Construcción

Baraka demanda a Riu y pide que se paralicen las obras del Edificio España

Ambas firmas se asociaron en 2017 para reformar el inmueble y abrir un hotel de lujo

La hotelera argumenta que Baraka incumplió su contrato para vender la zona comercial

Imagen del edifico España con un cartel promocional de Riu.
Imagen del edifico España con un cartel promocional de Riu.

La relación entre Baraka y Riu, vendedor y comprador del Edificio España, ha saltado por los aires. Este martes, la promotora inmobiliaria de Trinitario Casanova ha anunciado que presentado una demanda contra Riu por saltarse supuestamente el pacto que habían alcanzado en la transacción cerrada en junio de 2017. El grupo de Casanova vendió la sociedad propietaria del Edificio España (que adquirió con anterioridad al grupo Wanda) a la cadena hotelera y, siempre según la versión de Baraka, hecha pública esta mañana, ambas partes habían firmado un documento por el que la sociedad de Trinitario Casanova pasaría a ser propietaria de la zona comercial de 15.000 metros cuadrados situada en los bajos del edificio. Además, el empresario solicitará que se paren las obras del Edificio España por, supuestamente, no realizarlas "conforme al proyecto pactado y a los informes correspondientes".

Apenas un par de horas después, la hotelera ha remitido un desmentido a los medios de comunicación tratando de aportar su versión de los hechos. "No es cierto que Baraka tenga ningún contrato de derecho a compra o a escriturar la zona comercial del Edificio España. Lo que Baraka firmó con Riu en el momento de la compra del edificio fue un contrato de mandato, no representativo, de venta para la búsqueda de inversores de la zona comercial que no ha cumplido, pese a reiterados requerimientos por parte de Riu", subraya la cadena en el comunicado, en el que precisa que el acuerdo establecía un período para que Baraka buscara inversores para adquirir los 15.000 metros cuadrados de zona comercial "a cambio de la correspondiente comisión". Ese es el quid de la cuestión: Baraka alega que el pacto le otorgaba la propiedad de esa zona comercial y RIU limita su papel al de comisionista por la venta.

La hotelera apunta en su alegato que ante el incumplimiento de lo acordado en la venta optó por resolver el contrato. "Riu ha iniciado de forma directa un proceso de venta con un fondo inversor español. Este comunicado emitido por el Grupo Baraka es la previsible reacción que ya esperaba Riu por parte de Trinitario Casanova", remarca.

La clave del desencuentro es si Baraka persiste con su amenza de paralizar las obras de reforma del edificio. Las obras comenzaron el pasado 8 de enero de 2018 y el objetivo de la cadena, tal y como apuntó recientemente Pepe Moreno, consejero directivo de Riu, es inaugurarlo en el verano de 2019. Un plazo de doce meses que puede verse prolongado si finalmente la demanda de Casanova es aceptada por los Tribunales. 

La cadena mallorquina Riu logró la licencia de obras del Ayuntamiento de Madrid en septiembre de 2017 e inició en octubre los trabajos de remodelación proyectados en el inmueble, que albergará también un área comercial. No obstante, en abril de este año el Ayuntamiento tuvo que remitir nuevamente a la Comunidad de Madrid el expediente de modificación del Plan General por el que se recuperaba para el edificio el nivel de protección que tenía con el PGOU de 1997 y que había sido rebajada por la Corporación anterior, encabezada por Ana Botella.

En la fase de las obras, tras los trabajos de conservación de la fachada, se incluye la licencia definitiva para la implantación de la actividad de hotel y zona comercial con la realización de obras de reestructuración parcial; acondicionamiento puntual para la ejecución de las compartimentaciones interiores y las instalaciones y obras exteriores para el montaje de elementos de identificación de la actividad.

El expediente fue enviado al Gobierno regional el pasado mes de octubre para su aprobación definitiva. La catalogación propuesta por el Ayuntamiento en dicho expediente supone recuperar el nivel de protección del edificio y ponía fin a la pretensión del anterior propietario, el grupo chino Wanda, de demoler el edificio. Esta iniciativa supuso la retirada del recurso presentado por Ecologistas en Acción contra la descatalogación e hizo posible la venta del inmueble a Hoteles Riu, que ya ha iniciado la tramitación de la licencia para rehabilitar el edificio.

El empresario murciano Casanova también entró de lleno en mayo en otra operación urbanística en Madrid, en la operación Chamartín, conocida como Madrid Nuevo Norte, con la adquisición de los derechos de reversión a las más de 1.000 familias a las que en su día le fueron expropiados los terrenos.

Normas