La Bolsa recupera el optimismo en la semana, ¿habrá continuidad?

El Ibex rebota desde mínimos y recupera cerca de un 2% en la semana

Los avances en las negociaciones del brexit y en las de China y EE UU llaman al optimismo

Operadores en el parqué neoyorquino.
Operadores en el parqué neoyorquino. EFE

La segunda semana de septiembre se va a saldar con ganancias cercanas al 2% en las Bolsas europeas dejando aparcado, de momento, el pesimismo que llevó al Ibex a sufrir en la primera semana del mes su peor balance semanal desde mayo y caer a mínimos del año en torno a los 9.100 puntos.

Las novedades en torno a las negociaciones entre China y EE UU, Turquía y las negociaciones sobre el brexit han sido bien recogidas por los inversores esta semana pero los expertos tratan de calibrar si estos rebotes tendrán continuidad la próxima semana.

“Parece que se abre una ventana a la negociación entre EE UU y China, algo que sería un hito positivo para que los mercados europeos volvieran a la senda alcista. Cualquier atisbo de negociación será cotizado con subidas y creemos que estamos cerca de un cambio en el sentimiento”, explican desde la firma gala AlphaValue.

Y es que tal y como recuerdan desde MacroYield, la presión de las empresas estadounidenses en contra de los aranceles está creciendo y, con unas elecciones cercanas (Midterm el 6 de noviembre), esta presión ha podido influir en el Gobierno de EE UU, que ha reabierto la ronda de conversaciones al más alto nivel en este frente.

Miguel Paz, director de gestión de Unicorp Patrimonio, explica que "según muchos informes y apuestas de especialistas políticos, parece que de cara a las elecciones de Estados Unidos, Donald Trump podría moderar su forma de actuar. Según una corriente de analistas parece que están creciendo las fuertes presiones sobre Trump, para que deje ya las amenazas e intente conseguir acuerdos para poder presentarlos en las elecciones. Esta tesis podría tener bastante lógica, y desde luego sería muy aplaudida por los mercados, sobre todo los de renta variable emergente y europea".

El avance en las negociaciones del brexit sería otra razón para que la tensión se rebajara en los mercados, sobre todo después de advertencias por parte de algunos empresarios. El pasado jueves, el consejero delegado de Jaguar alertó del peligro de un brexit duro para los grupos de automoción.

El consejero delegado del mayor grupo de coches de Reino Unido, Ralf Speth, declaro que si el gobierno de Theresa May no llega a un acuerdo para logar un “brexit adecuado”, la firma perderá buena parte de sus beneficios y eso conllevaría a fuertes recortes de empleo. Los analistas de Bankinter explican que “comentó que decisiones equivocadas en las negociaciones con Bruselas podrían costar al grupo 1,200 millones de libras, lo que le obligaría a mover sus plantas a Polonia. Se calcula que casi la mitad de los 30.000 componentes que tienen un coche producido en Reino Unido proceden de Europa continental. Si no hay pacto de libre comercio tras el brexit, podrían imponerse tarifas para el intercambio de vehículos y componentes”.

Y es que las ganas de compra ha aumentado en los últimos días. Aitor Méndez, de IG, explica que "tras unas semanas en las que las negociaciones entre Londres y Bruselas para la salida pactada del Reino Unido parecían haber entrado en vía muerta, las últimas noticias apuntan en que ambas partes podrían realizar concesiones para tratar de obtener un acuerdo de divorcio amistoso".

Alza de tipos en Turquía

Los mercados emergentes por su parte han dado una tregua. Tras la decisión del Banco Central de Turquía de, subir los tipos de interés hasta el 24%, superando las expectativas del mercado, la autoridad monetaria turca demostró su independencia dado que con esta decisión se opone a la posición del presidente turco Tayyip Erdogan. El consenso estimaba un incremento de 325 pb, pero finalmente la subida fue de 625 puntos básicos, con lo que la lira se recuperó con fuerza frente a dólar y euro.

Pese a que las últimas noticias son buenas en estos tres frentes que preocupan a los analistas, MacroYield llama a la prudencia ya que, a su juicio, "el optimismo generado tanto por la reapertura de las conversaciones entre EE UU y China, como por el Banco Central de Turquía, podría ser transitorio".

Por un lado, es difícil que pueda alcanzarse un acuerdo muy pronto con China y no es descartable que puedan entrar en vigor la ronda de aranceles a los 200.000 millones de dólares en productos chinos. Por otro lado, los problemas de Turquía podrían agravarse de nuevo dependiendo de cuál sea su relación con EE UU, con la que tiene dos frentes abiertos: Por un lado, el pastor anglicano estadounidense retenido y que podría ser condenado con cadena perpetua. Por otro, EE UU acusa a Turquía de proteger intereses económicos de Irán, a la que EE UU quiere aislar, mientras que Turquía amenaza con ampliar las relaciones con este país.

En cualquier caso, MacroYield concluye que la relajación de las tensiones en el frente comercial aliado (UE y Canadá) "nos parece suficiente razón para mantenerse más optimistas respecto a las inversiones, aunque insistimos en que pensamos que la tormenta todavía no ha terminado".

 

 

Normas