior del 3,9%, este sigue muy por encima del crecimiento medio de los últimos 30 años (3,0%). Aunque inevitablemente el ciclo se aproxima a su fin ―este es el segundo ciclo de crecimiento más largo de la economía estadounidense―, el riesgo de recesión a corto plazo parece bajo o inexistente. No obstante, la situación de China parece más delicada, pues el volumen de créditos dudosos aumenta año tras año, lo que supone un lastre para el futuro crecimiento. A pesar de ello, los mercados bursátiles han tendido en general a anticiparse aproximadamente un año antes del fin de la expansión económica. Por tanto, la continuación del crecimiento no impide que se produzca una corrección bursátil.

¿Qué sectores y valores han sido los más afectados? En lo que va de 2018, los valores con valoraciones altas se han encarecido (tecnología, lujo, etc.) y todos los valores con valoraciones bajas se ha abaratado (valores industriales, telecomunicaciones, bancos, etc.). Hasta finales del verano, los valores de crecimiento (growth), sin apalancamiento y con exposición al dólar, arrojaron las mejores rentabilidades de los índices mundiales; por su parte, los valores value, endeudados y más orientados al ciclo interno, se han visto duramente penalizados. Con esta bajada, se dibuja una rápida recuperación, ya que la rotación de estilo ha sido especialmente virulenta.

Olivier de Berranger es el director de Gestión de Activos de La Financière de l’Echiquier

Normas