La industria del cemento rebaja del 12% al 7% su previsión de crecimiento para 2018

El sector culpa de la desaceleración a “la paralización de la ejecución de la obra pública”

El año cerrará con 100.000 viviendas nuevas iniciadas

Bloques de edificios en construcción en el País Vasco.
Bloques de edificios en construcción en el País Vasco. Efe

La agrupación de fabricantes de cemento de España, Oficemen, ha mostrado este miércoles su preocupación por el estado del sector, para el que prevén una reducción del crecimiento de cinco puntos, pasando del 12% al 7%. Uno de los principales motivos señalados por los fabricantes ha sido la “paralización de la ejecución de la obra pública”. “Las Comunidades autónomas no están ejecutando las construcciones que se licitan”, aseguró Jesús Ortiz, presidente de Oficemen. “Antes las obras tenían un desfase máximo de un año entre su licitación y su ejecución, ahora hay edificaciones que pasan cuatro o cinco años y no se inician”, añadió.

“La débil recuperación de la construcción iniciada el año pasado en España depende de la edificación que, aunque crece a buen ritmo, lo hace desde unos valores absolutos aún muy escasos. De hecho, se produce la mitad de lo que debería ser normal, y además, se empiezan a dar algunos síntomas preocupantes en este segmento”, señaló Ortiz. Oficemen estima que 2018 cierre con el inicio de la construcción de 100.000 viviendas nuevas, un número que representa la mitad de la media de edificaciones en el periodo 1970-1995 y hasta siete veces menos que en la época del 'boom' inmobiliario, antes de la crisis de 2008.

El sector también se quejó del precio de la luz, que, según Ortiz, resta competitividad a la industria nacional en comparación con los países de nuestro entorno. Los fabricantes remarcan que su factura eléctrica ha aumentado un 20% este año, lo que calificaron de “tremendamente preocupante”. “En el cierre de 2018, el precio de contratación en el mercado eléctrico será un 28% más caro que el de nuestros competidores alemanes”, se quejó la agrupación.

Además, Oficemen cargó contra la inversión pública en el sector, la cual consideran muy baja en comparación con las grandes economías europeas. “La inversión pública se queda en un 63% de la media inversora de Alemania, Reino Unido, Francia e Italia, lo que nos aleja peligrosamente de nuestros vecinos, con la consiguiente pérdida de competitividad para nuestro país”, aseguró Ortiz. Según datos de Oficemen, España destina un 71% menos de recursos por habitante a la infraestructura de educación que la media de los países antes mencionados; un 62% menos a aquellas obras destinadas a la protección del medioambiente; un 54% menos a las dedicadas al transporte; y un 30% menos a aquellas infraestructuras de salud. “Necesitamos atraer inversiones porque las soluciones no vendrán de los Presupuestos Generales del Estado”, sentenció Ortiz.

La patronal destacó, además, su preocupación por la bajada de las exportaciones. “Muchas empresas españolas sobrevivieron estos años gracias a las ventas al exterior, pero están cayendo”, explicó el directivo. Oficemen estima que las exportaciones han caído un 10% entre julio de 2017 y junio de 2018. Algo que, remarcan, “es muy preocupante” teniendo en cuenta que para el 50% de las fábricas nacionales, las ventas al exterior suponen el 60% de su producción.

Normas