Jim Caron (Morgan Stanley): “Nos gusta la deuda española, no vemos ningún riesgo político inminente”

Confía en un pacto entre Roma y Bruselas sobre los Presupuestos y en que se rebaje la tensión comercial

Cree que ya está en precio el alza de tipos en Estados Unidos

Jim Caron, responsable de renta fija global de Morgan Stanley AM
Jim Caron, responsable de renta fija global de Morgan Stanley AM

Hace un año quitaba hierro a la grave crisis institucional por la que atravesaba España a cuenta de Cataluña. Y en la actualidad sigue mostrándose optimista sobre la deuda soberana española, sobre la que no ve riesgo de contagio desde Italia ni tampoco la amenaza de un rebrote de riesgo político, ni a causa del soberanismo catalán ni del Gobierno en minoría de Pedro Sánchez.

Su visión general de los grandes temas que agitan el mercado de renta fija es, de hecho, positiva: espera que Roma y Bruselas alcancen un acuerdo sobre los Presupuestos italianos, que la amenaza de guerra comercial pierda peso de aquí a final de año y que los emergentes recuperen el pulso pese al alza de tipos en Estados Unidos. En su opinión, el alza de rentabilidades de la deuda estadounidense que ha hecho temblar al mercado esta semana comenzaría a estar ya descontando.

Italia remite a la Comisión Europea este lunes sus Presupuestos de 2019, ¿qué puede esperarse del pulso entre Roma y Bruselas sobre el déficit?

En Italia las cosas cambian cada día, intentamos entender lo que sucede. Lo primero que observamos es que no parece un riesgo sistémico, no parece tener impacto en los diferenciales de España o Portugal, lo cual es buena noticia. Y lo importante es que el Gobierno italiano y la Comisión Europea negocien, es lo que el mercado necesita ver. Porque lo que ha visto hasta ahora es una propuesta de Presupuestos que previsiblemente rechace Bruselas. Las negociaciones pueden reducir la prima de riesgo, eso es lo que esperamos. Tenemos una pequeña posición en Italia, que hemos reducido de forma bastante significativa. Pero somos optimistas en que habrá un acuerdo. Nuestra posición es neutral en Italia.

El Gobierno italiano está desafiando a Bruselas, pero ¿qué nivel de prima de riesgo puede llegar a soportar?

"Hay grandes oportunidades en emergentes en los próximos doce meses, estamos reforzando posiciones”

Creemos que con el bono a 10 años en torno al 3,5%, Italia debería pensarse seriamente sus opciones. Es cierto que todo depende de las expectativas de crecimiento, es difícil dar un número específico. También hay que tener en cuenta que hay muchos italianos con deuda pública, que pueden transmitir su inquietud al Gobierno y provocar que haga algo diferente. Italia es distinta respecto a Grecia, no se pueden comparar. Hay mucha más influencia de la política italiana sobre el mercado. Italia no puede abandonar la zona euro. Sería una mala idea para Italia y para la UE.

¿Cuál es el riesgo de contagio a España?

El riesgo es que haya tal venta de bonos italianos que lleve a los inversores a vender otros bonos. Debe haber una negociación entre ambas partes para alcanzar un acuerdo, que sea respetado por el resto de miembros de la UE y que se ajuste a las normas. Pero nosotros somos positivos sobre la deuda española, estamos sobreponderados. Tenemos a España como ejemplo de las cosas que se hicieron bien en los últimos años.

¿Cree que la deuda española puede sacar partido del ruido político en Italia?

Empezamos a ponernos nerviosos con Italia a finales de mayo o principios de junio. Y comenzamos a movernos gradualmente hacia España, era una oportunidad de hacer carry, con una diferencia de 45 puntos básicos. Ahora el riesgo de elecciones generales en España es una cuestión a vigilar, pero no en el largo plazo. Nosotros no hemos hecho nada al respecto, no vemos que haya que reducir posiciones en deuda española por la posibilidad de unas elecciones. Lo haríamos si viéramos un riesgo significativo. Nuestra visión de medio y largo plazo para la deuda soberana española es positiva.

¿Cuál es su visión de los emergentes? ¿Continuará el castigo por el alza de tipos en EE UU y la guerra comercial?

Muchos de estos riesgos están ya en precio y hay grandes oportunidades en los mercados emergentes de cara a los próximos doce meses. Empezamos a reducir posiciones en emergentes en 2017 y hemos empezado a reforzar posiciones a finales del pasado agosto. El ruido de la guerra comercial se va a ir apagando este año. A esto se añade que tenemos más claridad sobre la política de la Fed, que básicamente ha lanzado el mensaje de que los tipos se colocarán en el 3,25%- 3,5%. El ritmo de alza de tipos de la Fed comienza a estar en precio. Estos días ha habido un ajuste natural de las valoraciones, el mercado descontaba un nivel de tipos del 2,8%. Nosotros vemos al treasury ente el 3,25% y el 3,5% a mediados de 2019. No veo que vaya a ir más allá de ese nivel.

¿Son los emergentes su principal apuesta de inversión en renta fija?

Las titulizaciones de EE UU siguen siendo nuestra principal posición, el mercado de la vivienda continúa muy fuerte. Pero nuestro foco, pensando en poner nuevo dinero a trabajar, está en los mercados emergentes.

¿Cuándo subirá tipos el BCE?

Dentro de un año podremos ver la primera subida de tipos del BCE, después del verano. Antes de que se vaya Mario Draghi.

Normas