Cómo afecta la clasificación GICS a la gestión de activos

El estandar ha experimentado cambios para tres de los once sectores que incluye

El pasado 28 de septiembre comenzaron a aplicarse cambios estructurales al Estándar Global de Clasificación Industrial (GICS por sus siglas en inglés), utilizado para categorizar compañías por sector, industria y sub-industria. Creado por S&P y MSCI en 1999, es un sistema reconocido y aceptado por los inversores como referencia para analizar compañías, asignar activos y gestionar carteras.

Aunque ha afectado únicamente a 3 de los 11 sectores GICS, supone un cambio significativo para esos 3 y es de especial importancia para los inversores en renta variable, principalmente para los usan estrategias de seguimiento de índices. Es importante entender qué es lo que está cambiando y el impacto que esos cambios tiene en las características clave de estos sectores.

A partir de los cambios mencionados, el sector de Servicios de Telecomunicación (Telecom) desaparece, y sus componentes pasan a formar parte de un nuevo sector denominado Servicios de Comunicación. Además de incluir todas las compañías del ya antiguo sector, Servicios de Comunicación absorbe también algunas empresas de los sectores de Consumo Discrecional y Tecnologías de la Información (IT), incluyendo compañías involucradas en facilitar una definición de comunicación más amplia y actualizada, de forma que refleje la evolución de la comunicación.

Por otra parte, puesto que algunos de los antiguos componentes de los sectores de Consumo Discrecional e IT pasarán a Servicios de Comunicación, representarán un porcentaje menor del mercado de renta variable de Estados Unidos que antes. Consecuentemente, Servicios de Comunicación, supondrá un porcentaje mayor que el representado por el anterior Telecom. Puesto que las compañías que van a cambiar de sector son bien conocidas y de gran capitalización, los índices large-cap (de gran capitalización) son los más afectados por los cambios GICS.

En los sectores de Consumo Discrecional e IT, los cambios en cuanto a exposición por estilo de compañía –valor o crecimiento (value o growth)– vienen dados por la migración de algunos de sus componentes anteriores. La mayor exposición a estilo growth en Consumo Discrecional se deberá principalmente a Amazon.com Inc. que supondrá una ponderación mayor dentro del sector. En el caso de IT, los cambios en el estándar GICS resultarán en una menor exposición a acciones growth de valoración más alta, por lo que el porcentaje de acciones de ambos estilos ha aumentado desde el 28 de septiembre.

El sector de Servicios de Telecomunicación tiene a partir la fecha de cambio una exposición a estilos muy diferente al anterior sector de Telecom desaparecido. El nuevo sector cuenta con una importante ponderación de acciones growth, incluyendo Facebook, Netflix y Alphabet, que pueden como grupo influir de forma notable en adelante. Estas y un buen número de otras compañías incluidas en este sector, tienden a beneficiarse de publicidad online/móvil y de una creciente monetización de contenido de medios online.

Los cambios descritos tienen un impacto en las estrategias de gestión pasiva. Los gestores de estrategias pasivas que usan el sistema GICS han adoptado diferentes enfoques para adaptarse a los cambios sectoriales recientes, migrando hacia los nuevos pesos y composiciones de los sectores afectados, bien con rapidez o de forma gradual.

Estas realineaciones pueden generar cierta presión en los precios a corto plazo, como consecuencia de la venta de acciones reclasificadas. Sin embargo, puesto que los cambios sectoriales producidos se han venido anunciando con antelación, puede que el impacto no sea significativo. Además, algunos fondos cotizados (ETFs) que replican sectores específicos, o bien no utilizan la estructura GICS o ya han hecho la transición. Estos factores podrían haber minimizado la volatilidad puesto que las estrategias se ajustan en base a la realineación sectorial. En el caso de la gestión activa, los cambios en el estándar GICS suponen un potencial de riesgo significativo para los gestores focalizados en estrategias mixtas (valor y crecimiento) o de crecimiento en los sectores de Servicios de Comunicación y Consumo Discrecional. El sector de Servicios de Telecomunicación queda posiblemente muy influenciado por cuatro valores: dos de crecimiento, Facebook y Alphabet, y dos de orientación value, Verizon y AT&T. Su dominancia podría suponer un riesgo activo sustancial, especialmente en el caso de gestores que busquen únicamente rentabilidad por dividendo o características de elevado crecimiento, y para los que se propongan como objetivo un mayor equilibrio entre rentabilidad por dividendo y growth. El predominio de acciones con características muy variadas en este sector puede hacer que algunas carteras gestionadas activamente puedan carecer de porcentajes significativos en el sector de Servicios de Telecomunicación.

En el caso de Consumo Discrecional, aumentará posiblemente la influencia de Amazon. Por lo tanto, mantener una considerable infraponderación en este valor, podría tener como consecuencia fluctuaciones significativas en los retornos relativos del sector en una estrategia dada. Podría, asimismo, hacer que resultara cada vez más difícil, para los gestores diversificadores de crecimiento, tener una expectativa positiva en cuanto al valor añadido de Amazon en su cartera, dado el incremento de presencia en su sector. Los gestores activos en esta situación podrían buscar otras oportunidades de elevado crecimiento, como por ejemplo compañías relacionadas con el software, que ayuden a facilitar plataformas de comercio electrónico para comercializadores y empresas de pago digital que hagan posible la compra online.

Como mínimo, puede que los gestores activos rebalanceen sus carteras para adaptarse a la revisión de ponderaciones del sector. Aunque, en sí mismo, esto no debería afectar a la volatilidad de las acciones involucradas de forma significativa, es una posibilidad que debe contemplarse a lo largo de los próximos meses. Por ejemplo, una posible consecuencia dentro del sector de Servicios de Comunicación podría ser que los gestores que siguen de cerca las asignaciones de los índices S&P 500 o Russell 3000 puedan necesitar añadir posiciones dentro del sector de Servicios de Comunicación, para acercar las ponderaciones de la cartera a las de los índices. Otra posibilidad es que los gestores focalizados en compañías de crecimiento podrían sustituir parte de la exposición perdida a IT, por el trasvase de algunas tecnológicas clave de IT a Servicios de Comunicación, como Facebook y Alphabet,

Mirando hacia el futuro, los inversores que quieran diversificar en diferentes temas tecnológicos – información en la nube, pagos digitales o comercio electrónico, entre otros – necesitarán analizar al menos estos tres sectores para ese tipo de oportunidades: Consumo Discrecional, IT y Servicios de Comunicación. Los inversores que busquen exposición a empresas de crecimiento rápido en estos tres sectores, equilibrando al mismo tiempo el riesgo, podrían considerar invertir en estrategias de gestión activa. Los gestores activos cuentan con la flexibilidad de identificar la cuota de mercado potencial de ganadores en estos sectores, al mismo tiempo que trabajan en la gestión de riesgos de valoración y se aseguran una diversificación adecuada.

 Paula Mercado es Directora de Análisis VDOS Stochastics y quefondos.com

 

Normas