La osteoporosis, una dolencia silenciosa con rostro de mujer

El 20% de los pacientes fallece después de una fractura de cadera

Cuatro de cada cinco casos de fragilidad en los huesos suceden en las chicas

Enfermedades de los huesos

Para qué te voy a hacer una densitometría [prueba que mide el grado de calcio en los huesos] a tus años”. Es la respuesta de un médico de atención primaria a una amiga de Carmen Sánchez, expresidenta de la Asociación Española con la Osteoporosis y la Artrosis (Aecosar), que padece esta enfermedad ósea desde hace 40 años, diagnosticada tras su primera fractura, y que ha sufrido otras nueve desde entonces. “La osteoporosis ahora sí me amarga la vida; soy dependiente, he perdido capacidad de reunión y de ejercicio”, admite.

Cerca de tres millones de personas –200 millones en el mundo– padecen en España esta “dolencia silenciosa, infravalorada, infratratada e infradiagnosticada”, según Santiago Palacios, presidente de la Fundación Hispana de Osteoporosis y Enfermedades Metabólicas Óseas (Fhoemo). Y afecta principalmente a las mujeres: cuatro de cada cinco casos, sobre todo en la menopausia, cuando pierden más del 10% de masa ósea. De hecho, se calcula que una de cada tres mayores de 50 años la sufre. En tanto, apenas uno de cada cinco casos sucede en los hombres.

La prevención y detección precoz son claves para hacer frente a la enfermedad ósea, así como hacer ejercicio e incluir lácteos en la dieta

La falta de detección temprana es el principal problema. La fragilidad se considera una condición natural de la edad, lamenta Palacios, cuando las roturas de caderas generan discapacidad y pueden ser mortales: el 20% de los pacientes fallece tras la fisura, la mayoría el primer año, advierte. “Hay mala praxis clínica por desconocimiento o el desinterés en promover la cultura de prevención, y el lento acceso a la asistencia no solo en España, también en los mejores hospitales de EE UU”, apunta Josep Blanch, presidente de la Sociedad Española de Investigación Ósea y del Metabolismo Mineral (Seiomm).

Incluso, el riesgo de quiebra en ellas es mayor que el de padecer cáncer de mama, útero u ovario en su conjunto; además, es la cuarta causa de morbilidad por enfermedades crónicas, alerta Palacios, lo que da una idea de su dimensión y de la necesidad de avanzar en educación, prevención y diagnóstico precoz. En esta tarea, los médicos de atención primaria y los ginecólogos son claves, opinan los expertos. También contar con unidades de atención multidisciplinares, hay unas 40 en España, pero no todas están dotadas de los especialistas requeridos, critican.

Impacto

Como es más común de lo que se cree, esta patología supone un elevado coste para el sistema sanitario. En 2017, el gasto para el tratamiento de las fracturas por osteoporosis en España ascendió a 4.200 millones de euros y se prevé que suba a 5.500 millones en 2030 porque se estima que las roturas por fragilidad aumenten un 30% en dicho periodo, hasta los 421.816 casos, revela Álvaro Hidalgo, presidente de la Fundación Weber, a partir de los datos que recoge la Fundación Internacional de Osteoporosis en un informe que se publicará en breve.

Las cifras

5.500 millones es el coste que supondrá el tratamiento de las roturas de cadera para España en 2030, recoge un informe de la Fundación Internacional de la Osteoporosis. Y solo el 20% de los pacientes con fracturas recibe diagnóstico y tratamiento, según la Fhoemo.

18,4 millones es el ahorro anual que calcula la Fhoemo si se incorporan unidades especializadas en fractura.

Además, en España se pierden 118.825 años de calidad de vida debido a las fracturas, y se espera que escale un 29,8% en 2030. Y es también el país, frente a Europa, donde la familia dedica más tiempo a cuidar a dichos pacientes: 756 horas por cada 1.000 individuos, señala Hidalgo. En tanto, Palacios calcula que la creación de unidades de fractura especializadas puede evitar 1.200 roturas anuales y ahorrar 18,4 millones.

Para concienciar y visibilizar esta enfermedad, la Fhoemo ha lanzado la campaña Tus huesos. Mañana y siempre. Pero ¿cómo sabe si la padecerá? Las personas que fuman, sufren de anorexia, artritis reumatoide o menopausia precoz tienen mayores riesgos. Aun así, el ejercicio y la dieta (unos tres lácteos al día) son fundamentales para combatirla.

Tratamientos y consejos

Fármacos. Los más empleados en España son los bifosfonatos, el anticuerpo monoclonal denosumab, los moduladores selectivos de los receptores de estrógeno, conocidos como SERMS, y los PTH, aquellos medicamentos que ayudan a elevar los valores de la hormona paratiroidea, según Fundación Hispana de Osteoporosis y Enfermedades Metabólicas Óseas (Fhoemo).

Avances. Pese a las cifras de incidencia y de mortalidad, los clínicos indican que se ha avanzado mucho tanto en el conocimiento de la enfermedad, los factores de riesgo como el diagnóstico. Y en ver la secuencia de los tratamientos, ya que, al ser una enfermedad crónica, con muchos años por delante para tratarla, ayuda a mejorar los resultados en eficacia y seguridad, añade Santiago Palacios, de la Fhoemo.

Síntomas. Los antecedentes también cuentan. Si tiene un familiar con osteoporosis o fracturas, es una señal de alerta. O si ha sufrido una rotura previa, si padece de cifosis (espalda encorvada o joroba), tiene un repentino dolor en la espalda o sufre una pérdida de altura de más de 3 cm.

Medidas. Practicar deportes de forma regular y llevar una alimentación equilibrada, rica en nutrientes como el calcio, vitamina D y proteínas. “Una exposición solar segura ayuda a obtener suficiente vitamina D”, sugiere Palacios. Y, por supuesto, evitar hábitos dañinos, como fumar o beber alcohol en exceso. Más información en Ellenguajedeloshuesos.com.

Normas