Una siembra de oxígeno contra los incendios forestales

Fundación Aquae potencia la plantación de árboles para recuperar zonas calcinadas

desarrollo sostenible
Labores de plantación de arbolado en la Finca de Valderrey, en Zamora.

En lo que va de año han ardido en España cerca de 18.000 hectáreas, que es un 80% menos del terreno calcinado por los incendios forestales en 2017, el segundo peor año del decenio, tras 2012. Las condiciones meteorológicas favorables, con abundantes lluvias primaverales y menos olas de calor, han contribuido a este descenso. Pero los expertos alertan de que no se puede bajar la guardia, pues el peligro continúa.

En la lucha contra los incendios, además de las condiciones meteorológicas, es clave la prevención y la gestión de los bosques. Para plantar cara a los incendios, la Fundación Aquae puso en marcha en 2015 el proyecto Sembrando Oxígeno con el objetivo es plantar árboles en zonas devastadas por un incendio o que sufren pérdida de masa forestal y la consecuente sequía y desertificación.

“El objetivo es recuperar zonas incendiadas con especies resilientes ante futuros incendios, por ejemplo, especies autóctonas rebrotadoras, y con bajas densidades. Si los bosques se cuidan y gestionan no tienen por qué reproducirse incendios”, señala Mikel de Pablo, responsable de proyectos de Fundación Aquae.

Para desarrollar el programa, la fundación colabora con Sylvestris, empresa especializada que contrata a personas en riesgo de exclusión

Desde la creación de Sembrando Oxígeno se han plantado más de 8.000 árboles. Este año la Fundación Aquae ha realizado ya dos acciones con base en este programa y proyecta una tercera para este otoño, todavía por definir. “Por ahora, podemos decir que seguramente será en un cinturón industrial en la zona norte de España”, apunta De Pablo.

La primera acción, Reforesta Zamora, en colaboración con Aquona y el Ayuntamiento de Zamora, se ejecutó en dos fases. En enero, en la Finca de Valderrey se plantaron 765 árboles de especies como encinas, pinos piñoneros, almendros y sabinas. Y en marzo se plantaron 35 árboles de un metro de altura de distintas especies de la flora autóctona de Castilla y León formando un arboretum en el Parque de Valorio. Este proyecto supuso una inversión de 12.000 euros y con él se logrará eliminar 140 toneladas de CO2 durante los próximos 40 años y mejorará 4,24 hectáreas en el término municipal de Zamora.

Arbolado autóctono

“Los árboles elegidos son autóctonos, con la semilla recogida en la zona y certificada”, explica el responsable de proyectos de Fundación Aquae. “Siempre utilizamos las especies más adecuadas tras un estudio y proyecto técnico y la idea es crear bosques mixtos, más resistentes ante los futuros incendios forestales. En general, trabajamos con varias especies tanto de frondosas como de coníferas, añadiendo en general algunas especies arbustivas”.

La segunda acción realizada este año de Sembrando Oxígeno se llevó a cabo en febrero en el Parque Natural de la Mata-Torrevieja, un paraje declarado Parque Natural en 1989 ubicado en la comarca de la Vega Baja del Segura. El proyecto de reforestación, que contó con la colaboración de la Generalitat Valenciana, el Ayuntamiento de Torrevieja y la empresa Agamed, se desarrolló en dos partes: por un lado, la plantación de 100 pinos a lo largo del camino que une el centro de interpretación con el área de recreo, dotando así de sombra al trayecto, y también la recuperación del cultivo de secano con la plantación de árboles autóctonos en otra zona de la laguna: 70 algarrobos, 30 olivos y 5 palmitos, que cumplen también el objetivo de recuperar biodiversidad de la zona con especies como el mochuelo.

Desde 2015 se han realizado también acciones de reforestación en Valladolid (en el Mirador de Fuente el Sol y en el camino que componen las 12 arcas reales que aún se conservan en Valladolid), Granada (en el Parque Tecnológico de la Salud) y en municipio alicantino de Pego (para recuperar 8 hectáreas de bosque calcinadas).

Para desarrollar Sembrando Oxígeno, la Fundación Aquae colabora con Sylvestris, “una empresa social experta en siembra de masa forestal que contrata para la puesta en marcha de los proyectos a personas en riesgo de exclusión social en las zonas donde se llevan a cabo estas labores de reforestación”, destaca Mikel de Pablo. Y siempre “de la mano de nuestras marcas locales. Por citar a algunas, Hidraqua en Alicante, Aquona en Zamora, Agamed en Alicante o Hidralia en Granada son piezas clave a la hora de llevar el proyecto a práctica como a la hora de organizarlo”.

Para Fundación Aquae este es “un proyecto estratégico por los muchos beneficios que aporta a la sociedad, por la recuperación del terreno que se ha perdido en los incendios, porque con las nuevas plantaciones pretendemos evitar nuevos desastres naturales y porque en la lucha contra el cambio climático la recuperación y compensación de CO2 es muy importante. Es un programa sin fecha de caducidad”, recalca De Pablo.

Normas