Blogs por ESADE Business & Law School
Liderazgo

Evitando el Armaggedon

Por Ceferí Soler y Francisco Loscos, profesores de ESADE

Evitando el Armaggedon

La velocidad —“ritmo”— y las dinámicas —“golpes”— están obligando a cambiar los viejos paradigmas. Éstos tenían su sustento filosófico en la idea de que las organizaciones estaban creadas por personas que se sometían a su estructura de decisión y poder, y el contexto determinaba el grado de sometimiento bajo dos únicas perspectivas: la marxista y la capitalista con sus derivados.

El nuevo paradigma implica que las personas puedan emprender y crear sus propias organizaciones impregnándolas de sus esencias o principios - valores sociales. Por lógica, hemos de pensar que si esos valores son espirituales, y su forma de análisis y decidir es razonable e intuitiva, dichas organizaciones serán diferentes a las actuales, orientadas a la especulación y al beneficio rápido y a corto plazo.

En este caso, el contexto es ya endiabladamente falaz en su visión y complicadamente sistémico en su gestión. ¿Alguien se atrevería a negar, por ejemplo, que el FROB y/o el SAREB son instrumentos que en su puridad intelectual son propios de aquellas antiguas economías de mercado soviéticas? Y sin embargo son vendidos como la quintaesencia del capitalismo moderno… ¿Cómo van a gestionar entonces las organizaciones esta circunstancia que se avecina entre las trayectorias del contexto, por un lado, y las de los paradigmas sociales y empresariales, por otro? ¿cómo deberían construirse las nuevas empresas para evitar los catastróficos efectos de este “Armageddon”?

Debemos plantearnos las siguientes preguntas:

  1. ¿Cuáles son mis sueños?
  2. ¿Cuál es mi visión?
  3. ¿Qué concepto tengo de mi mismo?
  4. ¿Cuál es el grado de autoconfianza?
  5. ¿Cuáles son los valores sociales que me hacen especial y que dan sentido de coherencia a mis decisiones?
  6. ¿Por qué tengo necesidad de buscar mi autenticidad?

Para encontrar y dar respuestas a las preguntas que hemos planteado tenemos que hacer un trabajo personal de introspección y autoconocimiento para encender las luces a nuestra esencia como personas y poder liderar el proyecto de buscar nuestra autenticidad. La tarea va a ser difícil y compleja, pero podemos garantizar que si se hace bien, los resultados son extraordinarios. Debemos buscar la autenticidad en todas nuestras decisiones, un proceso que no es automático; Hemos empezado y debemos construir las bases para reflexionar sobre sus ventajas. Estar convencidos es básico para aprender a aprender.

Este es el desafío, sin adjetivos, para todos… El conocimiento de nosotros mismos, el dominio de las esferas emocional y racional, y en consecuencia, el ejercicio de un liderazgo intuitivo capaz de evitar el “Armageddon"

La intuición

La intuición recupera todas nuestras posibilidades emocionales para conseguir respuestas, mientras que la lógica sólo emplea la razón. El líder debe utilizar sus intuiciones porque con ellas integra la razón cuando debe formular su visión de futuro.

Hace ya más de 2.500 años que la mirada budista de la vida (dharma) propone la práctica de la plena consciencia, promueve la compasión, la confianza y el compromiso, para equilibrar y resolver el sufrimiento emocional (stress).

El mindfulness (atención plena o plena consciencia) es una práctica budista que la ciencia ha empezado a estudiar recientemente.

 

El mindfulness consiste en una práctica personal para conocer la realidad de uno mismo tal cual es y descubrir los propios valores conectando con la sabiduría interior. Según la definición del Dr. Jon Kabat-Zinn, introductor del término en Occidente desde la Universidad MIT. en Massachusetts, mindfulness significa “darse cuenta o prestar atención a la realidad de una forma especial: de forma intencionada, centrada en el momento presente y de forma abierta y sin juicios preconcebidos”

En la actualidad, tras haberse demostrado científicamente su efecto, numerosos profesionales de la salud, la empresa, y la educación, están trabajando con estas ideas.

En la actualidad las organizaciones están trabajando con el mindfulness en tres escenarios. Por un lado, desde una perspectiva de la “atención plena”, se está utilizando como una nueva herramienta para focalizar la atención, reducir el estrés, la ansiedad y depresión, y con ello lograr aumentar el rendimiento de los profesionales

La nueva mirada

Por otro lado, desde una perspectiva de “plena consciencia”, se está aplicando como una nueva mirada para desplegar una inteligencia de valores colectiva y dar un paso adelante en su responsabilidad de desarrollo y cambio de valores sociales.

Las organizaciones que incorporan en su cultura diaria una mirada desde la plena consciencia crean “espacios de desarrollo personal y profesional”, permitiendo por un lado que sus colaboradores sean mas resilientes, se enfrenten mejor a las adversidades, eviten situaciones de estrés y burnout, desplieguen una mayor y mejor creatividad e inteligencia colectiva…y por otro lado, dotando a la organización de la eficacia y eficiencia necesaria para llegar a alcanzar sus objetivos económicos y sociales.

El nuevo liderazgo

Finalmente, y en tercer lugar, desde una perspectiva de liderazgo. Se necesitan líderes “conscientes” (mindful leadership) en todos los ámbitos de nuestra sociedad. Un líder “consciente” es aquel que se da cuenta (“es plenamente auténtico y consciente”) de lo que está ocurriendo aquí y ahora, en el momento presente, en su interior, en los que le rodean y en todo lo que le rodea en su acción de liderazgo, contemplando, analizando, y decidiendo, sin prejuicios, con ecuanimidad y calma social, posibilitando que las Organizaciones desplieguen su inteligencia colectiva para ser capaces de impulsar la transición desde los viejos paradigmas del individualismo, la codicia, y beneficios a corto plazo, hacia los nuevos paradigmas de interdependencia, sensibilidad interpersonal, comprensión social, y colaboración generativa.

 

Normas