Ocho formas de aplicar el ‘blockchain’ en los recursos humanos

Esta tecnología permite el registro seguro de información y garantiza su trazabilidad

Los contratos inteligentes y el pago en bitcóin son algunas de sus aplicaciones

blockchain
De izquierda a derecha, el director de personas de BBVA Next Technologies, Roberto Rodríguez, el presidente del grupo BLC, Francisco Javier Cantera y los abogados de Baker McKenzie, Manuel Pimentel y Carlos de la Torre.

La tecnología blockchain, o lo que es lo mismo, una infraestructura basada en una cadena de bloques que permite el registro seguro de información en tiempo real garantizando su trazabilidad y evitando que esta pueda ser eliminada ni modificada, ha supuesto una revolución para todo tipo de acciones diarias, como son las transacciones financieras, el almacenamiento de datos o las relaciones entre diferentes usuarios. Por tanto, las direcciones de recursos humanos no son ajenas a esta nueva realidad y ya han comenzado a utilizar la tecnología para desarrollar nuevas formas de gestionar el talento. Durante su ponencia en la jornada HR Blockchain: Una Nueva Revolución en RR.HH, organizada por Baker McKenzie, el presidente del Grupo BLC, Francisco Javier Cantera, desgranó, junto a otros participantes, algunas de las principales aplicaciones de esta infraestructura en las diferentes fases de la dirección de personas.

  1. Reclutamiento. Durante los procesos de selección, la tecnología blockchain se utiliza para certificar la identidad de los candidatos, así como para validar sus credenciales. Un ejemplo es el diploma digital que ya emplea el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), de manera que los graduados reciben sus diplomas verificados en sus teléfonos móviles para que puedan compartir su título a prueba de manipulaciones con sus futuros empleadores. Otra consecuencia de esta infraestructura es la descentralización de los procesos de selección. Es el caso de la bolsa de trabajo Labor X que pone en contacto a trabajadores y clientes y los ordena en función de su reputación.
  2. Administración de los recursos humanos. Esta ciencia permite el desarrollo de los contratos inteligentes que agilizan la burocracia y garantizan su cumplimiento. La cadena de bloques facilita la organización del historial de cada empleado para clasificar y analizar su evolución con la garantía de que son datos imposibles de manipular.
  3. Organización. Su aplicación también deriva en nuevas formas de agrupación sin intermediarios. El gobierno de Aragón, por ejemplo, presentó un sistema de contratación pública utilizando esta tecnología. Los licitadores deberán enviar su oferta al órgano de contratación, quien analizará y valorará la huella digital de los mismos. Este método permite evaluar el talento sin la especulación de los intermediarios.
  4. Retribución. Un área donde esta tecnología tendrá un mayor impacto es en la remuneración de los trabajadores. Por ejemplo, implementando la gratificación mediante criptomoneda. Las empresas pueden retribuir a sus empleados combinando bitcóins de la propia organización, denominados tokens, con dinero. Es el conocido como modelo Dell, pues fue la primera gran corporación en aceptar este tipo de pagos. De esta manera las obligaciones fiscales son más directas, lo que evita el dinero negro.
  5. Reconocimiento. Los empleados cuentan con un histórico de gratitudes almacenado en un registro de transacciones descentralizado. Así, es posible definir una clasificación y retribuir los progresos mediante tokens. Con el blockchain se pueden establecer técnicas de gamificación individualizadas para cada colaborador y observar la evolución de los mismos.
  6. Desarrollo. Al igual que sucede en la fase de reclutamiento, la formación y el desarrollo que se lleva a cabo dentro de la empresa también está verificada. Los trabajadores cuentan con un histórico individualizado que permite recomendar los mejores itinerarios para el desarrollo de cada persona, así como evaluar este aprendizaje.
  7. Seguridad. Por una parte, el blockchain proporciona la tranquilidad de que los datos sensibles de cada empleado permanezcan en privado. Por otra, también es de utilidad para la prevención de enfermedades: primero, con la elaboración de un histórico sanitario, y segundo, con un algoritmo de salud que clasifica los riesgos individuales y recomienda tratamientos específicos para cada trabajador en función de las predicciones.
  8. Experiencia. Gracias a esta tecnología, se establece un registro del ciclo de vida de cada colaborador que recoge tanto un análisis de sus experiencias más significativas como de momentos personales. Asimismo, la compañía también puede disponer de una estructura de experiencias compartidas que incluye las diferentes opiniones de los actores que intervienen. Todo ello permite definir un mapa de experiencias no vividas y facilita que estas se generen en el futuro. 
Normas